El principio del tiempo / Opinólogía / La fiesta del color: Chucho Reyes

La fiesta del color: Chucho Reyes

Por: Citlaly Aguilar



El pintor posimpresionista francés Paul Gauguin decía que el color era el lenguaje de los sueños al ser sumamente profundo y misterioso. Y sus palabras tenían mucho de razón: Cuando estamos ante determinados colores nuestro estado mental y anímico cambia de inmediato. Es tal su impacto que existen múltiples investigaciones sobre la psicología del color y sobre sus efectos al percibirlos. Es imposible escapar a su encanto: los colores son percepciones lumínicas que nos introducen a una experiencia visual irrepetible, pues un color nunca nos afectará por igual, pues nosotros tampoco somos nunca la misma persona en términos ‘heideggerianos’.

Por: Citlaly Aguilar
Por: Citlaly Aguilar

Dentro del arte, los influjos del color son insospechados. Cada artista transforma el color en una herramienta personal, en una firma o sello de su obra: Tenemos entonces el tenebrismo del italiano Caravaggio, los aguafuertes del español Francisco Goya, la magnificencia romanticista en los paisajes del inglés Joseph M. William Turner, el estridentismo del francés Henri Matisse, la perfección en las pinceladas vibrantes del holandés Vincent Van Gogh, la violencia en el alemán Ernst L. Kirchner, lo espiritual en los trazos del ruso Wassily Kandinsky, la energía materializada a través del estadunidense Jackson Pollock, la potencia de lo monocromático con el francés Yves Klein y el hindú Anish Kapoor, el hiperrealismo del austriaco Gottfried Helnwein y el dinamismo de las obras del venezolano Carlos Cruz-Diez. Todos ellos se apropian del color de una forma específica acorde a su estilo y experiencias de vida.

Un artista que hizo del color literal una celebración es el mexicano Jesús Benjamín Buenaventura Reyes Ferreira, mejor conocido como ‘Chucho Reyes’. Del 28 de Marzo al 3 de Junio en el Museo del Palacio de Bellas Artes podemos gozar de una retrospectiva de su obra, la exposición se le ha titulado La fiesta del color, y es un título muy adecuado, pues el oriundo de Guadalajara construyó su propuesta artística a partir de posibilidades cromáticas, usando como lienzos papeles de china (también conocido como papel seda) de colores, esto hace de su técnica algo peculiar pues ese tipo de papel es muy frágil y semitransparente, estar frente a sus cuadros nos obliga a pensar en la fugacidad, en lo intenso que puede ser cada instante.

Foto: Citlaly Aguilar
Foto: Citlaly Aguilar

Reyes era anticuario, coleccionaba todo tipo de objetos, por lo que su obra se ve impregnada por su profesión: encontramos una fascinación de motivos como flores, frutas, Cristos, ángeles inspirados en el arte popular y colonial, además del uso de diversos animales como leones, caballos y gallos los cuales algunos teóricos señalan como una metáfora de la sexualidad, es decir como fuerzas instintivas que simbolizan a ciertos grupos sociales marginados. Otro tema recurrente es la muerte, pero con esa simbolización mexicana: festiva y colorida. Chucho nos presenta calaveras y esqueletos jocosos, poéticos en su totalidad.

La exposición se divide en cuatro salas temáticas: 1) Color y Materialidad, 2) Influencias y enseñanzas, 3) Muerte y bestiario, 4) Lo místico y lo profano. Cada una de ellas nos va ilustrando sobre el trayecto artístico y biográfico de Chucho Reyes, su padre –también coleccionista- lo influyó de sobremanera, fue asesor cromático de los arquitectos Luis Barragán y Mathias Goeritz en el proyecto de las Torres de Satélite, buscó conciliar contrarios al mezclar elementos indígenas con novohispanos, permitía hacer corpórea la sacralidad en sus papeles pintados, además de abordar la sexualidad desde una perspectiva cruda pero que con su técnica –que recuerda al cómic- suaviza el mensaje.

Casi para terminar cabe destacar la excelente curaduría, que desde las cédulas informativas en cada sección se nota el vínculo con el tema del color, los videos informativos, y el uso de técnicas contemporáneas que resignifican la obra de Reyes: En la tercera sala hay un video mapping animado con stop motion a través de objetos característicos del pintor, como sus cuencos donde enjuagaba pinceles o una figura de papel maché.

Foto:  Citlaly Aguilar
Foto: Citlaly Aguilar

En verdad es un deleite acudir a esta muestra, podemos darnos cuenta de la importancia que tiene el color en nuestra existencia, la sensibilidad en la que nos adentra y los procesos de identificación que cada uno de nosotros podemos tener antes los colores. Van Gogh decía: “Hay cosas en el color que surgen en mí mientras pinto, cosas grandes e intensas”.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Citlaly Aguilar Campos

Doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM. Ha participado en grupos relacionados con estudios hermenéuticos y su relación con el arte y la imagen. Colabora en diversas publicaciones y congresos en la actualidad. Profesora por la Universidad del Valle de México Realiza una estancia postdoctoral en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM.

Te puede interesar

#Opinóloga

Hibridación: experimentación y deformación en el arte

Comparte en WhatsApp El pasado jueves 8 de marzo fue inaugurado el proyecto expositivo multidisciplinario ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>