El principio del tiempo / Opinólogía / Lo prometido es deuda ¿cuánto nos deben los políticos?

Lo prometido es deuda ¿cuánto nos deben los políticos?

Por: Alejandro Juárez



Viendo la presente temporada del fútbol mexicano, noto que el Cruz Azul va bien. Sus aficionados están ilusionados, creen que esta vez su equipo sí les dará la alegría de ser campeones y romper con la maldición.

Esto me hace pensar que en México las elecciones son como una liguilla democrática, en la cual unos cuantos equipos juegan, pero en la que todos le vamos al Cruz Azul.

El Cruz Azul cada torneo llega con nuevos bríos, reforzado, le da esperanzas a su afición de que esta vez (sí, ésta), sí serán campeones. Hacen de todo, empiezan a jugar, ganan partidos, avanzan y en el momento decisivo… se desinflan. Eso mismo pasa con cada uno de los candidatos en México. Los que son nominados prometen “el cielo y las estrellas”:

“México ahora sí progresará, habrá justicia y empleos para todos, se terminarán la corrupción y la violencia…”

Y cuando llegan al hueso, se desinflan…

Foto: agoranews.es
Foto: agoranews.es

Mediocres resultados son el común denominador de los gobiernos a nivel local, estatal y federal y es que, en la lógica política, “prometer no empobrece”, pero en la realidad sí lo hace y mucho. Le resta valor a la palabra, y con eso, empobrece la idea de que la ley, la política bien llevada y la democracia son los pilares de la vida nacional. Empequeñece el anhelo de que cumplir y hacer respetar el estado de derecho, nos sacará adelante. Mezquinamente fortalece ideas como “¿qué tanto es tantito?”, “al fin que no pasa nada”, “el que no transa, no avanza” y otras frases que sepultan el futuro de millones de mexicanos.

Esa patética realidad de prometer y prometer sin cumplir, abusando del hambre de justicia de la gente, ¿a dónde nos lleva?, ¿qué alternativas tenemos los ciudadanos para aspirar a que nuestra calidad de vida como país mejore? Para muchos esta pregunta es una pérdida de tiempo. Pienso que no es así.

Una característica de la democracia es que los ciudadanos elijan una opción para que la vida nacional mejore, pero en esencia, eso no ocurre y es porque lxs candidatxs elegidxs no están obligadxs legalmente a dar buenos resultados.

Foto: periodistasquintanaroo.com
Foto: periodistasquintanaroo.com

¿Cómo podemos hacer que cumplan por lo menos algo de lo que prometen? ¿No les gustaría saber que al final de una administración, por lo menos algo, una cosa, un problema de los muchos que hay en México, quedará solucionado o mejorará? Pienso que a muchos sí les interesaría. Mi propuesta sería impulsar una Ley de Resultado Garantizado. Una herramienta ciudadana que obligará a los candidatos presidenciales a cumplir una de sus promesas de campaña a cabalidad, de forma transparente, profesional, con vigilancia independiente y en un tiempo determinado de su mandato y que, de no ser así, tendrían que renunciar a lo más preciado y que la gran mayoría de los políticos aspiran: el poder.

La dinámica:

  1. Lxs aspitantes eligen un problema nacional a resolver, ejemplo: embarazos en adolescentes.
  2. Si salen electos, observadores independientes y oficiales evalúan el problema.
  3. Trazan un plan y se implementa.
  4. Se fiscaliza, se transparenta y se rinden resultados.
  5. Si a los cuatro años de gobierno, México no es mínimamente el tercer lugar a nivel global en la resolución del problema, el Ejecutivo deberá renunciar.

Este es un resumen básico. Para muchos sonará inalcanzable, pero es cierto que si en un trabajo, alguien no da resultados, es despedido. ¿Por qué eso no ocurre en gobierno?

Exijamos buenos resultados. No esperemos las siguientes elecciones para pasar facturas. A la clase política no le pesa, a México sí.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Alejandro Juárez

Fotógrafo. Licenciado en Diseño y Comunicación Visual (ENAP-UNAM), con un posgrado en Mercadotecnia y Publicidad (La Salle). Se desempeñó como Teniente de Corbeta en la Secretaría de Marina-Armada de México de 2007 a 2015 como fotógrafo. Condecoraciones: Mención Honorífica (Labor humanitaria en Haití). Operaciones de Alto Impacto (Combate al crimen organizado). Las opiniones son a título personal y no representan la postura de la SEMAR.

Te puede interesar

#Opinólogo

PAN: la lenta sangría de la cerrazón

Comparte en WhatsApp Si en algo coinciden buena parte de los análisis acerca de la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>