El principio del tiempo / Opinólogía / La mujer en la política

La mujer en la política

 Por Ximena Escobedo

El acceso y la participación de la mujer en la política es relativamente reciente en la historia moderna a partir de su inclusión para votar. El primer derecho al voto/ sufragio femenino se autorizó “accidentalmente” en Nueva Jersey en 1776, sin embargo no era una ley que permitía como tal a las mujeres votar, sino a las “personas”, por lo tanto, en cuanto se dieron cuenta de dicho error, la ley se abolió., pues solamente podía ser un derecho ejercido por hombres.

Unknown-2

El primer país del mundo que autorizó el sufragio femenino en igualdad total que los hombres, fue Nueva Zelanda en 1893, Posteriormente Australia en 1902, en el caso de Europa, el primer país que lo permitió, mismo que se convirtió en el ejemplo para el resto del continente, fue Finlandia en 1906, mientras que en América Latina el primer país fue Uruguay en 1918.

La lucha constante por lograr otorgar el sufragio femenino, fue un proceso largo y tedioso, el claro ejemplo es el caso de Kuwait, el cual es considerado el último país en aprobar el voto femenino en 2005, claro que esto mencionado no nos permite dejar a un lado la existencia de muchos países que hasta la actualidad, aunque no lo creamos,  no permiten el voto a las mujeres ni a los hombres, estos países se encuentran principalmente en Asia y África.

En el caso de nuestro país, el derecho al voto femenino llegó muy tarde a pesar de que en 1916 se llevó a cabo el Primer Congreso Feminista de Yucatán y posteriormente en 1937 con la iniciativa propuesta por Cárdenas, la cual como diríamos hoy en día, “se quedo en la congeladora” de la cámara.

Fue entonces hasta el 17 de octubre de 1953 con el entonces presidente Adolfo Ruíz Cortines, cuando apareció por primera vez en el Diario Oficial de la Federación el decreto en el cual se estipulaba que las mujeres tendrían derecho a votar y ser votadas, dicha reforma, permitió que en las elecciones federales siguientes, las cuales se llevaron a cabo el 3 de julio de 1955 y tenían como fin integrar la XLIII Legislatura del Congreso de la Unión , las mujeres pudieran por primera vez, ejercer el derecho al voto, pero sobre todo, el poder contar y ejercer los mismos derechos políticos que los hombres venían ejerciendo desde décadas atrás.

Actualmente pensaríamos que la lucha por la inclusión de la mujer en la política terminó o triunfó en el momento que se les otorgó el sufragio, sin embargo, hoy en pleno siglo XXI la mujer sigue luchando por ser reconocida y valorada en este campo que generalmente ha sido comandado muy selectivamente y por el hombre, pues nos seguimos enfrentando día con día al más grande y retrasado estereotipo que establece que la mujer esta creada y destinada biológica y culturalmente a cuidar a los hijos y a mantenerse fuera del sector público, pues no cuentan con la capacidad de poder ejercer un trabajo que no fue diseñado para la misma.

A diferencia de muchos países, México hasta cierto punto es señalado y calificado como un país que sigue diferenciado e incluso limitando de una u otra forma la participación de la mujer en la política, pues como lo mencionábamos anteriormente, el retrograda pensamiento de nuestra sociedad sigue estableciendo hasta la fecha que “no es cosa de mujeres”. El claro ejemplo lo podemos ver en lo siguiente; en la Ley está estipulado que tanto cámaras y congresos deben cumplir con la paridad de género, es decir, que tanto el número de curules como candidatos deben compartir la equidad, el conocido “50/50” , sin embargo, no podemos olvidar a las famosas Juanitas, las cuales tenían como objetivo específico el que una vez que dicha paridad se cumpliera y llegaran a los curules, estas eran remplazadas sus compañeros de formulas / suplentes, los cuales esta de más hacer énfasis en que todos eran varones. De esta forma, podríamos decir que se “hacia cumplir” la cuota de género que marca el reglamento electoral de nuestro país.

images

Para ser más específicos, según los últimos datos del entonces IFE, en la primera sesión de la LXI Legislatura del Congreso de la Unión, se dieron simultáneamente solicitudes de “licencia” para abandonar sus cargos, mismos que por derecho y votación se les habían sido encomendados, dando un total de 11 renuncias, de las cuales los partidos políticos que relucen de ellas son el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Verde Ecologista.

Siempre he pensado y argumentado que el reflejo de lo arriba, es el reflejo de lo de abajo, es decir, el gobierno y la situación de nuestro país, no es más que el reflejo de nuestra sociedad. Una sociedad que hasta la fecha se caracteriza por ser cerrada, elitista y machista, pues hasta la fecha se siguen estableciendo y propagando las típicas argumentaciones como “una mujer no puede gobernar” , “la mujer es ignorante”, “la mujer no sabe”, “no es para mujeres”, o simplemente “que la mujer se quede en casa”.

