El principio del tiempo / Opinólogía / Ley de crecimiento exponencial

Ley de crecimiento exponencial

Por: Alejandro Bonifaz



El inicio de la carrera de Derecho lleva consigo la materia “Introducción al estudio del Derecho” como herramienta para que el estudiante posicione sus pensamientos y formación dispersa en la doctrina misma de la ciencia jurídica o lo que muchos maestros se han encargado de propugnar, el licenciado en Derecho no estudia sólo leyes.

Precisamente uno de los exponentes más memorables de la materia referida, fue don Eduardo García Máynez, quien en sus primeras páginas refiere la diferencia entre “Normas de conducta y Leyes naturales”; Las leyes naturales tienen como finalidad la explicación de relaciones constantes entre fenómenos, las normas tienen el fin de provocar comportamientos, las leyes de la naturaleza no son enlaces entre hechos, sino fórmulas destinados a explicarlos. La ley no produce fenómenos o realidades, simplemente revela sus antecedentes y consecuentes (…)[1]

En tal caso, hablar de la Ley de crecimiento exponencial es alejarnos de la constante jurídica para centrarnos en otra rama científica, o al menos en uno de sus exponentes, Thomas Robert Malthus. La ley Malthus (como las Leyes de Newton) concuerda con la explicación de García Máynez, pues ésta refiere un fenómeno (“Natural”) por demás interesante.

Foto: ecodias.com.ar
Foto: ecodias.com.ar

El crecimiento poblacional expuesto en Ensayo sobre el principio de la Población o tesis de Malthus, explicaba que la variación de una constante o de una magnitud en el tiempo es proporcional a su valor, lo que implica que crece cada vez más rápido en el tiempo, ello quiere decir que la constante de una población varía de manera proporcional (o crece más rápido) con el paso del tiempo. Así es posible explicar cómo la cantidad de personas que habitan en el mundo pasaron de los 2mil millones de habitantes en 1920 a los 4 mil millones en 50 años (1970), desde entonces a los más de 8mil millones de habitantes en la actualidad y la constante continúa.

La tesis de Malthus en realidad recoge el principio de progresión geométrica presente en la naturaleza, como en la biología a través de las células. Sin embargo, la importancia de ésta consistió en el fallido pronóstico de hambruna que en su momento creyó ocurriría; esto es así porque Malthus aseguraba que si la población seguía tal curso, habría un colapso de la raza humana al escasear alimentos o por la explotación de los recursos naturales. Probablemente Malthus no erró en su predicción, sino en el tiempo que ocurriría, mismo que hoy pareciera acercarse.

Precisamente en éstos tiempos tan convulsos de la naturaleza, la “Ley Malthus” cobra mayor fuerza. Es probable como se explica, que la ley se convierta en realidad; a mayor cantidad de habitantes mayor demanda en la explotación de los recursos naturales, mayor contaminación, mayores problemas de salud, mayores necesidades alimenticias, etc.

Ésta situación bien conduce a creer en las afirmaciones antiguas que refieren al mundo purgarse de sus problemas a través de fenómenos naturales, plagas, virus, etc., para menguar las causas que lo enferman. No en vano Maquiavelo decía:

Cuando todas las provincias del mundo estén tan repletas de habitantes que no puedan vivir donde están ni trasladarse de un sitio a otro, el mundo se purgará así mismo[2]

Imagen: tn.com.ar
Imagen: tn.com.ar

El terremoto en Chiapas, Oaxaca y gran parte de la república, así como los tres huracanes que azotan el mundo, si bien impredecibles, implican una deducción causal del accionar del hombre. En tal caso, no podemos recurrir o pensar que la solución de los problemas se encuentra en las normas jurídicas o regulaciones que deberían hacerse, porque no se trata de un problema estrictamente normativo, sino un problema natural-social.

Es momento de tomar conciencia del daño que causamos al planeta, pero sobre todo de la rapidez en cómo se presentan tales fenómenos naturales.

[1] Eduardo García Máynez, “Introducción al estudio del Derecho”., Editorial Porrúa. 64ª Edición, p. 5

[2] Cfr. Dan Brow, Inferno. Editorial, Planeta. P. 127

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Alejandro Bonifaz

Licenciado en Derecho por la FLDCH. Aspirante a Master in SportsLaw Becario de la AMC y SCJN. Investigador en Potencia. Amante de los Deportes. Campeón Estatal y Regional en Concursos del Nuevo Sistema de Justicia Penal Coautor del libro “Tópicos selectos de Propiedad Intelectual” Ediciones Nueva Jurídica.

Te puede interesar

#Opinóloga

Nuestra huella ecológica, al final no ha sido nada ecológica

Comparte en WhatsApp Antes que el ser humano habitara la tierra, los gases de efecto invernadero ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>