El principio del tiempo / Opinólogía / La normalización de la violencia

La normalización de la violencia

Por Carlos López Kramsky


La normalización de la violencia es un fenómeno que debe prevenirse y erradicarse, pero por desgracia parece que cada vez las tragedias humanas ocasionadas por la violencia en México causan menos estupor. En las últimas semanas hemos sido testigos de noticias que en cualquier otro país serían causa de indignación generalizada y provocarían que las redes sociales se volcaran en hashtags de apoyo, pero en nuestro querido México la violencia local apenas alcanza para notas periodísticas marginales, ni siquiera para ocho columnas en diarios nacionales. Hemos normalizado la violencia y sus estragos; tristemente, hemos aprendido a coexistir con las ejecuciones, desapariciones de personas, violaciones sexuales, robos, homicidios, balaceras, perdiendo cada vez más el sentido de comunidad y el nexo de humanidad que nos une con nuestros semejantes.

Fuente: e-veracruz.mx
Fuente: e-veracruz.mx

Nos enteramos hace pocos días que, en Jalisco, debido al elevado número de cadáveres de personas no identificadas que están en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, algún servidor público con mucha iniciativa, pero poco raciocinio, decidió rentar dos cajas de tráiler refrigeradas para depositar ahí más de 300 cuerpos, violando todos los derechos y el trato digno que debe otorgarse a los restos de esas personas y a sus familiares. No siendo eso suficiente, debido a que no contaban con espacio para estacionar uno de los tráileres, decidieron que estuviera deambulando por varios municipios de la zona metropolitana de Guadalajara, hasta que, en su último destino, los vecinos se percataron que el tráiler estaba abandonado, que chorreaba sangre y que despedía olores fétidos. La noticia llamó un poco la atención en ciertos medios de comunicación, despidieron al titular del servicio médico forense y no hubo mayores consecuencias.

Fuente: razon.com.mx
Fuente: razon.com.mx

A principios de septiembre, en otro estado del país, en Veracruz se reveló que la Fiscalía General del Estado localizó una fosa clandestina en la que había 168 cráneos humanos y otros restos de cadáveres inhumados de manera ilegal, producto de la violencia que ha sufrido el Estado de Veracruz en los últimos años. Como es lógico pensar, organizaciones defensoras de derechos humanos y colectivos de familiares de víctimas de desaparición y algunos medios de comunicación, difundieron la noticia, pero tampoco tuvo un efecto palpable en la cotidianidad de la mayoría en este país.

Podríamos seguir enumerando tragedias como éstas, pues cada día suceden hechos graves de violencia en prácticamente todo el territorio nacional. La violencia se ha normalizado y esa es la etapa más peligrosa de la espiral de crimen que hemos sufrido desde hace más de una década. El riesgo que hoy se corre es que estas generaciones de mexicanos crezcamos y reproduzcamos la violencia que nos rodea y que transmitamos a las siguientes que dicha condición es algo natural.

Urge poner un alto al proceso de degradación que sufrimos a causa de la delincuencia, organizada o no, y salir del círculo vicioso en el que hemos reproducido la violencia en el hogar, la escuela, la oficina y, tarde o temprano, teníamos que concluir con la pérdida de fuerza en valores fundamentales como el respeto al otro, el cumplimiento y respeto de la ley, la solidaridad, la empatía, el sentido de comunidad.

Urge recuperar la noción que nos une como comunidad, ya sea con los vecinos de la cuadra, con las personas que cohabitamos la colonia o con las que compartimos la ciudad y el país; el tejido social está roto y mientras más lo despedacemos peor será la situación de inseguridad que vivimos. Urge detener la normalización de la violencia; urge dejar de ver al otro que sufre como una nota más en un medio electrónico o como un mensaje más que puedo bloquear de mi timeline. Y para lograr todo eso, también es indispensable que quienes han sufrido un delito, alcancen la justicia y conozcan la verdad de los hechos que los marcaron para siempre.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Carlos López Kramsky

Abogado, Maestro en Derecho Constitucional y Doctor en Derecho por la Universidad Marista, Campus Ciudad de México; tiene estudios de maestría en Derechos Humanos y Democracia por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); diplomado en Análisis Político por la Universidad Iberoamericana y en Diversidad Cultural, Políticas Públicas y Derechos de los Pueblos Originarios de México, por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Ha sido catedrático en diversas universidades, asesor legislativo y servidor público en el Gobierno Federal.

Te puede interesar

#Opinóloga

¿Cómo educar en tiempos de violencia?

Comparte en WhatsApp Estaba releyendo a Theodor Adorno y dice algo así… “La exigencia de ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>