El principio del tiempo / Opinólogía / Lo inexplicable: votar por el PRI

Lo inexplicable: votar por el PRI

Por: Iñaki Berenzon



Lo inexplicable: votar por el PRI Votar por el PRI en 2018 parece inexplicable. Este sexenio ha estado plagado de escándalos. El prestigio del presidente Peña Nieto, junto con el de su partido, el PRI, en estos seis años, cayó en picada. Empezamos con Ayotzinapa. Siguió la Casa Blanca. Después, vino Tlatlaya. Y mientras tanto, por un túnel, Joaquín “el Chapo” Guzmán dejaba en ridículo a las agencias de seguridad del Estado mexicano.

Como bola de nieve, los escándalos se acumulaban mes tras mes. Padecimos el socavón de Ruíz Esparza, el departamento de Rivera en Miami, la Estafa Maestra y las denuncias de espionaje a periodistas e integrantes de la sociedad civil mediante el software Pegasus. Después Peña Nieto, junto con Videgaray, tuvo la feliz ocurrencia de invitar a Donald Trump a Los Pinos. La rechifla y las mentadas de madre no se hicieron esperar.

Foto: Revista Proceso
Foto: Revista Proceso

A Peña Nieto tampoco le ayudaron para nada los gobernadores priistas. Observamos, con asombro, en este sexenio, como se caía, poco a poco, el “nuevo PRI” que tan afanosamente presumía el mexiquense cuando llegó al poder. Ahí están las severas acusaciones de corrupción en contra de ex gobernadores como Javier Duarte, Roberto Borge, César Duarte, Rodrigo Medina y Fausto Vallejo.

En fin, al PRI no le ha ido bien en los últimos seis años. Parecería, entonces, que, para este momento, el PRI estaría en la lona. Se esperaría, después de tanto escándalo, que el tricolor abandonara Los Pinos después del 1 de julio de 2018. Desde hace meses se pronosticaba que los votantes le cobrarán en las urnas a Peña Nieto desde la Casa Blanca hasta Frida Sofía, pasando por el gasolinazo.

Sin embargo, después del destape de José Antonio Meade, las encuestas revelaron que el PRI puede dar la pelea en la elección presidencial. La encuesta de GCE, de Liébano Sáenz, reveló que Meade tiene, hasta el momento, 23.2% de los votos. El Financiero publicó que Meade tendría hasta 20% de las preferencias. Por su parte, Reforma mostró que el ex secretario de Hacienda obtendría 17% de los votos.

Parece, para muchos, inexplicable que alguien, todavía, pueda votar por el PRI. Si en 2018 hay una tasa de participación de 60%, hasta ahora, el PRI, con el pronóstico más reservado, obtendría casi 9 millones de votos ¿Cómo explicamos que millones de mexicanos quieran votar por el tricolor después de este sexenio? ¿Qué hay detrás del voto priista?

Primero, es importante señalar que los votantes del PRI no son homogéneos. Es decir, no todos votarán por Meade por las mismas razones. Actualmente, según el Instituto Nacional Electoral, el PRI tiene 5 millones de militantes. Sin duda, quienes se asumen priistas, votarán por el tricolor por lealtad, disciplina e identidad partidista. No son pocos los que se declaran abiertamente priistas. El tricolor tiene el apoyo de sectores sociales importantes como la CTM, la CNC o la CNOP. Ahí está la llamada “maquinaria” priista.

Foto: Azteca Noticias
Foto: Azteca Noticias

Pero ¿Y los que no son militantes? ¿Por qué un ciudadano sin filiación partidista votaría por la continuidad del PRI? Aquí el anti-lopezobradorismo juega un papel fundamental. En México, millones de personas ven con terror la candidatura presidencial de AMLO. Más allá de la verosimilitud y lo exagerado del discurso, hay muchas personas que ven en López Obrador al Hugo Chávez mexicano. O que vislumbran a Andrés Manuel como un personaje anticuado, sediento de poder y agresivo. Muchas personas temen que AMLO ponga en peligro la economía nacional con un gobierno populista e irresponsable al estilo Venezuela.

Así, habrá muchos que voten por Meade como una forma de frenar a Andrés Manuel. Es el voto útil del miedo populista. Es el voto que vislumbra con terror la cercanía de algunos militantes de Morena con el régimen de Maduro. Es el voto que ve con preocupación la amistosa relación entre el Partido del Trabajo, aliado de MORENA, y el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un.

También hay quienes votarán por Meade porque lo vislumbran como un funcionario público honesto, preparado y capaz ¿Lo es? Eso, electoralmente, no es importante. Las campañas electorales se basan en percepciones, en la construcción de imágenes, en la consolidación de estereotipos. Meade es, por lo menos en la imagen que proyecta, un candidato con una preparación académica y profesional impresionante.

Por último, hay personas que votarán por el PRI porque han obtenido beneficios económicos y/o políticos en este sexenio. O porque obtendrán algo a cambio. Aquí entran desde los que tienen contratos millonarios con el gobierno de Peña Nieto hasta los millones de ciudadanos que cambiarán un monedero electrónico de Soriana por un voto para el Supersecretario. También caben los miles de servidores públicos de la burocracia federal que anhelan mantener su puesto, sus salarios y sus prestaciones.

Foto: Expansión.mx
Foto: Expansión.mx

Lo inexplicable, si se piensa con detenimiento, ya no lo es tanto. Votar por el PRI, para millones de mexicanos, es la mejor alternativa ¿Lo será para el país? Eso lo decidirá la historia. Mientras tanto, dar por muerto al PRI, a ocho meses de la elección, es una estrategia peligrosa y un pronóstico bastante arriesgado. Si fuera ustedes, yo no apostaría por la derrota del tricolor. Los dados están en el aire. Y falta mucho para que caigan.

Las IES de Iñaki

  • La ley de seguridad interior es un error por donde se le vea. Usar a los militares para labores de seguridad pública nos ha traído un mar de sangre en los últimos diez años. A los legisladores se les olvidó que un soldado, a diferencia de un policía, no entrena para detener al enemigo. Los militares, pensando en la guerra, están capacitados para matar al adversario, no para procesarlo.
  • López Obrador declaró el sábado que ofrecerá amnistía a los narcotraficantes cuando llegue al poder en 2018 para pacificar al país. Pienso en quienes perdieron a un hijo, un hermano o un padre en esta guerra. Por mi mente pasan los llantos de miles de padres o madres cuando se enteraron que su hija fue violada por un narco. Ante tanto dolor y sangre ¿Podrán ellos perdonar?

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Iñaki Berenzon

Chilango orgulloso. Amante de la cerveza oscura. Estudiante de Política y Administración Pública en El Colegio de México. Su mayor pasión: la política. Lo segundo más importante: el fútbol. Interesado en temas de gobierno abierto, violencia y democracia en México. Ha colaborado como asesor en comunicación política en diversas instituciones públicas y privadas a nivel federal y local. Prefiere convivir con locos y tiene miedo de las oficinas. Para escribir, como Óscar Wilde, cree que sólo hay dos reglas: tener algo que decir y decirlo.

Te puede interesar

#Opinóloga

Cuando el algoritmo nos gobierna

Comparte en WhatsApp Lo público, lo privado y lo íntimo van desdibujando sus fronteras en ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>