El principio del tiempo / Opinólogía / Las heterotopías: líneas destituyentes

Las heterotopías: líneas destituyentes

Por Luis Jaime Estrada


Una oleada efímera, como casi todas en las últimas décadas, sacudió el espectro político en la Ciudad de México. Después de los ataques perpetrados por grupos de choque dirigidos a estudiantes de la UNAM, siguió una oleada de movilizaciones estudiantiles que junto con la toma de las escuelas y el ejercicio político de las asambleas, asumieron por un par de semanas la conducción de la agenda pública, misma que los medios de comunicación, vociferadores de la coyuntura, alentaron en cada uno de sus espacios.

Marchas, mítines, asambleas, tomas de espacios: el cuestionamiento de la autoridad y las instituciones. Sin embargo, hay algo en estas luchas que ya no funciona, que se queda en cierta impotencia mostrada en la retirada, algunas veces melancólica por un pasado mejor y otras esperanzadora de un futuro más prometedor, pero que inmoviliza el presente, despolitiza hasta cierto punto el ahora.

Fuente: heraldodemexico.com.mx
Fuente: heraldodemexico.com.mx

El asunto de fondo es que el “sí” de la institución, del orden, de la gubernamentalidad, contempla y se alimenta de las resistencias del “no”. Las formas tradicionales de lucha están perfectamente estudiadas, forman parte del repertorio que legitima a las instituciones que se alimentan de cada nuevo borboteo para regenerarse. Porque en el fondo estas luchas plantean una transformación de la institución, la atacan, la enfrentan, se le oponen, pero no se ataca a la necesidad que se tiene de ella.

Estas luchas se expresan todavía en la lógica de la soberanía (constituyente, del Yo), de su recuperación, su ejercicio, su restauración. Y es por esto por lo que los finales son previsibles, pues se ha esquematizado y teorizado hasta el cansancio: lo que continúa al ciclo de movilización es la desmovilización derrotada o la institucionalización del movimiento.

Michel Foucault, a propósito de la sublevación, planteaba la necesidad de producir espacios de heterotopía, de pequeñas resistencias singulares. Heterotopías sexuales, de género, pedagógicas, espaciales, corporales, mentales, políticas, sin embargo éstas han quedado francamente fuera de los planteamientos de las movilizaciones de la tardomodernidad, empeñadas en seguir inútilmente atacando desde esquemas estandarizados destinados a la perpetuación del orden que dicen atacar.

Las heterotopías plantean lo que Deleuze ha denominado líneas de fuga, pero con la característica que no buscan simplemente secularizar el dispositivo, sino profanarlo, desnormalizarlo, sabotearlo, es decir, salir de la lógica constituyente-constituido, y plantearlo en términos de lo que cierto colectivo anónimo francés ha denominado líneas destituyentes.

Destituir no es confrontar a la institución, es salir de su lógica, hacer lo que se espera de ellas en otras latitudes: no se trata (solamente) de mejorar las estrategias pedagógicas en el dispositivo “escuela” sino de plantear una educación fuera de las instituciones, las aulas, las evaluaciones, y fuera de lo que Franco Berardi “Bifo” ha denunciado respecto al “neurototalitarismo” cibernético: la estandarización de la cognición.

La heterotopía es una forma de salir del pensamiento estandarizado, pero sobre todo de destituir y desterritorializar las luchas: sacarlas del esquema de la melancolía y la esperanza, y plantar cara al aquí y al ahora. Tomar decisiones fuera del “no” y de la “hiperpotentia” y plantear como Bartleby un “preferiría no hacerlo”. No esperar que suceda, sino simplemente hacerlo.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Luis Jaime Estrada

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM, con estudios de investigación doctoral en el área de Sociología del delito en la Universidad de Salamanca, España. Colaboró en la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la SEGOB para la elaboración metodológica y conceptual del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia; y como asesor en materia de prevención del delito en la Jefatura del Estado Mayor Policial de la Ciudad de México. Actualmente es profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y Director de Investigación Social en el Instituto Ciudadano para la Gobernanza Democrática S.C. Ha participado como ponente en diversos congresos nacionales e internacionales y ha escrito distintos artículos académicos en torno a la violencia y la inseguridad. Es autor del libro Violencia, discurso y simbolismo de crueldad.

Te puede interesar

#Opinólogo

El trasfondo de la movilización estudiantil

Comparte en WhatsApp Hace unos días los sucesos ocurridos en la UNAM hicieron eco a ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>