El principio del tiempo / Opinólogía / “Los Intocables”

“Los Intocables”

Por: Tadeo RC



La reciente fuga de un prominente delincuente de un centro de reclusión local en Sinaloa, llamó la atención no solo sobre la ruina del sistema penitenciario –que ya ha sido exhibida en varias oportunidades en los últimos meses– sino también respecto de la facilidad con la que el Poder Judicial se ha permitido emitir resoluciones que favorecen a los delincuentes.

FOTO: wikimapia.org
FOTO: wikimapia.org

Juan José Esparragoza alias “El Negro”, integrante del Cártel de Sinaloa, se encontraba en una cárcel local (precaria y obsoleta) a pesar de haber sido aprehendido para enfrentar uno o más procesos penales por delitos graves del orden federal. Se encontraba ahí –según se informó– a consecuencia de una resolución judicial que le es favorable en un juicio de amparo que interpuso.

No me quedaría con ese ejemplo y pondría sobre la mesa el caso del exgobernador Rodrigo Medina de la Cruz quien una y otra vez ha sido salvado por los juzgadores de permanecer en custodia pese a enfrentar gravísimas acusaciones. Y mientras unos equivocan el sentido del debate, creo que es preciso puntualizar que no son los “jueces garantistas” lo que debe preocuparnos, ni el hecho de que las resoluciones busquen favorecer a aquellos que se dicen víctimas de arbitrariedad o injusticia. No.

Lo que debe preocuparnos –y ocuparnos– es el cheque en blanco (patente de corso, le llamaría yo) con el que los miembros del Poder Judicial asumen que operan, no solamente en el ámbito penal sino en todos los demás.

Por la gracia de la “plenitud de jurisdicción” y la “autonomía” de las que todo juzgador debe gozar, se cometen sistemáticamente toda clase de atropellos por los que nadie se ha ocupado de responder. Y ahí yace la problemática.

El Poder Judicial, como cualquier otro poder público, debe encontrarse sujeto a contrapesos efectivos y abierto al más riguroso escrutinio de sus funciones. No puede escapar a la rendición de cuentas –propiamente entendida– a la que en teoría están obligados todos los servidores públicos en un sistema que aspira a convertirse en un Estado Democrático de Derecho.

Deben responder por sus actos y debemos exigírselo como lo hacemos –o deberíamos de hacer– con los agentes del Ministerio Público torpes o corruptos –o torpes y corruptos como lo son la mayoría– y con los responsables de los cuerpos policiales e incluso los mismos encargados de legislar, que usualmente exhiben sus defectos sin la necesidad de un minucioso recuento de sus actos.

Siempre estamos levantando la voz por tener mejores legisladores, mejores gobernantes, pero –he notado– a veces la opinión pública se olvida de demandar mejores juzgadores y de emplear los mecanismos para que rindan cuentas.

Ellos siempre se han escudado con la frase sacramental de que “se resolvió conforme a derecho” pero creo que es momento de dejar de darla como la excusa universal y hacer lo que a cada quien nos toca para lograr que respondan por sus acciones en los casos en los que se hayan apartado de la legalidad y de los principios que rigen al servicio público. No son intocables.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Tadeo RC

Bloguero independiente, actualmente autor en Advox y Global Voices; antes colaborador en Sopitas.com. Los temas de interés son rendición de cuentas, transparencia, derechos fundamentales y todo sobre la #CDMX. Ocasionalmente escribo de deportes y cine.

Te puede interesar

#Opinólogos

Evaluación de los MP’s en Sistema de Justicia Penal en México

Comparte en WhatsApp Para optimizar el desempeño de las diversas fiscalías o procuradurías de justicia ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>