El principio del tiempo / Opinólogía / Los poderosos frente a la derrota

Los poderosos frente a la derrota

Por: Alejandro Robles


¿Qué sigue para los que la Presidencia de López Obrador significa una amenaza?

Hay en el imaginario la imposibilidad de que les toque perder a los que siempre ganan. Los que se sienten dueños de México no aceptarán que perdieron con todo y fraude, con todo y el dinero.

Fuente: Proceso
Fuente: Proceso

Sabemos lo que el pueblo hace ante la derrota: denuncia el fraude, protesta, algunos combaten al gobierno espurio y la mayoría regresa a la vida diaria.

Hay un control de daños por el fraude, pero no sabemos hasta dónde llegará el puñado de ultramillonarios cuando el resultado supere al fraude y confirme que López Obrador es elegido por la mayoría de los mexicanos.

A unas horas de la elección se resisten a reconocer la inminencia de la mudanza oficial, están aferrados al fraude, su aparato crítico se desgañita infundiendo miedo, su miedo ante la falta de garantías a su riqueza.

El amor y paz les es insuficiente, ven en él en realidad a un orate al que suponen que eso de que quiere hacer historia en realidad es una cantaleta que seguramente oculta su deseo verdadero y natural de hacer fortuna.

La tregua de la oligarquía es inexistente, está en abierto combate contra López Obrador, sencillamente porque no es su candidato, están acostumbrados a que todo es suyo y lo que no, lo compran.

Están frente a la encrucijada entre irse hasta las últimas consecuencias y hacer que el Instituto Nacional Electoral (INE) declare un resultado en abierta contradicción con la votación recibida en las casillas y sostener el fraude a punta de metralla o asumir su nueva e inédita condición de opositores.

¿Por qué habrían de aceptar el resultado democrático?

Ser dueños de México y devolver el país a la causa del pueblo es una inocentada para la mentalidad del oligarca, el país les pertenece porque sólo ellos saben hacer riqueza.

‘Los pobres son pobres por huevones’, y en política todos son iguales, la política es un mal que mientras menos cueste mejor y el costo que lo pague el pueblo. El gasto público es cosa de los pobres por eso ellos son los que han de pagar impuestos hasta en medicinas y alimentos.

Esa es la mentalidad de la oligarquía, vive del pueblo y se asume propietaria del país, es una poderosa minoría rentista, que goza del usufructo de la riqueza nacional y de los negocios al amparo del poder.

Perder el poder a través de las urnas es inaceptable. Los nadies tienen derecho a gozar de la satisfacción de vivir en el mismo país de los hombres más ricos del mundo, pero jamás el derecho a decidir sobre el destino de este país.

A los nadies se les puede llamar ‘chairos’, ‘nacos’, ‘prole’, ‘prietos’ pero que no venga López Obrador a hablar de ‘fifís’, ‘pirruris’ o ‘señoritingos’. Eso sí es rencor clasista de un hombre autoritario el poeta del insulto según Gabriel Zaid.

Este pensamiento oligárquico es el que está en crisis, es el que le echa la culpa de la derrota a la ineptitud del gobierno, es el que no está dispuesto a perder por la buenas lo que ha ganado a la mala.

Estos son los que necesitan una muestra clara de que le pueblo está dispuesto a defender su voluntad y que es capaz de organizarse para hacer algo más que sólo votar o tuitear.

El voto masivo sin concentración masiva está condenado a ser robado, tengamos claro que el propósito es ambicioso, aunque a la vez modesto, se trata de acabar con la opresión de las masas para pasar a la verdadera lucha.

Es ponerle motor a la historia, es hacer que lo pobres tengan derecho a dejar de ser pobres, es la lucha de clases y la condición de que esta lucha se dé en democracia, ese es el México que quiere nacer.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Alejandro Robles

Académico; maestro en derecho por la UNAM; defensor de derechos humanos. Actualmente, activista del Movimiento de Regeneración Nacional. Hombre de izquierda con una militancia en el PRD, por el que fue diputado a la VI legislatura, electo por el distrito XXX de Coyoacán. Padre de dos: hijos Sahara de 6 años y Fidel de 2 años, casado con Sara Zuñiga.

Te puede interesar

#Opinólogo

La duda, que es lo peor

Comparte en WhatsApp ¡La duda me está matando! ¡La duda, que es lo peor! Exclamó ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>