El principio del tiempo / Opinólogía / La libertad y sus límites

La libertad y sus límites

Por: Luis Jaime Estrada



La libertad no es sin los límites que la posibilitan. En una tensión entre la anarquía y el Leviatán absoluto, la libertad juega un papel fundamental en nuestra vida democrática. El asunto no es entonces el significante en sí mismo, no hay disputa en torno a éste, en tanto que las disputas se presentan en relación con el significado. En otras palabras, en palabras de Laclau, la libertad, junto con la democracia y la igualdad, es uno de los grandes significantes vacíos de nuestro tiempo.

Foto: app3.makeitworkfaster.world
Foto: app3.makeitworkfaster.world

La libertad entonces es fundamental para poder vivir juntos, pero nunca se le debe dar por sentada o garantizada, sino que, por el contrario, exige una permanente reactualización y resignificación; es decir, implica, en sí misma, un litigio constante. Las libertades fundamentales como la expresión, reunión o tránsito constituyen pilares fundamentales de la democracia, pero el reconocimiento de la democracia pluralista exige también la apertura y posibilidad de un litigio constante en torno a este concepto.

Lo que no podría suceder, es sobrepasar los límites que la propia libertad requiere para vivir en comunidad. Los individuos deben poner lo mejor de sí mismos, intelectual y materialmente hablando, para imponer un orden al caos anárquico que implicaría una libertad sin límites. Esto requiere de instituciones sólidas, pero sobre todo de la voluntad de los individuos para encontrar soluciones a los problemas comunes, llegando a acuerdos y haciendo todo lo necesario por sostenerlo.

Las libertades individuales no pueden carecer de fronteras, particularmente cuando ellas mismas suelen verse amenazadas por otras fuerzas como el Estado e incluso por grupos paraestatales. En este sentido, los límites de la libertad son una suerte de protecciones a ella misma.

Un ejemplo, pedagógico de la tesis aquí sostenida: no se puede, en nombre de la libertad de expresión, incitar, insinuar u orientar acciones en detrimento de la integridad o la vida de otra persona, eso es algo que no debe olvidarse cuando se analicen casos como el suscitado en días pasados con el periodista Ricardo Alemán, quien en su cuenta de Twitter compartió un texto que llamaba, veladamente, a atentar contra la vida de Andrés Manuel López Obrador. En democracia y en nombre de la libertad, ese es un límite que no puede ser quebrantado.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Luis Jaime Estrada

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM, con estudios de investigación doctoral en el área de Sociología del delito en la Universidad de Salamanca, España. Colaboró en la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la SEGOB para la elaboración metodológica y conceptual del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia; y como asesor en materia de prevención del delito en la Jefatura del Estado Mayor Policial de la Ciudad de México. Actualmente es profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y Director de Investigación Social en el Instituto Ciudadano para la Gobernanza Democrática S.C. Ha participado como ponente en diversos congresos nacionales e internacionales y ha escrito distintos artículos académicos en torno a la violencia y la inseguridad. Es autor del libro Violencia, discurso y simbolismo de crueldad.

Te puede interesar

#Opinóloga

Con todo y consulta a rendir cuentas

Comparte en WhatsApp La toma de decisiones desde el ámbito consultivo no exime de responsabilidad ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>