El principio del tiempo / Opinólogía / La U de G y su sínodo obtuso

La U de G y su sínodo obtuso

Por: Noé Mijangos



Los órganos colegiados como las universidades, remiten sus antecedentes hasta la Edad Media. Esa manera de ver las cosas a partir del formalismo en la vestimenta, se debió a un rigor por entablar audiencia con las instancias papales, que en aquella época pecaban de insidiosas con respecto de los universitarios que hermanados a sus profesores encaraban las exigencias burdas de un formalismo recalcitrante. Los príncipes tuvieron que dar la pelea al Papa, para certificar los estudios del alto medievo.

Foto: facebook.com/fmorando
Foto: facebook.com/fmorando

La reglamentación universitaria data de aquella época, para dejar en claro que la organización necesitaba de la audiencia de sus integrantes para defenderse como un todo compartido, en donde no se impidiera la noción de unidad, antes bien, se restableciera el orden ante cualquier estado de impureza ocupacional de sus miembros. A la disciplina como el derecho enclaustrada en los principados que conforman la Italia actual, le siguieron en París la teología y la medicina, para llegar a las universidades inglesas de Oxford y Cambridge, que atendían los altos estudios de las matemáticas y ciencias naturales.

La audiencia es una institución universitaria por excelencia, inicia con un protocolo de apertura para después escuchar al sustentante y determinar la admisibilidad del procedimiento procedente o su desechamiento por causa justificada. Quien determina si un acto protocolario procede o no en realidad no se encuentra en manos del académico, sino de la asamblea que precede la calificación de un acto. Una asamblea necesita una audiencia que renueve sus esperanzas como agente histórico de cambio. Los universitarios constituían un cuerpo sólido por sus virtudes de frente común ante las condiciones sociales de opresión, crecimiento regional y dominio de los imperios que ameritaban vasallaje listo y fácil.

En la universidad la razón es más importante que la justificación racional. Tener una idea y desarrollarla mediante los modos humanos de crecimiento económico, social o cultural preceden a la orden de un soberano, el monumentalismo arquitectónico o el reconocimiento otorgado por la mejor obra generada como sociedad. La forma es fondo, sólo cuando el fondo capitaliza la inclusión y la forma es una consecuencia hermanada del pupilo con su maestro. De esa manera, llegar a un examen profesional con vestimenta sencilla (Playera, mezclilla y tenis) podría dejarse al arbitrio del sustentante, en tanto el sínodo se aprecie culto, desprejuiciado y sus actos induzcan las maneras más propias para concretar el hecho para el cual fue convocado, que amerita puntualidad, secuencia de intervención de las partes y deliberación.

El caso de Francisco Joel Morando (Paco Morando), sustentante del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad de Guadalajara, acaparó la atención de las redes sociales al exponer en un video que se viralizó, la suspensión de su propio examen profesional, por la justificación racional vertida por el sínodo de que su vestimenta no era congruente con el acto protocolario en puerta. En ningún momento se escucha de parte de sus sinodales el artículo violado, que al no existir le asiste el efecto de inconstitucionalidad e ilegalidad. Eso hubiera sido suficiente para que la asamblea de profesores y estudiantes lo revisara en el próximo consejo universitario. Las manos del profesor que encara principalmente al universitario demuestra incongruencia al mantener kinestésicamente las manos en los bolsillos de su pantalón. En ningún momento los sinodales presentan razones de peso, sólo se dedican a criminalizar el acto y a darle una salida que afecta los intereses del sustentante y del que le hacía compañía en ese trabajo recepcional, donde afortunadamente dicho examen se libró en otra fecha posterior.

En el audio se escucha al sustentante decir al profesor que suspende el desarrollo del examen, que la importancia sobre ese acto en su vida queda reservada a su criterio. Alude el sustentante a una discriminación velada que el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) de manera oficiosa deberá adjudicar, para iniciar progresos de recuperación sobre actos fallidos del sistema educativo y se genere una relación institucional de compensación social. La vestimenta es una realidad que debería ajustarse a criterios occidentales de estar debidamente confinada a evitar la exposición de la carne, a evitar la promiscuidad. Su uso desproporcionado ya es cuestionable en lugares donde la calidez del trópico no amerita por mucho el saco o la corbata. La evangelización de usar el saco y la corbata peca de inoportuna en algunas regiones donde la sencillez es la regla y la suntuosidad es la excepción.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Noé Mijangos

Profesor universitario, reseña libros (en castellano) de última generación y promotor de jornadas universitarias de divulgación. Articulista en diarios y revistas especializadas. Citadino por devoción, provinciano por vocación. Sugiere debates sobre temas relacionados con: desarrollo sustentable y sostenible, ecología pedagógica, derechos humanos, turbocapitalismo, desterritorialización e hiperconsumo.

Te puede interesar

FOTO: wjhl.com

Campañas en redes sociales, una forma de prevenir la discriminación

Comparte en WhatsAppMéxico, 11 Nov (Notimex).- La Comisión Especial sobre la no Discriminación se pronunció ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>