El principio del tiempo / Opinólogía / Marichuy y la larga noche de los 500 años

Marichuy y la larga noche de los 500 años

Por: Ferrer Galván



La población mexicana de origen indígena representa uno de los escalafones más bajos de la angustiante y vergonzosa cadena de racismo, clasismo y discriminación que vive nuestro país, un sistema basado en superioridades absurdas e insostenibles.

En 1517 cuando los europeos llegaron al territorio de lo que hoy es México, se encontraron con sociedades que respondían a lógicas culturales y geoestratégicas que los invasores ignoraban y les temían, por eso las avasallaron, las sometieron y esclavizaron. Para contrarrestar su miedo a lo que no comprendían construyeron una sociedad basada en el racismo, el clasismo y la desigualdad.

Esa sociedad de desigualdades se heredó a la nación mexicana y sigue vigente. Ya no existe en las leyes pero existe en las calles, en las conciencias y las creencias de la gente. Por 500 años los habitantes de lo que hoy es México hemos hecho prevalecer el sistema de discriminación implantado por los invasores.

Foto: eltxoromatutino.com
Foto: eltxoromatutino.com

La población indígena de México, sin duda ha sido la más discriminada y la más golpeada por los prejuicios desde hace 500 años, el temor de los invasores los obligó a vivir en lugares inaccesibles, a esclavizarse, a regalar el fruto de su trabajo y abandonar cualquier sentido de pertenencia con los territorios en los que nacieron.

Nada ha cambiado desde entonces, con frecuencia se dice que los indígenas se niegan a adaptarse a la civilización, pero cuando lo intentan de inmediato se les discrimina. No se trata de que se les imponga un mundo, se trata de que haya un mundo donde su cultura, costumbres y razones estén incluidas, donde los avances tecnológicos y las nuevas ideas que liberan al individuo ayuden al progreso de sus pueblos.

Pero si la población indígena es uno de los más bajos escalafones de la discriminación en México, las mujeres indígenas, están aún más abajo, son víctimas de múltiples formas de discriminación.

La doble moral de la sociedad mexicana se niega a reconocer las costumbres de autodeterminación de los pueblos indios, pero cuando se trata de costumbres que esclavizan a las mujeres todos apelan a los usos y costumbres y no hacen nada. Durante siglos se les impidió a las mujeres indígenas ser propietarias de sus propias tierras, se les negó el acceso a la educación y se les sometió al abandono, la trata, la prostitución y a las violaciones sexuales.

Es por ello que la noticia de que María de Jesús Patricio, indígena originaria de Tuxpan, Jalisco, ha iniciado su proceso para ser candidata independiente a la presidencia de la República es absolutamente simbólica.

Y tal como ha pasado en estos 500 años, el registro de Marichuy como candidata provocó muy diversas formas de discriminación y burlas. A pesar de ello, la de Marichuy es quizá la única candidatura verdaderamente independiente, la única que no pertenece a la clase política, la única que no representa un discurso de centralidad sino un discurso desde los márgenes de la sociedad.

Marichuy fue la portavoz, junto con la Comandante Esther, de la Marcha del Color de la Tierra ante la Cámara de Diputados en 2001; allí frente a quienes hacen las leyes, Marichuy dijo

“Somos pueblos y como pueblos hemos vivido, aun cuando nunca nos hayan reconocido ni plasmado en las leyes”.

Fue uno de los momentos históricos más importantes de la lucha que inició en 1994 el EZLN. Desde la marginalidad, Marichuy tendrá la lectura social más clara de México, podrá tener un discurso contra la exclusión social no solo la excluisión política como el que sostiene la oposición partidista. El suyo será un llamado a colocar las razones de los excluidos en la integración de un nuevo modelo de nación.

Sin duda, la candidatura de Marichuy es la más simbólica para la elección de 2018, sus propias características la dotan de una relevancia histórica, sin embargo, como todos los demás candidatos y candidatas, María de Jesús Patricio tiene que conquistar el voto de las ciudadanas y ciudadanos con algo más que simbolismos, no basta con tener la razón ni la lectura social correcta.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Ferrer Galván

Activista político, interesado en las causas sociales, en la defensa de los Derechos Humanos, la participación ciudadana, las libertades civiles, y en la construcción de un entorno social más justo e igualitario. Ha sido Director de Políticas de Abasto en el Gobierno del Distrito Federal hasta 2011. Secretario Nacional de Movimientos Sociales de Movimiento Ciudadano y miembro de sus órganos de dirección nacionales. Activista en diversas organizaciones de la sociedad civil como la Iniciativa 'Tú Mandas', organización que promueve el Derecho a la Ciudad. Presidente del Consejo Ciudadano de Movimiento Ciudadano en la CDMX y presidente de la Fundación Úrsulo Galván.

Te puede interesar

#Opinólogo

El recuento de los daños

Comparte en WhatsApp Ha pasado poco más de un mes del sismo de 8.2° Richter ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>