El principio del tiempo / Opinólogía / La pinche impunidad

La pinche impunidad

Por: Fernando Belaunzarán



La inmensa mayoría de los delitos cometidos en México no se castigan, pero abundan los abusos. Impunidad y arbitrariedad siguen siendo las dos caras de la misma moneda en la procuración de justicia, no obstante la entrada en vigor del nuevo sistema acusatorio, en cuya implementación ha salido a relucir improvisación, negligencia y poco profesionalismo de quienes desperdiciaron el tiempo que las ley les otorgó, así como los importantes recursos que recibieron, para capacitar y responder adecuadamente ante un cambio tan importante y necesario. Aunado a estas graves fallas y omisiones que deben corregirse, prevalece una grosera continuidad en el otorgamiento de protección y blindaje a la elite política del país.

Después de la burda pantomima en la exoneración que hizo Virgilio Andrade de su jefe, Enrique Peña Nieto, por la Casa Blanca de Las Lomas y los contratos de Higa con los gobiernos de éste en Edomex y la federación, el sexenio quedó marcado; pero no fue otra cosa que la visibilización grotesca del pacto de impunidad que permite a la corrupción ser el aceite que mueve al sistema. El caso no podía ser más didáctico: Los vigilados son intocados porque los vigilantes están subordinados a ellos.

Foto: posta.com.mx
Foto: posta.com.mx

El diseño institucional del Sistema Nacional Anticorrupción surgió de expertos de la sociedad civil y enfrenta el problema de manera integral, pero si las instituciones son capturadas, sea mediante incondicionales del Poder Ejecutivo, por reparto de cuotas y cuates, o por una mezcla de ambas, entonces prevalece la simulación y la impunidad. Establecer un sistema de rendición de cuentas que funcione pasa por recuperarlas y hacer que cumplan su labor de vigilancia sin someterse al poder que deben vigilar.

Que Gerardo Ruiz Esparza siga al frente de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes después de los escándalos trasnacionales de corrupción y las imperdonables fallas inocultables con el socavón del Paso Express de Cuernavaca es solo otro botón de muestra de que prevalece la complicidad, no los resultados que deben entregar quienes forman parte de un equipo de trabajo. Para que eso cambie, los funcionarios públicos deben responder a instancias que no sean utilizadas para cubrirse las espaldas.

Es verdad qué hay exgobernadores detenidos y perseguidos como nunca antes, pero eso se debe a que sus delfines fueron derrotados en las urnas, en gran medida por el éxito de las alianzas amplias PRD-PAN, y con ello perdieron el control de las instituciones de procuración de justicia. Las alternancias han desprotegido a los anteriores señores feudales, pero la solución no es que cambien de dueño las instituciones cada seis años sino que éstas cumplan con su labor incluso frente a la administración en turno. Para ello deben ejercer la autonomía que les da la ley, lo cual solo es posible si sus titulares no le deben el cargo a quienes se benefician de la impunidad; también ayudaría que, en lugar de seguir concentrando el poder en el titular del Ejecutivo, se establecen controles, equilibrios y contrapesos efectivos, es decir, si se camina hacia el cambio de régimen.

El Giro Copernicano que necesita el país es independizar a los vigilantes de los vigilados, que aquéllos dejen de ser tapadera de estos. Por eso se debe terminar el conflicto de interés que de entrada existe cuando la elite política elige a quienes deben cuidarles las manos y decidir sin doblarse ante presiones facciosas. Urge ciudadanizar nombramientos de órganos autónomos para evitar su subordinación y con ello garantizar que los elegidos dejen de estar en deuda con el poder político que los nombró. Podrían participar universidades y páneles de expertos de reconocida probidad para establecer procedimientos y exámenes meritocráticos al margen de la negociación con canicas en el Congreso y de la imposición presidencial.

Foto: sopitas.com
Foto: sopitas.com

En ese sentido, resultaría inadmisible que Raúl Cervantes, ex abogado del PRI, se quede nueve años como primer Fiscal del país. No es casual que México y Venezuela sean los países más atrasados en las investigaciones sobre los sobornos de Odebrecht. En lugar de poner manos a la obra, el todavía procurador decidió reservar información que le dieron en Brasil y solo por la presión de la opinión pública es que mandó citar a su compañero en el equipo de campaña de EPN, Emilio Lozoya, quien se encontró con un expediente blanco, producto de injustificable negligencia oficial; existen muchos datos y pruebas difundidos por medios de comunicación que ni siquiera se han tomado la molestia de corroborar y que podrían involucrar el financiamiento electoral del actual presidente.

La huelga de hambre de Javier Duarte no solo es una contribución memorable a la tragicomedia mexicana, es la confesión de parte del más descarado de los corruptos de que en México la culpabilidad e inocencia, así como las condiciones de defensa, son asunto político y, por lo mismo, es la palanca que se requiere usar para obtener beneficios y favores.

En su cuenta de Twitter, el exdiputado Carlos Augusto Morales (@CarlosAugusto24), escribió:

“1er acto: Lozoya dice que es inocente. 2º acto: Duarte en huelga de hambre. 3er acto: Ruiz Esparza culpa a constructores. ¿Cómo se llamó la obra?”.

No resistí proponer de nombre lo que está en la raíz de esos y otros muchos episodios de nuestra cotidianidad política: la pinche impunidad.

Foto: univision.com
Foto: univision.com

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Fernando Belaunzarán

Licenciado en Filosofía con Mención Honorífica por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM donde fue Consejero Universitario líder estudiantil del Consejo Estudiantil Universitario. Ex diputado federal de la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados, en la cual ocupó el cargo de Secretario de la Junta Directiva de la Comisión de Gobernación. Es Presidente del Grupo Organizador del Foro Internacional de Política de Drogas y es autor de los libros: "Tiempos Turbulentos", "Herejías políticas en momentos decisivos", "La Guerra de los Herejes" y "Herejía, Crítica y Parresía".

Te puede interesar

#Opinólogo

México cínico mágico

Comparte en WhatsApp ¿Cómo demonios llegamos aquí? Es una pregunta donde todas sus posibles respuestas ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>