El principio del tiempo / Opinólogía / Mejorando candidatos

Mejorando candidatos

Por: Alejandro Juárez


Hace unos días, Salvador García Soto, comentaba en un programa de radio, la reducción de la pobreza durante la gestión de José Antonio Meade al frente de SEDESOL. Decía García Soto que, palabras más-menos, la estrategia se había basado en combatir las carencias asociadas a pobreza (por ejemplo, piso de tierra, ahora piso de cemento) y que ese tipo de acciones tendría efecto en la medición de personas en pobreza, pero que al final, eran acciones que no atacaban las causas y que con frecuencia se toman desde un escritorio y basándose en informes. En ese sentido, puntualizó que nadie es responsable del estrato social en que se nace ni de conocer de cerca la pobreza.

Es cierto, nadie es responsable de donde nace ni en qué condiciones sociales. Este pensamiento me llevó a preguntarme cómo podríamos mejorar la sensibilidad y empatía de los funcionarios hacia las comunidades a las que sirven, cómo podemos influir en que un servidor público conozca más a detalle (más allá de un escritorio) las necesidades de México.

Foto: noticieros.televisa.com
Foto: noticieros.televisa.com

Si bien todos los ciudadanos tenemos el derecho a votar y ser votados, eso no indica que todos estamos preparados para un puesto de elección popular y no porque no se tenga una auténtica voluntad de servir al país (beneficio de la duda), sino porque, como en el caso de la pobreza, no siempre se entiende de qué modo servir al país. Dicho de otro modo, todos tienen derecho a ser elegidos, pero, ¿todos deberían ser elegidos?

Con lo anterior vemos que la vocación de servicio y el óptimo entendimiento de los problemas y sus soluciones deben de combinarse para realmente ayudar al país, pero, ¿cómo solucionar algo que muchas veces no se conoce?

Con frecuencia (y lamentablemente) las candidaturas a cargos políticos se asocian a intereses lejanos a la población. Compadrazgos, nepotismos, amiguismos y conveniencias políticas rigen la designación de candidaturas. La búsqueda del “hueso” se vuelve lugar común en nuestra clase política sin que la vocación de servicio se asome siquiera. Sabiendo que esto tardará en desaparecer, ¿podremos lograr que por lo menos algunos conozcan de cerca los problemas de México y se interesen en resolverlos? Pienso que sí.

Lo que propongo son dos medidas, una previa a la designación de candidaturas y una posterior.

Imagen: parentesis.nexos.com.mx
Imagen: parentesis.nexos.com.mx

Lo primero sería un servicio social de dos años (obligatorio y comprobable) en zonas de pobreza, para poder ser designado a una candidatura. Quien aspire a un puesto de elección (o por vía plurinominal), deberá probar su voluntad de servicio a la nación y que, por lo menos un tiempo, conoció de cerca las necesidades de la gente. Esta medida (en una visión óptima) sensibilizaría a la clase política sobre las carencias de la gente y le daría una visión más real sobre cómo atenderlas.

La segunda medida sería un curso propedéutico obligatorio para todos los candidatos, acerca del puesto al cual aspiran. Dicho de otro modo, mandarlos a la escuela. ¿Esto para qué serviría? Para evitar o disminuir (como frecuentemente ocurre) que se prometan cosas que escapan de los alcances legales de los funcionarios, o que, ya en el cargo, hagan disparates por desconocer sus funciones (como Cuauhtémoc Blanco que nombró un “Vicealcalde”).

Estas medidas no discriminan por nivel educativo o lugar de nacimiento. Por el contrario, colocan a todos los interesados en un puesto político en la misma sintonía de la inmensa realidad del país y, además, le regresan al servicio público la necesaria mística que ha perdido.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Alejandro Juárez

Fotógrafo. Licenciado en Diseño y Comunicación Visual (ENAP-UNAM), con un posgrado en Mercadotecnia y Publicidad (La Salle). Se desempeñó como Teniente de Corbeta en la Secretaría de Marina-Armada de México de 2007 a 2015 como fotógrafo. Condecoraciones: Mención Honorífica (Labor humanitaria en Haití). Operaciones de Alto Impacto (Combate al crimen organizado). Las opiniones son a título personal y no representan la postura de la SEMAR.

Te puede interesar

#Opinóloga

¿Qué México entrega el presidente Peña?

Comparte en WhatsApp Conforme a lo establecido en la Constitución Política, el secretario de Gobernación, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>