El principio del tiempo / Opinólogía / La filosofía: vocación para todo ciudadano

La filosofía: vocación para todo ciudadano

Por: Emma Rubio



Desde que fui estudiante de filosofía, me quedó muy clara una gran diferencia entre el hecho de ser estudiante de filosofía y estudiar para hacer filosofía. Yo comencé la carrera en una universidad privada cuyo nombre mejor omito, en esa universidad la línea filosófica era aristotélica-tomista y pues recuerdo que las evaluaciones para verificar nuestro conocimiento eran evaluaciones tradicionales y de mucha lectura y memoria. Como “¿Qué dijo Aristóteles en el libro primero de la Física acerca del vacío? “ recuerdo que sabía perfectamente que la filosofía me apasionaba pero no estaba feliz en ese sistema.

Foto: namagazine.es
Foto: namagazine.es

Quizá semestres más adelante cambió la dinámica pues ahora tengo buenos amigos egresados de ahí que son buenos en la materia, pero yo decidí cambiar de institución, me fui a otra universidad privada donde me encontré que la línea era hermenéutica y que desde el primer semestre dejaron de existir los exámenes (cosa que me hizo muy feliz porque ni como profesora los amo). Resulta que el modo de evaluarnos era a través de la comprensión del pensamiento que estudiábamos lo cual demostrábamos a través de análisis, interpretación y argumentación. ¡Wow! ahí corroboré que en verdad había nacido para amar a la filosofía. Hoy es por ello, que me he propuesto, hacer de la filosofía el amor de muchos, deseo que la filosofía deje de ser una explicación del mundo y ya y sea lo que en esencia es; transformadora del mundo o como decía el gran Heidegger fundadora de mundos.

La filosofía no es acumular conocimiento en el cerebro, la filosofía es vivir en función de ese conocimiento, hacerlo en acto, encarnar el pensamiento.

Por eso, la filosofía hoy es tan indispensable como la medicina o la psicología la cual ha sido muy valorada en estos dos últimos siglos y la filosofía ha quedado en el baúl de los recuerdos como si se tratase de un conocimiento de papiros. Sépase, que hoy sino fuera por la base y origen del pensamiento humano, no existiría nada de lo que hoy nos impresiona en cuanto al conocimiento humano. Cierto es que ya no se trata de la madre de todas las ciencias pero lo que si es, es una gran herramienta con la que podemos comprender y dar sentido a la realidad. Si no fuese por ella, no habría la posibilidad de ir más allá del sentido común.

Es por eso, que hoy es menester no sólo recuperarla en las aulas sino instalarla en todo tipo de esfera social y en todo tipo de relación interpersonal. Ya que pensar filosóficamente es pensar en el bien común, Stuart Mill lo dijo de algún modo, si yo estoy bien, los demás lo estarán pero en algún momento volteamos la mirada solamente al individuo y por ello pensamos que si los demás están bien yo no lo estaré. El saber filosófico justo dice lo contrario.

Hoy por hoy, atravesamos una funesta y preocupante realidad como país y no podemos prescindir de nuestra propia voluntad y dejar que los demás resuelvan algo que ya nos amenaza de modo directo. La violencia, la pobreza, la incertidumbre, son problemas que se pueden abordar desde la filosofía de modo que nos confronte y nos haga tener conciencia de qué hemos estado haciendo para generar la justicia social pues cada uno de estos problemas sociales derivan en un gran problema filosófico que es la justicia. Bastaría leer la República de Platón para darnos una idea de en qué consiste verdaderamente la democracia y la justicia. Lamentablemente hoy son conceptos tan manoseados y popularizados que lejos están de su real connotación. Sin duda alguna, no sólo habría que rescatar a la filosofía sino a su herramienta de manifestación; el lenguaje.

Sé que no puedo obligar a nadie a leer la historia de la filosofía pero sí puedo acompañar y sugerir que se conozcan así mismos desde el método filosófico por excelencia: la pregunta. Preguntar es pensar y quien no pregunta no va más allá de lo evidente. Los filósofos buscamos justo la no evidencia, tratamos no de responder sino de indagar y no dejar de preguntar porque de eso va el verdadero conocimiento, justo la máxima del gran Sócrates  “Yo sólo sé que no se nada” pues en efecto, entre más se profundiza menos se vislumbra el límite del saber.

Hoy les invito simplemente a cuestionarse sobre quiénes son ustedes, déjense de indagar en quiénes son los otros y cómo son. Vean hacia sí mismos y reconózcanse dentro de la sociedad ¿qué aportan a ella? ¿Cuáles son los motivos que les mueve a vivir cómo viven? ¿Qué sentido tiene? ¿Realmente son ya o están en camino a ser lo que en verdad quieren llegara a ser? ¿Si tengo hijos, los estoy educando realmente para que sepan lo que quieran y cómo? ¿Fomento la felicidad y sé realmente en qué consiste ser feliz?

Dado que se carga el gran vicio de ver al exterior, la filosofía justo ayuda a que aprendas a ver el interior. Recuerdo la mejor definición de filosofía que he escuchado, me la dijo un niño cuando tomaba clases de filosofía conmigo, cuando comprendió de qué va la filosofía, la definió como: “Aprender a ver hacia dentro y conocerse mejor que nadie”. Bien, aquí les dejo esta bella definición de un gran filósofo que en ese entonces tenía siete años. Disfruten su fin de semana y regálense un momento de reflexión.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Emma Rubio

Nacida en la CDMX pero hace años que no la habita. Filósofa de formación con especialidad en Hermenéutica. Maestría en Educación especializada en Teoría crítica. Es amante de la música clásica y del heavy metal así como gran admiradora del arte en general. Lleva más de 14 años impartiendo diversos cursos y tratando de transformar vidas comenzando con la propia. Su trabajo más trascendente ha sido: Existir.

Te puede interesar

#Opinóloga

El terror de pensar

Comparte en WhatsApp “Todavía queda otro mundo por descubrir, ¿y más de uno? Ya es ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>