El principio del tiempo / Opinólogía / Marihuana en la corte

Marihuana en la corte

Por Fernando Belaunzarán

El prohibicionismo tiene un récord perfecto: ha conseguido exactamente todo lo opuesto a lo que explícitamente se ha propuesto conseguir y no hay mejor ejemplo para demostrarlo que México.

La producción, tráfico y consumo de drogas ilegales se incrementan año con año mientras los jóvenes corren cada vez más riesgos, no sólo a su salud sino también a su seguridad. Las organizaciones del narcotráfico siguen fortaleciéndose con los recursos millonarios que les da el mercado negro, con los cuales arman a sus ejércitos irregulares para enfrentar a sus rivales y a las fuerzas de seguridad que, por cierto, tienen infiltradas a todos niveles, manteniendo en la zozobra a gran parte de la población y en descomposición continua al Estado mexicano.

Foto: tvazteca.com

Los desastrosos resultados debieran ser razón suficiente para cambiar la estrategia y promover alternativas. Sin embargo, la mayoría de los políticos suelen ser reacios a tocar temas con connotaciones morales y prefieren que el país se hunda antes de pensar en ofender a las “buenas conciencias” y perder así potenciales votantes. Esa es la razón por la que el Poder Legislativo ha sido negligente en modificar el modelo prohibicionista, a pesar de su innegable fracaso y los altísimos costos sociales que está causando. Frente a la medrosidad de la clase política, la audacia de los ciudadanos.

Miembros de México Unido Contra la Delincuencia (MUCD) preocupados por el deterioro que el prohibicionismo genera en todos los ámbitos de la vida nacional formaron una AC de nombre “Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante” (SMART) para demandar el reconocimiento al derecho de las personas adultas a consumir marihuana y procurársela de manera legal. Cuatro de ellos, Josefina Ricaño, José Francisco Torres Landa, Armando Santacruz y Pablo Girault, acudieron a COFEPRIS a mediados de 2013 a solicitar el permiso para cultivar cannabis, lo que, tal y como esperaban, les fue rechazado. Contra dicha decisión de la autoridad se ampararon.

Foto: epimg.net

El próximo 28 de octubre la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolverá en definitiva. En este arduo trabajo de más de dos años de litigio ha sido fundamental la capacidad jurídica del despacho de Fabián y Andrés Aguinaco, así como la asesoría técnica y el respaldo de conocedores y comprometidos con el tema como son Fernando Gómez Mont, Luisa Conesa, Lisa Sánchez, Aram Barra y Javier Mancera. Por supuesto, se debe reconocer también el valor, entereza y convicción garantista del Ministro Arturo Zaldívar, quien está dando en su proyecto de sentencia razón a los quejosos. (Aquí pueden leer el documento completo)

En síntesis, Zaldívar reconoce que la prohibición limita de forma severa el alcance, o contenido prima facie, del derecho al libre desarrollo de la personalidad, el cual engloba los de identidad personal, propia imagen, privacidad y dignidad humana, y es fundamental para el ejercicio de la autonomía individual, es decir, para la libertad de las personas –el derecho a ser como se quiere ser–. Si bien, al igual que los demás derechos, no es absoluto, dichos limites legislativos son innecesarios y “desproporcionados en sentido estricto”, en virtud de que los objetivos que persiguen –proteger el derecho a la salud y el orden público– se pueden lograr de igual o mejor manera con otras medidas, tal y como sucede con el alcohol y el tabaco. Es decir, es preferible la regulación a la prohibición –que de hecho, lejos de dar esas protecciones, las ha puesto, al margen de sus intenciones, en mayor riesgo–.

Foto: procannabicos.com

En el proyecto de resolución se reconoce, pues, el derecho a cultivar marihuana para estricto consumo personal, es decir, sin poder comercializarla, con fines lúdicos y estableciendo reglas como el no facilitarla a menores de edad, no consumirla en lugares públicos, no manejar estando bajos sus efectos, etc. Esto basado en estudios científicos que, como el proyecto recoge, reconocen que las “consecuencias permanentes” a los adultos son “poco probables, mínimas y reversibles”.

Frente a la idea paternalista de que el Estado debe decidir lo que es mejor para cada individuo y la tentación absolutista de imponer a la sociedad un modelo único de virtud, el proyecto reconoce que “siempre que se respeten los derechos de los demás, cada ser humano es el mejor juez de sus propios intereses”. No puedo sino suscribir.

Foto: unionjalisco.mx

México, aunque no se reconozca, vive en Estado de Emergencia. La ONU reconoce 153 mil muertos y 26 mil desaparecidos desde 2006, producto de la fallida guerra contra las drogas. Eso en cualquier lugar del mundo representa una crisis humanitaria. Si la prohibición buscaba cuidar a nuestros jóvenes, ha resultado su opuesto: nunca antes han corrido tanto peligro. No hay un sólo caso documentado de muerte de sobredosis mientras que por el combate a su consumo hemos dejado de contarlos.

Espero que los Ministros estén a la altura de las circunstancias y reconozcan el derecho de los ciudadanos a asumir la soberanía de su cuerpo y no rechacen el proyecto de Zaldívar, pues si así lo hicieran validarían la concepción que sostiene una estrategia desastrosa de combate al narco que ha ensangrentado al país. La osadía cívica de los ciudadanos y el carácter garantista de la Corte podrían lograr que México diera el primer paso hacia el cambio de paradigma. A ver si los políticos, y en especial los legisladores, encuentran el valor que les ha faltado para cambiar la política de drogas ahora que otros hacen su chamba.

Acerca de Fernando Belaunzarán

Licenciado en Filosofía con Mención Honorífica por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM donde fue Consejero Universitario líder estudiantil del Consejo Estudiantil Universitario. Ex diputado federal de la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados, en la cual ocupó el cargo de Secretario de la Junta Directiva de la Comisión de Gobernación. Es Presidente del Grupo Organizador del Foro Internacional de Política de Drogas y es autor de los libros: "Tiempos Turbulentos", "Herejías políticas en momentos decisivos", "La Guerra de los Herejes" y "Herejía, Crítica y Parresía".

Te puede interesar

#Opinóloga

El gasolinazo: la crisis de unos, el cinismo de otros

Comparte en WhatsApp El gasolinazo exhibe hoy, más que nunca, la desvergüenza de la clase ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>