El principio del tiempo / Opinólogía / Las circunstancias del poder

Las circunstancias del poder

Por Josafath Villegas


En la columna anterior La verdadera Estafa Maestra hablé sobre el voto irracional, recibí una gran cantidad de comentarios de nuestros lectores y muchas personas más me han ido comentando a lo largo de estos días dos importantes cuestionamientos: ¿qué causó que la gente votara de manera irracional? Y ¿qué tan culpables son el PRI y el PAN de lo acontecido?

Primero hablaremos del PRI y del PAN, esperando poder satisfacer un poco el morbo de los lectores, y qué papel real tuvieron sus dirigentes, militantes y simpatizantes en sus derrotas en esta elección 2018, cuáles fueron sus verdaderos factores internos que llevaron en el caso de PRI, a obtener la menor votación histórica en una elección presidencial y en el caso del PAN, a la caída estrepitosa del dirigente y “joven estrella” que una elección anterior, contra todo pronóstico, logró el mayor número de gobernaturas para su instituto históricamente.

Hablamos de Ricardo Anaya, hasta el 2018, joven estrella de su partido y constructor de algo que, a mi parecer, nada tiene que ver con la ideología con la que fue constituido su partido. Desde 2015, tras la salida de Gustavo Madero de la presidencia del PAN, el “niño maravilla” como le decían en las bases de su partido, optó por una nueva manera de hacer política, primero, logró rebasar a los consentidos ‘calderonistas’, tarea nada fácil, y en 2016 logró la victoria en siete de 12 posibles gobernaturas, anunciando lo que prácticamente sería para el PRI, el inicio de un proceso de desgaste político que muy difícilmente podría haber cambiado para la elección presidencial.

Fuente: acontecer.com.mx
Fuente: acontecer.com.mx

Lo importante del caso de análisis es atender dos factores preponderantes en la debacle panista: 1. El alto costo político que provocó Anaya para, en primer lugar, ser presidente del partido sin generar acuerdos con las diferentes fuerzas al interior del PAN, y en segundo lugar, el muy alto costo al autoproclamarse candidato a la Presidencia de la República.

2. Su fallido intento de subsanar los espaldarazsos políticos del panismo, con alianzas contra natura y que previamente en las gobernaturas en las que lanzó el experimento previo, en estados como Durango, Nayarit, Quintana Roo y Veracruz, no obtuvo los resultados esperados.

Para el caso priista, no hay mucho que decir y tampoco mucho en que ahondar, el nivel de credibilidad del instituto político no podía ser peor, derivado de casos de corrupción en diferentes gobiernos y la muy poca capacidad de reacción ante las exigencias de la ciudadanía, creo que todos conocemos nombres como los ‘Duartes’, Villanueva Madrid, Jesús Reyna o Roberto Borge, aunado a innumerables casos de alcaldes acusados de corrupción, desfalcos y otro tipo de delitos de mucho mayor agravio y envergadura.

Como dato curioso, es importante poner en perspectiva la “numerología priista”, que a decir de sus dirigentes a nivel nacional en 2017 había no menos de 10 millones de militantes, según sus registros. En el pasado proceso presidencial el candidato priista tuvo no mas de 7 millones 442 mil votos, habrá que hacer un recuento de militantes y simpatizantes, ya que se rumora en las altas esferas que ni sus familias votaron por sus candidatos; grito desesperado o traición premeditada, eso ya quedará en las conciencias de cada uno de los militantes que no tuvieron un respaldo de su dirigencia y que estaban cansados de los métodos de elección de candidatos.

No hay mas que decir, pero mucho que reflexionar, gobernadores, alcaldes, senadores, diputados, y servidores públicos, sin distinción de partidos e ideologías, son antes ciudadanos y fueron formados en un contexto social que hoy vulnera a México, hoy la corrupción no es de instituciones políticas o gubernamentales, hoy la corrupción tiene nombre y apellido, a esta generación, le tocará formar ciudadanos con principios y valores mas arraigados, que le permita a México en un futuro, tener representantes honrados y preparados.

Para platicar:

  1. En el Estado de México suenan muchos nombres para dirigir al PRI y la renuncia tan esperada ha sido confirmada.
  2. Es la primera vez que se enjuicia a un funcionario público de alto nivel (gobernador), priista, panista, perredista y ahora morenistas, no están exentos.
  3. ¿Y qué fue del PRD? Con 2.8 por ciento de votos está por desaparecer el partido símbolo de la izquierda mexicana.
  4. A usted lector ¿le gustaría que a todos los funcionarios públicos se les hiciera examen de confianza? Se las dejamos de tarea a los legisladores.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Josafath Villegas

Politólogo y administrador, consultor en temas electorales, desarrollo político e imagen pública, exdirector de Coordinación Sectorial y Regional del Instituto Mexicano de la Juventud, fundador y consejero consultivo de organizaciones civiles, diplomados en “Liderazgo en la gestión pública” por la Fundación Ortega y Gasset y “Negociación” por la Universidad de Michigan, México: mi gran pasión, su gente: mi motor. ¡Construyamos juntos el México que queremos!

Te puede interesar

#Opinólogo

El final necesario y esperado

Comparte en WhatsApp Esta por llegar el fin oficial del sexenio de Enrique Peña Nieto, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>