El principio del tiempo / Opinólogía / Lecciones de Charlottesville

Lecciones de Charlottesville

Por: Gerardo Garibay



El 12 de agosto la ciudad de Charlottesville, Virginia, se convirtió en el epicentro de un nuevo tornado político. Dentro de ese gran sistema de tormentas en el que están convertidos los Estados Unidos, en estos nada aburridos tiempos de la administración Trump. Para explicarla en pocas palabras: un desagradable grupo de radicales de derecha se reunieron para un evento, y se toparon con un grupo de violentos radicales de izquierda. En medio de la tensión, un militante de ultraderecha arrolló con su vehículo a unos contra-manifestantes, matando a una persona e hiriendo a un par de docenas, en una escena de violencia política que refleja la creciente radicalización del panorama, y que amerita, al menos, tres reflexiones:

  • Los medios provocan. Seamos sinceros, buena parte de la notoria brecha en los Estados Unidos y otras naciones occidentales puede rastrearse directamente a dos grandes “culpables” las noticias por cable/satélite y las noticias por internet. La multiplicación de opciones informativas es una excelente realidad, pero, como toda acción humana, tiene algunas consecuencias negativas. Las dos principales son:

1)La exageración de los conflictos, que utilizan para atraer más auditorio o clicks, generando la impresión de una “guerra” generalizada, a partir de lo que en realidad son sólo algunos inadaptados, y eso aplica tanto para la derecha como para la izquierda.

2) La consolidación de cámaras de eco, es decir, entornos informativos que amplifican y refrendan nuestras creencias previas, sin desafiarlas.

Foto: abcnews.go.com
Foto: abcnews.go.com

Como resultado de la combinación de ambos fenómenos, un conservador puede obtener toda su información en Fox News y Breitbart; un liberal en Jezebel y CNN, y ambos quedar convencidos de que están luchando contra el complot de los contrarios para conquistar el mundo.

  • La historia importa. A primera vista, el motivo del conflicto en Charlottesville (la protesta de la derecha por el retiro de una estatua de Robert E. Lee) es ridículo, después de todo, qué más da que esté o no una estatua en un parque, pero el hecho es que la historia importa, para ambos bandos. La historia importa lo suficiente como para pelear, e incluso como para matar por ella, y aquí hay una gran complicación: la misma historia y el mismo símbolo representan cosas distintas, no sólo para izquierda y derecha, sino incluso para grupos dentro del mismo bando, y por ende el estandarizarla como “buena” o “mala” acarreará necesariamente injusticias.
Foto: abcnews.go.com
Foto: abcnews.go.com
  • Los radicales en nuestro “bando”. Seamos liberales, conservadores, socialistas, libertarios, anarquistas o fascistas, el hecho es que en “nuestro bando” hay radicales que usan la ideología como una careta para desahogar frustraciones y justificar la violencia. ¿Cómo distinguirlos? Diferenciando con base no en lo que odiamos, sino en lo que amamos.

Por ejemplo, Juan, Pedro y Luis pueden repudiar el comunismo, y eso aparentemente los hace parte del mismo lado en el debate al respecto. Sin embargo, mientras que Juan y Pedro rechazan al comunismo porque aman la libertad individual y el derecho a la libre empresa, Luis lo rechaza porque ama el nacionalismo y la raza. Por lo tanto, la diferencia entre Juan, Pedro y Luis está en lo que aman, no en lo que odian.

Foto: thehill.com
Foto: thehill.com

En consecuencia, la clave para no caer en el mismo balde de bilis de los radicales en nuestro “bando” es necesario que pongamos como prioridad aquello que amamos, y no aquello que rechazamos; es necesario definirnos en “pro” de algo, más que en “contra” de otra cosa.

Y es necesario que cada bando controle a sus locos. Por favor.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Gerardo Garibay

Católico en la fe y libertario en la política. Profesor universitario, escritor y analista político. Maestro en Política y Gestión Pública y licenciado en derecho por la Ibero León. Durante los últimos 13 años mis artículos han aparecido en medios impresos y electrónicos en varios países. Soy autor de dos libros: “Sin Medias Tintas” y “López, Carter, Reagan”. Creo en personas libres y mercados libres.

Te puede interesar

FOTO: AFP.com

Cumbre histórica Trump-Kim alumbra un acuerdo con muchas interrogantes

Comparte en WhatsAppSingapur, 12 Jun (AFP) – Donald Trump y Kim Jong Un celebraron el martes ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>