El principio del tiempo / Opinólogía / La fuerza de voluntad y nuestras acciones

La fuerza de voluntad y nuestras acciones

Por Víctor Rodríguez


Cada día al despertar podemos percatarnos de cuánta energía y motivación tenemos para realizar nuestras actividades diarias. Algunos días nos sentimos más motivados o con mucha energía física y otros simplemente no podemos hacer nada. Cuando nuestras “fuerzas” son bajas debemos de encontrar “las fuerzas” para sobreponernos y llevar una acción en contra de los que nuestro cuerpo y mente nos indican, los expertos le han denominado a este fenómeno “el control de sí mismo”. A lo largo de la vida aprendemos y desarrollamos las habilidades para modificar algunos pensamientos, emociones, conductas que no nos son favorables y ante los cuales debemos de sobreponernos para no quedar paralizados, es lo que en términos coloquiales le denominamos “la fuerza de voluntad”. Un punto relevante es que la fuerza de voluntad no es algo con lo que se nace, es una habilidad que se va desarrollando, mientras más experiencias de control tengamos sobre nuestras ideas y sobre nuestra fuerza física, más podemos ir sobreponiéndonos a situaciones adversas.

Fuente: ellayelabanico.com
Fuente: ellayelabanico.com

Muchas personas creen que no pueden ir en contra de las adversidades debido a que carecen de la fuerza de voluntad necesaria, otras se ubican en el polo opuesto, creyendo que no hay obstáculos que no puedan vencer. En realidad, todo radica en la mente y en los pensamientos de cada uno. Los científicos han probado que lo importante no es si hay o no fuerza de voluntad, lo importante es la creencia que podremos tener sobre cuánta fuerza de voluntad poseemos. Si alguien cree que su fuerza de voluntad es inquebrantable, se verá motivada para vencer adversidades con facilidad, caso contrario cada paso será un obstáculo infranqueable. Indudablemente, la fuerza de voluntad está ligada a la acción y cada acción que se realiza en nuestro cuerpo está controlada por el cerebro. Incluso, ahora se sabe que cuando vamos a realizar una simple acción como mover una parte del cuerpo nuestro cerebro empieza a generar su actividad varias milésimas de segundo antes de que nosotros llevemos a cabo la acción o de que nos percatemos que deseamos realizar esa acción. Un dato curioso es que los científicos han podido medir la actividad de la corteza cerebral ante la realización de una acción. Los resultados fueron sorprendentes, la actividad de la corteza cerebral puede iniciarse medio segundo o incluso un segundo antes de que generemos una acción. Y algo aún más interesante, es que la actividad del cerebro se inicia hasta 200 milisegundos antes de que nos percatemos conscientemente en que deseamos realizar esa acción. 

El estar consciente de nuestras acciones y de qué tanto control tenemos sobre lo que podemos realizar o no puede tener muchas implicaciones, desde aspectos básico como la sobrevivencia, hasta consideraciones legales. Por ejemplo, se considera que un acto está relacionado a dos procesos, la acción en sí (actus reus) y estar consciente de que se desea realizar la acción (mens rea). Un punto muy importante es que la intención consciente es lo que determina nuestra acción voluntaria. Si una persona no realiza una acción de manera consciente, sino como producto de una actividad neuronal epiléptica o en el caso de los pacientes con sonambulismo, no se les considera que estén conscientes de sus actos, ya que carecen del control de su actuar. 

Fuente: lasestrellas.tv
Fuente: lasestrellas.tv

Finalmente, debemos de tener claro que la fuerza de voluntad es un acto consciente del cual depende una acción determinada de nuestro cuerpo, impacta en nuestros pensamientos creando una expectativa. Si conscientemente nos sentimos fuertes y motivados, crearemos expectativas positivas que seguramente alcanzaremos, caso contrario una fuerza de voluntad baja, creará pobres expectativas y tendremos más probabilidades de fallar. La creencia de que cada uno de nosotros somos responsable de nuestras propias acciones es considerado una de las premisas que mantienen nuestra cohesión social, ya que nos ayuda a crear normas para una cooperación mutua. Nuestros niños deben de aprender las consecuencias de sus actos, pero también deben de confiar en sus capacidades, deben de sentirse con la capacidad de vencer obstáculos y tomar la fuerza necesaria para vencer sus propios retos. Educar a nuestros niños en fortalecer su auto estima, su fuerza de voluntad y crear expectativas positivas, los hará crecer fuertes y exitosos.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Víctor Rodríguez

Médico cirujano, maestro en ciencias con especialidad en fisiología y doctor en ciencias por la universidad de Albert Ludwigs de Friburgo, Alemania. Dedicado a la investigación científica y la docencia en el área de las neurociencias. Es catedrático de la Facultad de Medicina de la UNAM. Cuenta con 25 años de experiencia docente y labores de divulgación científica. Le interesa el estudio de los procesos mentales desde sus bases neuro fisiológicas, hasta sus procesos psicodinámicos.

Te puede interesar

#Opinólogo

¿Pueden sufrir los niños estrés social?

Comparte en WhatsApp El mayor azote de la vida moderna es tener que dar importancia ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>