El principio del tiempo / Opinólogía / La pobreza también afecta el cerebro de nuestros niños

La pobreza también afecta el cerebro de nuestros niños

Por: Víctor Rodríguez



En México, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), la población en estado de pobreza corresponde del 50 al 60 por ciento. De esta población, el 53.8 por ciento pertenece a niños de los 0 a los 17 años de edad, siendo por mucho los más afectados. En este sentido, las consecuencias que se derivan de esta problemática son de gran importancia para todos. La pobreza representa un estado de limitación social y económica, que afecta múltiples áreas del desarrollo humano y no permite satisfacer las necesidades de quien la padece. Sin embargo, uno de sus mayores perjuicios radica en el impacto que tiene en el desarrollo biológico y psicoemocional de los niños nacidos bajo este estado de marginación.

Foto: gregorioylanube.wordpress.com
Foto: gregorioylanube.wordpress.com

La infancia y la adolescencia son dos periodos complejos y críticos, del desarrollo cerebral. Es en esta época cuando las neuronas incrementan sus conexiones, favoreciendo el aprendizaje, el desarrollo de habilidades y darán lugar a lo que será un cerebro adulto. Qué tan favorecido o no se puede desarrollar el cerebro de un niño, depende de múltiples factores como la genética que se heredó de los padres, la nutrición y el ambiente psicoemocional en donde se desarrolla.

La pobreza representa, entre otras cosas, un estado con alta carga de estrés constante. El estrés provoca la liberación de dos hormonas principales: el cortisol y la norepinefrina, estas hormonas incitan distintos efectos en las neuronas, como la disminución de la comunicación entre ellas y una limitación del desarrollo de algunas regiones cerebrales de gran importancia.

Foto: alternativo.mx
Foto: alternativo.mx

Estudios que investigaron la relación de la pobreza infantil con cambios en la estructura cerebral y funcional de los niños, encontraron que distintas áreas pueden verse afectadas. Tres regiones parecen ser las de mayor vulnerabilidad: las que participan en la memoria y las emociones (amígdala e hipocampo), las que determinan nuestro pensamiento y entendimiento del mundo que nos rodea (corteza prefrontal) y las zonas involucradas en el lenguaje y la lectura (corteza cerebral del hemisferio izquierdo).

Es de destacar, que otros estudios han demostrado que a pesar de que un niño se encuentre en condiciones de pobreza, si cuenta con padres que brinden cariño, protección y estimulación a través de una interacción social profusa, el impacto que podría tener en su cerebro, es mucho menor que en los niños que carecen de afecto y cuidados.

Los ambientes sociales y familiares enriquecidos, donde en la crianza hay una participación amorosa y de cuidado de los adultos, con juegos que involucran a diferentes miembros de la familia y donde hay novedades constantes, provocan cambios cerebrales y funcionales que favorecen el desarrollo de los niños, preparándolos para una vida adulta más competente. Estos niños han mostrado mejores procesos de aprendizaje y memoria, así como también una mejor adaptación a las circunstancias del medio en el que se desenvuelven.

Foto: mexiconuevaera.com
Foto: mexiconuevaera.com

La estructura cerebral de un futuro adulto pende de su carga genética, del ambiente psicoemocional y de su nutrición, por lo que atender de manera prioritaria y urgente a los niños que se encuentran en pobreza y que los coloca en alta vulnerabilidad, es extremadamente urgente. En mucho, tenemos en nuestras manos favorecer o limitar el óptimo desarrollo biológico y psicoemocional de nuestros niños, y es una responsabilidad compartida que todos debemos atender. Los niños representa el futuro de nuestra sociedad y brindarles los mejores elementos para su desarrollo es prioritario. Todos podemos empezar en lo individual, dando amor, cuidados y atención, que es la principal defensa contra la pobreza.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Víctor Rodríguez

Médico cirujano, maestro en ciencias con especialidad en fisiología y doctor en ciencias por la universidad de Albert Ludwigs de Friburgo, Alemania. Dedicado a la investigación científica y la docencia en el área de las neurociencias. Es catedrático de la Facultad de Medicina de la UNAM. Cuenta con 25 años de experiencia docente y labores de divulgación científica. Le interesa el estudio de los procesos mentales desde sus bases neuro fisiológicas, hasta sus procesos psicodinámicos.

Te puede interesar

#Opinólogo

Chiapas al futuro

Comparte en WhatsApp En los albores de la transición en el Gobierno federal, el virtual ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>