El principio del tiempo / Opinólogía / Libertad de expresión y encargo público

Libertad de expresión y encargo público

Por: Carlos López Kramsky


Los derechos humanos no son absolutos, es decir, una persona no puede hacer algo violando otros derechos so pretexto de que está ejerciendo uno de los suyos. Todos los derechos humanos tienen límites y esos se fijan por los de terceros. En muchos casos los límites son claramente distinguibles, pero hay otros en los que estas fronteras son difíciles de trazar.

Foto: elmundous.com
Foto: elmundous.com

Uno de los derechos que tienen más dificultades para construir estos límites es el de la libertad de expresión, pues si bien los estándares internacionales, la teoría e incluso la legislación nacional han explorado a profundidad sus recovecos, aún existen zonas grises que frecuentemente –aduciendo un ejercicio hermenéutico- permiten que se instauren debates sobre lo que una persona puede o no hacer cuando ejerce este derecho; el 6 de marzo atestiguamos un claro ejemplo.

De forma por demás extraña, la senadora Angélica de la Peña Gómez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República, promovió una moción de procedimiento en contra de su homólogo Ernesto Cordero Arroyo, presidente de la Mesa Directiva del Senado. De acuerdo con el artículo 111 del Reglamento del Senado, esa moción tiene como propósito reclamar las resoluciones del presidente de la Mesa Directiva que se apartan de la normativa aplicable.

Foto: elmundous.com
Foto: elmundous.com

La senadora de la Peña argumenta en su moción que el senador Cordero ha expresado constantes opiniones en contra del candidato presidencial del frente integrado por los partidos Acción Nacional (PAN); de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), Ricardo Anaya Cortés, lo que se aparta de su deber como presidente del Senado. El punto central de la argumentación de la senadora es que al ser materialmente imposible separar su persona del encargo que tiene conferido, el senador Cordero debe conducirse en todo momento con imparcialidad, pues toda opinión que emita se considera como una expresión del presidente y no de su persona. Voy a dejar de lado la suspicacia que apuntaría a que la senadora promovió la moción por instrucciones de Ricardo Anaya, como una forma de detener las opiniones negativas que sobre él se han vertido en los últimos días y me voy a concentrar en el tema de fondo: ¿Tiene razón la senadora de la Peña al señalar que el presidente de la Mesa Directiva no debe emitir opiniones o expresar simpatías porque su encargo se lo impide?

Foto: informandomexico.com.mx
Foto: informandomexico.com.mx

Reconociendo que puede haber un debate sobre diversos puntos, mi respuesta –basada en la aplicación teórica y práctica de los derechos humanos- es que la senadora de la Peña trata de limitar un derecho humano sin razón. Explico. La persona humana tiene derechos inherentes de los que no puede separarse por ninguna causa; estos derechos son aquellos que están fundados en el reconocimiento de la dignidad y de la autonomía de la persona. Son esas prerrogativas las que se nos reconocen a todos por el mero hecho de ser persona; negárselos a alguien equivaldría a despojarlo de dignidad y autonomía, equiparándolo a un robot o a un animal. La libertad de expresión es uno de ellos, pues comprendido en todas sus dimensiones, este derecho nos permite ser partícipes de un entramado social y, a la vez, distinguirnos en nuestra individualidad a través del pensamiento, la palabra y la información.

El senador Cordero, antes de ser legislador y presidente de la Mesa Directiva, es una persona humana que tiene reconocidos todos los derechos humanos y, por ende, es totalmente legítimo que los ejerza y que no los limite por un encargo o empleo. Probablemente podría auto limitar su ejercicio por cuestión de prudencia, pero esa es una decisión que solo debe ser asumida por él mismo. Defender la libertad de expresión de todos es un requisito sine qua non de la democracia.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Carlos López Kramsky

Abogado, Maestro en Derecho Constitucional y Doctor en Derecho por la Universidad Marista, Campus Ciudad de México; tiene estudios de maestría en Derechos Humanos y Democracia por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); diplomado en Análisis Político por la Universidad Iberoamericana y en Diversidad Cultural, Políticas Públicas y Derechos de los Pueblos Originarios de México, por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Ha sido catedrático en diversas universidades, asesor legislativo y servidor público en el Gobierno Federal.

Te puede interesar

FOTO: Twitter @navarreteprida

México y EU mantendrán diálogo en la actual administración

Comparte en WhatsAppMéxico, 13 Jul (Notimex).- El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, sostuvo una ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>