Claro que no podemos dejar a un lado el reconocer que efectivamente conforme el paso del tiempo se han abierto más las puertas de la política a la mujeres, por ejemplo, hoy tenemos tres mujeres que conforman el gabinete, más funcionarias públicas (a pesar que la diferencia de suelos es significante) y más equidad y equilibrio de género en las cámaras (claro que tuvieron que normalizar el tema de las Juanitas para que esto pudiera llevarse a cabo). Sin embargo, a pesar de lo mencionado anteriormente, no falta el partido político que sólo se enfoca hasta la fecha en “cumplir” con lo estipulado en la Ley en cuanto a la paridad, no porque realmente quieran o estén 100% conformes con la misma.

La mujeres mexicanas hoy en día representan a más de la mitad de la población, para ser más exactos, el 53% según la Conapo, sin embargo a pesar de ese gran número que leemos, sorprendería saber que sólo una de cada tres mujeres logra ocupar una curul en el Congreso de la Unión, la cuarta parte de las cámaras de diputados locales, la quinta parte de los cargos de jueces y magistrados federales y apenas un 7% de las presidencias municipales, mientras que por otro lado en el caso de las gubernaturas, siguen siendo espacios prácticamente inalcanzables e imposibles para el género femenino, a mi criterio, basta mencionar que solamente seis mujeres han logrado ocupar la silla gubernamental, y en el caso de la presidencia, es mejor ni hablar, pues hasta el día de hoy es algo que se considera inimaginable y aquellas que lo han intentado ( 6 para ser exactos), han quedado muy lejos de contienda.

A nivel mundial es imposible hablar de la erradicación en cuestiones de género, pues es un fenómeno que constantemente se encuentra en una eterna controversia y lucha, incluso cuando pensamos que ya dimos un paso adelante, se presenta una situación que nos devuelve dos atrás. En el caso de México, el principal factor o pilar que necesitamos atacar de raíz, es la sociedad como lo mencionamos al principio, pues no podemos tratar de cambiar las ligas mayores, mientras nuestra ciudadanía siga rigiéndose bajo estereotipos e ideologías que en vez de crear o brindar un bien social, lo aumenta exponencialmente, pero sobre todo, que estos “contrastes ideológicos” solamente generan una mayor ruptura del tejido social, el cual mientras existan dichas distinciones no se podrá reconstruir.

Es sumamente necesario mencionar la importancia que juegan las mujeres en esta lucha, pues como sabemos, estamos consientes de que existen dos extremos, pues así como existen las mujeres que buscan romper dichos estereotipos, hay otras que lo fomentan, aplauden e incluso y peor, lo aceptan pues así han crecido, con el pensamiento de que “no sirven para estar en la política ” (pues sí, aunque no lo creamos, un alto porcentaje de la población así crece)

Una de las principales novedades que traerán consigo las elecciones del 2018, es la ola de candidatas mujeres, que no solamente irán por los puestos del Congreso, son dos posibles candidatas a la presidencia, Margarita Zavala y Denise Dresser, sin embargo, ¿Somos una sociedad lista para romper con el patrón masculino en la presidencia?, o mejor dicho, ¿Estamos listos para que la sociedad vote por una mujer y la lleve al triunfo? ¿El machismo podrá más? sin duda alguna es algo que independientemente de los resultados electorales, como políticos estamos expuestos a evaluar, pues es muy diferente no votar por alguien e incluso no creer en alguien por x o por y razón, a hacerlo acotando simplemente el típico “porque es mujer”.

images

Expuesto lo anterior, podemos ver que la gran lucha que se vivió prácticamente en todo el mundo, y en algunos países continua, es un trabajo que no puede cesar, pues nosotras mismas debemos ganarnos nuestro lugar y demostrar que nosotras también podemos con el trabajo, pues al hacerlo generaremos un avance social que nos permitirá crecer política y socialmente, pues no podemos hablar del cuanto queremos ser un país desarrollado, cuando hasta la fecha seguimos sin poder respetar y darle su lugar a la mujer.

El empoderamiento político de las mujeres a nivel mundial, cada vez va a tomando caminos inesperados, nuevos y modernos, pero sobre estos nos han enseñado que existe algo más allá de lo que estamos acostumbrados a dar por sentados, pues hasta la fecha no hemos logrado entender que mientras mas avancemos como sociedad, más avanzamos como gobierno y por ende como país.

 

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Ximena Escobedo

Licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública en la Universidad Iberoamericana. Asesora en la Cámara de Diputados LXIII Legislatura y del Consejero del Poder Legislativo ante el Consejo General del INE. Apasionada por la política, creo que la juventud no es sinónimo de inexperiencia, columnista y fan de Star Wars.

Te puede interesar

FOTO: PressReader

Dará inicio el Sexto Encuentro Internacional de Cuenterí­a y Oralidad

Comparte en WhatsAppMéxico, 17 May (Notimex).- Con talleres y funciones especiales de cuentos de terror, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>