El principio del tiempo / Opinólogía / México en blanco y negro

México en blanco y negro

Por Luis M. Sada


Por más abrumadora que haya sido la victoria de Andrés Manuel, el resultado de cincuenta y tantos por ciento al final del día refleja un país sumamente polarizado en donde México se encuentra dividido entre dos grupos casi de igual tamaño: los que coinciden con el presidente electo y los que no.

Nunca habíamos visto tal nivel de polarización, ni en 1994 – en 2006 el discurso estaba polarizado, no así la población.

Fuente: Panorama Cultural
Fuente: Panorama Cultural

Es cuestión de darse un clavado en las redes sociales y ver el discurso de los internautas – para muchos, las redes sociales no son representativas de la realidad mexicana, para mí sí lo son si se consideran los datos que arroja el “Décimo Cuarto Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México”, la penetración de teléfonos inteligentes entre la población mexicana, y cómo cada vez más personas deciden informarse a través de las redes sociales y cada vez menos en medios tradicionales como televisión, prensa escrita y radio.

Entonces, si el país está dividido en dos bandos, ¿qué se puede esperar en el corto y mediano plazos? A mí parecer, esto traerá las siguientes consecuencias:

Primero, el discurso populista se intensificará por todos los partidos, no sólo el partido vencedor de las elecciones. Ejemplo de ello lo hemos estado viendo recientemente, y tal vez el que más pueda ejemplificarlo es la postura de los partidos PAN, PRD y PRI de elevar el salario mínimo a $100 pesos diarios, el primero, 176.72 pesos (interesante saber cuál fue el cálculo para esos 72 centavos), el segundo, y $256 pesos, el tercero.

No me vaya a malinterpretar. Estoy a favor de que se incremente el salario mínimo, el actual es una burla que además va contra el mandato constitucional de que deberá ser suficiente “para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”, lo cual, evidentemente, no resulta así.

El tema es que las propuestas se presenten ahora y no cuando tuvieron el peso político para hacerlo, al menos PAN de 2000 a 2012, y PRI desde 2012. ¿La razón? Seguramente para ganar simpatías perdidas durante el pasado proceso electoral de manera burda.

Y para los morenos, el discurso populista se verá intensificado aún más para poder incrementar las ya abultadas preferencias que tienen y no permitirles a los otros quitarles terreno. ¿Su ventaja? Tendrán el aparato del Estado a su favor.

La otra consecuencia será, en mi opinión, que el espectro de la política mexicana podría reducirse a un bipartidismo de facto a partir de 2021 entre Morena y PAN.

Fuente: El Demócrata
Fuente: El Demócrata

Por un lado, el PAN nunca ha variado su postura en términos ideológicos desde su fundación. Sí, tal vez se haya hecho una alianza electoral de agua y aceite con PRD y MC, pero esta ya se disolvió. Ellos siguen con su bandera de demócratas cristianos y eso les ha dado al menos una congruencia ideológica por la que la población los identifica plenamente desde sus inicios.

Por otro lado, Morena tomó para sí, primero, la lucha histórica desde la fundación del PRD con algunos postulados identificados en el espectro ideológico de la izquierda; y, segundo, tomó la bandera ideológica que caracterizó al PRI durante sus primeros 50 años, principalmente relacionado al corporativismo y clientelismo de éste. Esto es lo que tiene a Morena actualmente con las preferencias resultantes de la elección de julio.

Siendo así, al PRI no le queda más que replantear su oferta política y saber de qué lado del espectro se coloca. Podría bien definir su futuro en el verdadero centro atrayendo parte de ambos polos, y no la mezcla de postulados opuestos que vimos durante los últimos 30 años, evitando así un futuro bipartidismo del que resulte en un partido irrelevante destinado a desaparecer.

Por último, el peligro de esta polarización en un país que, a mí parecer, no ha aprendido a debatir de manera sensata, es que empezaremos a ver cada vez más pleitos de discurso que no aceptan más posturas que las suyas, resultando en un empobrecimiento de ideas que sólo crearán una mayor polarización y conflicto social.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Luis M. Sada

Estudió la Licenciatura en Derecho por la Universidad de Monterrey y la Maestría en Derecho Internacional (LL.M.) por la Georgetown University. Es egresado de la primera generación del Diplomado en Asociaciones Público Privadas para el Desarrollo de Infraestructura y Servicios del ITESM y el Banco Interamericano de Desarrollo. Cuenta con más de 11 años de experiencia en el sector público y privado, principalmente en temas relacionados con políticas públicas, análisis geopolítico y relaciones internacionales. Dentro del sector público ha sido Subsecretario de Asuntos Internacionales del Comité Ejecutivo Nacional del PRI; Agregado Regional de la Procuraduría General de la República en San Diego, California en donde colaboró con agencias estadounidenses para el combate del crimen organizado transnacional, y Asesor Legal externo del Banco Interamericano de Desarrollo en el área de Garantía Soberana para el Cono Sur del Departamento Legal. En la iniciativa privada, trabajó para un despacho con presencia nacional en donde su práctica estuvo centrada en asesorar, principalmente, a empresas transnacionales en sus operaciones en México.

Te puede interesar

#Opinólogo

El capital no debe mandar, la democracia sí

Comparte en WhatsApp El ejercicio inédito de democracia participativa que significó la Consulta sobre el ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>