El principio del tiempo / Opinólogía / La inocencia de Rosario

La inocencia de Rosario

Por Alejandro Robles


A nadie le gusta la neutralidad, todos deseamos que se haga justicia, sin embargo, para López Obrador es mejor decepcionar a los denunciantes que hacer un circo de los corruptos, sabe que la justicia hecha espectáculo se pervierte y termina por convertirse en simulación.

Responder que Rosario Robles es un chivo expiatorio no sorprende a los que lo hemos escuchado advertir que no utilizaría la justicia como distractor, incluso cuando era candidato se le cuestionaba si llevaría al presidente Peña Nieto ante la justicia respondía que no habría persecuciones con todo y el costo electoral que implicaba la respuesta.

Fuente: ADNPolítico
Fuente: ADNPolítico

Por más que la narrativa reaccionaria sostenga que es un presidente autoritario, lo cierto es que no ordenará consigna ni persecución alguna, ni contra Peña ni contra ningún otro personaje, quizás sea por la sencilla razón que no piensa absolver ni condenar desde la Presidencia.

Antes de López Obrador ser presidente era sinónimo de ser el gran juez y legislador de la nación, de hecho la Corte y el Congreso eran meros órganos accesorios a disposición del presidente salvo períodos y sentencias excepcionales.

López Obrador está cumpliendo su palabra se rehusa ordenar procesos de consigna, rechaza politizar las investigaciones, todos deseamos la condena de los corruptos, sin embargo, empezar por la sentencia es contrario a derecho, no se debe prestar el presidente a ordenar condenas ni apresurar absoluciones.

Quienes hemos sido víctimas de procesos ilegítimos los repudiamos al grado de pedir juicio recto contra quienes utilizaron la justicia, podrá pensarse que nada de malo tendría que el presidente ordene la investigación pero es ingenuo pensar que una investigación ordenada por la Presidencia se resuelva sin influencia.

Bien distingue la doctrina entre la constitución formal y la real, esta última significa en los hechos  que si el presidente ordena una investigación es porque implícita lleva la condena, salvo excepcionales procesos como la investigación llevada por Virgilio Andrade por el soborno de la conocida Casa Blanca, en este caso la orden de absolución era expresa.

Eso no es justicia, la presunción de inocencia es un principio y una garantía constitucional, que de ser violentado afecta irremediablemente el juicio justo, esto por el lado de la acusada, por el otro está nuestro derecho como sociedad de acceder a la justicia. Tenemos evidencias de sobra para afirmar que  el camino de la impunidad está hecho de violaciones a los principios y garantías del proceso.

Tenemos que sacrificar el morbo y la sed de justicia por la paciencia que reviste la aplicación estricta de la ley, la justicia en sí no es emocionante como lo es el deseo por ella, mil veces mejor llevar las actuaciones conforme a derecho que caer en el vicio del populismo punitivo.

Eso de llevar a la cárcel a los antecesores y críticos es propio de las dictaduras por más que quieran confundirla como un imperativo democrático es esencialmente una práctica deplorable. Ahora resulta que el presidente que no lleve a la cárcel a sus opositores es un tirano. ¿Qué democracia es esa?

La democracia priista o la neopriista nacida a partir del cogobierno del PRI con el PAN, esa que a los ladrones los convirtió en presos políticos y hoy gozan de sus fortunas resultado de sus sobornos, desvíos o desfalcos.

¿Acaso queremos más investigaciones como la de Elba Esther, los Moreira o los Duarte?

Todas hechas para la prensa, al estilo del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes que mientras con una mano acusa a Javier Duarte con la otra sigue con el saqueo al Estado.

La justicia en democracia tiene como propósito esencial la reparación del daño más que la cárcel. ¿Qué desagravió tendría el pueblo de México con la detención de Rosario Robles?

Para que termine en libertad por falta de elementos y salga a disfrutar su inexplicable fortuna.

El presidente electo hace bien al abstenerse de dictar justicia desde la Presidencia y negarse a seguir las condenas que se redactan en periódicos y publicaciones, estos deben asumir el cambio, se acabó el control de daños, el pago por silencios o por halagos.

Así como él hace bien al evitar sumarse al linchamiento nosotros como sociedad haremos mejor si exigimos la actuación de las instituciones de justicia, que se reconozca el derecho a la presunción de inocencia de Rosario Robles, de Emilio Lozoya y hasta la del propio Enrique Peña pero que se tenga claro que tienen fortunas ocultas que explicar y esencialmente devolver.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Alejandro Robles

Académico; maestro en derecho por la UNAM; defensor de derechos humanos. Actualmente, activista del Movimiento de Regeneración Nacional. Hombre de izquierda con una militancia en el PRD, por el que fue diputado a la VI legislatura, electo por el distrito XXX de Coyoacán. Padre de dos: hijos Sahara de 6 años y Fidel de 2 años, casado con Sara Zuñiga.

Te puede interesar

#Opinólogo

El capital no debe mandar, la democracia sí

Comparte en WhatsApp El ejercicio inédito de democracia participativa que significó la Consulta sobre el ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>