El principio del tiempo / Opinólogía / La representación y el empoderamiento de la mujer en el arte

La representación y el empoderamiento de la mujer en el arte

Por: Delia Bolaños


 

Hace algunos ayeres, mientras aún era estudiante de Historia del Arte y Patrimonio, un profesor preguntó al grupo durante una clase que cayó precisamente en 8 de marzo, nuestra opinión acerca de la baja representación de las mujeres artistas en el mundo y el mercado del arte. Para mí no muy grata sorpresa, la mayoría de los ahí presentes, incluso las propias mujeres, comentaron que no existían tantas féminas artistas porque no había tanto talento entre el sexo femenino como entre el masculino. Debido a este recuerdo y en conmemoración del Día Internacional por la Lucha de los Derechos de las Mujeres[1] he decido dedicar el artículo de esta semana a las ignoradas y opacadas figuras femeninas del arte universal.

Históricamente, el papel de la mujer (casi siempre joven y lozana) en las artes plásticas, gráficas y escénicas (aunque en estas últimas de modo un poco más tardío) se ha visto reducido al de musa inspiradora o al de modelo de los grandes maestros de la plástica tanto occidental como oriental (siendo en algunos casos actualmente muy sonados, tanto la amante como la musa y el prototipo de belleza de un mismo artista). En este contexto, han sido varios los cuerpos y cánones de beldad los que han sido plasmados a través de los siglos tanto en temas mitológico-bíblicos como cotidianos, las más de las veces a través de hermosos desnudos (parciales o completos) eróticos o metáforas y alegorías que dibujan o desdibujan en el imaginario colectivo las delicadas características de la dama añorada.

Nahui Ollin, Autorretrato sin cabello Foto: https://www.pinterest.com.mx/pin/452471093790373110/?lp=true
Nahui Ollin, Autorretrato sin cabello Foto: https://www.pinterest.com.mx/pin/452471093790373110/?lp=true

Sin embargo, contrario a lo imaginado por algunos individuos aún hoy en día, las mujeres artistas siempre han estado presentes en las diferentes sociedades de todos los tiempos. La capacidad para crear a partir del dominio de las técnicas, el imaginario y los referentes culturales propios a la época y la situación geográfica del creador, es algo común a todos los seres humanos sean estos hombres o mujeres: el talento no tiene género. De modo que la ausencia de renombre y reconocimiento, de oportunidades de desarrollo y aprendizaje, de espacios equitativos y representación justa en el campo de acción no se deben sino a la censura social, la prohibición y la represión misma del género masculino hacia el femenino (aunando a la falta de una formación adecuada, el proteccionismo de los grandes mecenas – el clero y los aristócratas- y la condición social del artista).

Hablar de brecha de género y desigualdad en tiempos del Renacimiento o la Era Isabelina suena a anacronismo histórico ante la tardía toma de conciencia colectiva de dicha problemática social, sin embargo, diversas figuras femeninas en lo individual y a lo largo de historia de la humanidad han confiado sin temor en su talento y sentido artístico para defender su lugar en el mundo del arte. Tal es el caso de personajes como la pintora barroca (maestra de un chiaroscuro mucho más dramático y acentuado que el de Caravaggio) Artemisia Gentileschi (1593-1654), artista de la corte y primera mujer en ingresar a la Accademia del Disegno de Florencia, Italia; la escultora impresionista (comúnmente conocida como la asistente y modelo del artista francés Auguste Rodin) Camille Claudel (1863-1943), quien en su propio taller lograra alcanzar un cierto éxito comercial en Francia así como el apoyo de grandes mecenas, marchantes y periodistas de la prensa especializada; la escritora e ilustradora infantil Beatrix Potter (1866-1943), autora de más de veinte títulos publicados en vida y cuarenta millones de copias vendidas en Inglaterra y el resto del mundo; la pintora Art Decó de origen ruso Tamara de Lempicka (1898-1980), importante retratista del siglo XX (quien desarrollara un estilo figurativo, geométrico y glamuroso) con singular preferencia por las figuras femeninas, el lujo, la moda y el erotismo, entre otras.

Beatrix Potter, Easter postcard Foto: https://www.pinterest.co.uk/pin/348466089890774200/
Beatrix Potter, Easter postcard Foto: https://www.pinterest.co.uk/pin/348466089890774200/

En el caso mexicano, más allá de la ahora popular pintora Frida Kahlo (1907-1954), el pabellón de las artes cuenta con grandes lumbreras como la escritora Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695), la pintora María Izquierdo (1902-1955), la muralista Aurora Reyes (1908-1985), la pintora y poetisa Carmen Mondragón mejor conocida como Nahui Ollin (1913-1978), la fotógrafa Dolores Martínez de Anda mejor conocida como Lola Álvarez Bravo (1907-1993), la poetisa y activista social Rosario Castellanos (1925-1974), la cuentista Elena Garro (1916-1998), la escultora Helen Escobedo (1934-2010) y la video-artista Pola Weiss (1947-1990).

Una invitación a conocer las historias de vida de estas y otras fabulosas artistas es a la par una oportunidad de educarse, creer y participar en la lucha por la igualdad de oportunidades en todos los terrenos de la vida profesional, y es también una invitación a confiar en el talento de las niñas y niños de nuestro entorno (sin importar su condición económica, su representación de etnicidad o su país de origen), así como en el poder de las artes para mejorar la situación actual del mundo en el que vivimos.

Foto: reseau-canope.fr
Foto: reseau-canope.fr

[1] A principios del siglo XX, la Internacional Socialista con sede en Copenhague fijó el 8 de marzo (que por aquel entonces era más bien el último domingo de febrero, según la costumbre del calendario juliano usado en Rusia antes de la caída del zar), fecha reconocida y ratificada a nivel mundial por la ONU hasta el año de 1975, para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Fue elegido esa fecha debido a que precisamente ese día de marzo del año1917, durante la Primera Guerra Mundial, las mujeres trabajadoras de Rusia se declararon en huelga de actividades en demanda de “pan y paz”. Esto como parte de un movimiento global para lograr el sufragio universal y honrar la memoria de las más de 140 víctimas (en su gran mayoría, mujeres muy jóvenes, todas ellas trabajadoras inmigrantes italianas y judías) que murieron injusta y trágicamente en el incendio de la fábrica Triangle en la Ciudad de Nueva York el 25 de marzo de 1911.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Delia Bolaños

Maestra en Historia del Arte y Patrimonio por la Universidad de Burdeos y licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Especialista en arte moderno y contemporáneo, asesora de difusión y comunicación cultural y amante del arte urbano. Escritora de tanto en tanto, melómana, lectora empedernida y hermeneuta. Orgullosamente mexicana y apasionada ciudadana del mundo. Cazadora gastronómica y fotógrafa profesional.

Te puede interesar

FOTO: Twitter @EnriqueOchoaR

PRI lanza protocolo contra violencia política de género

Comparte en WhatsAppMéxico, 8 Mar (Notimex).- El líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, encabezó ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>