El principio del tiempo / Opinólogía / La fuerza del discurso político

La fuerza del discurso político

Por: Sergio Bazán



El discurso es sin duda una de las armas que un político debe manejar adecuadamente, este servirá para trasmitir un mensaje que persuada, conmueva o deleite a quien va dirigido, a lo largo de la historia se han hecho memorables grandes discursos políticos, recordar figuras como Winstor Churchill, Martin Luther King Jr, algo reciente como Barack Obama y en México recordar aquel enigmático discurso de Luis Donaldo Colosio Murrieta, estos personajes demostraron que un discurso con fuerza entre lo que se dice y se hace es detonante para logra algo especifico, convencer y actuar con las ideas expuestas.

Foto: laslecturasdemrdavidmore.blogspot.mx
Foto: laslecturasdemrdavidmore.blogspot.mx

En tiempos electorales es común ver a candidatos apropiarse de un discurso que abandere los propósitos de su campaña, es por ello que la fuerza del discurso permitirá demostrar el temple de cada uno de los candidatos, 2018 es un año clave para aquellos que aspiran a un cargo de elección popular, en ese sentido los que abanderan su candidatura a la presidencia de México han manejado hasta ahora un discurso que los distingue en lo particular. No debemos pasar por alto que la fuerza del discurso político se mide de acuerdo al impacto positivo que produce en las masas y este se logra en la medida en que la sociedad se identifica con las palabras pronunciadas por los oradores que aspiran a obtener el respaldo a través del voto; en términos generales podemos decir que un orador alcanza el éxito a través de su discurso cuando toca las fibras más sensibles de su auditorio y logra, no solo convencer, sino persuadir a los oyentes.

Foto: revistarepublica.com.mx
Foto: revistarepublica.com.mx

De acuerdo con Fernando Sánchez Otáñez los principales candidatos hasta ahora surgen de 3 fuerzas políticas, por un lado Ricardo Anaya Cortes de la coalición PAN-PRD- MC, José Antonio Meade Kuribreña por PRI-PVEM-PANAL y Andrés Manuel López Obrador por MORENA-PT-PES. La fuerza de sus palabras dicta que se necesitan discursos contundentes, claros y elocuentes. En ese sentido, nos hemos permitido hacer un breve análisis descriptivo acerca de las líneas discursivas que hasta ahora han utilizado los precandidatos a la Presidencia de la República, sin que esto constituya el molde final de los discursos pronunciados, sino que creemos que en la medida en que avanza el proceso electoral el discurso de cada aspirante presidencial se irá adaptando a las circunstancias que más beneficien los proyectos que encabezan.

Comenzaremos mencionando al precandidato de la coalición PRI-VERDE-NA, José Antonio Meade, quien a pesar de contar con el apoyo estructural del partido en el poder, ha mantenido un discurso que, sin duda, tendrá que reforzar si pretende tener un mayor impacto en los electores hay dos puntos que a nuestro juicio obstaculizan este cometido, por un lado el estigma social por ser el abanderado de un grupo de poder que se ha visto inmerso en un esquema de corrupción, sus fortalezas es que sin duda es un servidor público con mucho potencial para enfrentar los retos en las áreas económicas.

En segundo término tenemos al abanderado de la coalición “Por México al frente” quien ha hecho uso de las herramientas de la oratoria moderna y que trata de imponer su figura “joven” para darle fuerza a sus discursos, sin embargo, ha sido marcado por la forma en que consolidó su precandidatura, lo cual le resta credibilidad; además su discurso ha tomado dos vertientes principales: primero denigrar a sus adversarios, especialmente al “PRI-Gobierno”, y segundo hablar de sus logros personales, lo cual, en una sociedad tan lastimada como la mexicana que está deseosa de escuchar no como un dirigente político ha sobresalido sino la manera en que la sociedad en su conjunto debe elevar sus niveles de vida y de progreso, podría significar para este personaje aires de soberbia y dictactoriales.

Por último, tenemos al candidato opositor Andrés Manuel López Obrador que sigue en su discurso en contra de la corrupción manejada por los dos partidos que han gobernado el país PRI-PAN, el uso de su discurso tiene fuerza en las acusaciones que lanza en contra del gobierno en turno y los casos de corrupción, su discurso ha demostrado un descontento social hacia “la mafia del poder”, sin embargo aun carece de tonalidad que le permita ser elocuente con aquellos ciudadanos indecisos, desde sus inicios como aspirante a la presidencia de México no ha distado mucho desde aquella votación del 2006.

En suma poder afirmar que la fuerza del discurso político es un arma poderosa, más allá del actuar político de los aspirantes a la presidencia de México es necesario entablar un dialogo más plural y abierto con la ciudadanía, esperemos que en los próximos discursos y debates políticos de cada uno estén a la altura de lo que realmente pasa y queremos de nuestro país, 2018 es la madre de todas la batallas, La palabra es poder.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Sergio Bazán

Originario de Tehuacán, Puebla. Egresado en Ciencias Políticas por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla URT. Colaboró en temas de investigación en el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República. Académico, miembro Rotario, miembro de la Asociación Mexicana de Ciencias Políticas, cuenta con experiencia en temas de economía política, sociología jurídica y político-electorales.

Te puede interesar

#Opinólogo

Seguridad de AMLO: tema de Estado

Comparte en WhatsApp Sobre la mesa Una de las cosas que siempre ha caracterizado a ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>