#MéxicoMeDueles

Por Emma Rubio


Este es el hastag que comenzó a circular después de saber el resultado electoral. Sin embargo, el contexto de dicha frase me da pavor. México duele sí, pero no porque haya sido electo Andrés Manuel sino por lo que se hizo evidente en este país: un racismo y clasismo exacerbado. Sí, México me duele porque se ha demostrado lo ignorante de esta sociedad. Conceptos como chairos, pobres, huevones, populistas, comunistas, izquierdistas iban y venían en los comentarios de las personas y de las redes sociales con tal desdén y con una extrema falta de fundamento que da lástima.

Fuente: Leviatan
Fuente: Leviatan

En México ser de izquierda es sinónimo de mal educado, corriente, pobre, sucio e ignorante. Porque la ‘clase privilegiada’ así lo ha señalado  con sus comentarios racistas y clasistas. Hoy les escribo a estas personas, a las que tanto les duele México. Hoy les digo que en honor a su sentido de superioridad, se hagan en verdad superiores, que aprovechen su situación de ‘privilegio’ y accedan al conocimiento para que en verdad conozcan de qué va la izquierda, de qué trata el comunismo, que si supieran tantita historia de ese México que tanto les duele, sabrían que el máximo ídolo de Andrés Manuel era totalmente positivista y ni de cerca acariciaba la izquierda. Sabrían que los países con mejor calidad de vida tienen un gobierno populista y no, no hablo de Venezuela su referente más próximo el cual estuvo en un régimen dictatorial, también les invito a estudiar esta categoría; hablo de países como Finlandia, Noruega y Dinamarca, países que quizá si conozcan por su situación de privilegio y pulcra existencia y que supongo desconocen su historia al desconocer la de su propio país. 

No tengo duda que quien ganó en estas elecciones lamentablemente fue el odio y el desprecio, denostar al otro por su ideología es tan ignorante y mezquino. Este discurso se dio de un lado y otro como en un campo de batalla absurdo en el que brilló por su ausencia la propuesta, el diálogo, la consolidación de ideas. En donde hubo separaciones, se rompieron lazos de amistad, familiares, por una insana competencia y sin sentido. Hoy me pregunto ¿qué les habrán ofrecido? Supongo, nada. Pero pudo más el ego, el afán por sentirse superiores por ganar, por ocultar sus propios complejos, lo que movió toda esta dinámica de “participación” ciudadana. Cierto es que hubo más participación pero hasta ésta fue a lo tonto, haciendo ganar a personajes que en lo absoluto tienen las credenciales para ello como un Sergio Meyer, un futbolista y por el contrario hicieron perder a Pedro Kumamoto, no hemos comprendido que la responsabilidad debe ir de la mano del conocimiento, la información  y no meramente del acto. ¿Acaso es mucho pedir que se informen?

Una sociedad educada y en paz es una sociedad estudiada, formada pero hemos demostrado ser una sociedad de bestias, con el insulto inmediato, la violencia como mecanismo de acción. Sí, es penoso darse cuenta de lo prehistóricos que somos.

Yo voté por Andrés Manuel, soy filósofa, me considero una mujer honesta, educada, no me considero “chaira”, soy alguien que busca el bien común, con más de 20 años en las aulas tratando de fomentar un pensamiento crítico y reflexivo, respeto las diferencias porque considero que enriquece y conozco a muchas personas que también votaron por Andrés Manuel y que tienen una situación de mucho más privilegio económico, social y cultural, que otros que me insultaron, que tienen credenciales académicas que los que me insultaron no tienen.  Ser de izquierda o ser de derecha está demás cuando lo que demuestras en esencia es miseria, pobreza, esa que te lleva a ser violento y clasista, esa ignorancia que te lleva a sentirte superior. Eso sí que es ser sucio y que me da pena saber que aún existen seres humanos que no han comprendido que la superioridad radica en el respeto, la tolerancia, la amistad. Me dueles México, sí, a mi también me duele mucho saberme parte de una sociedad donde la democracia fue sólo un pretexto para ejercer violencia.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Emma Rubio

Nacida en la CDMX pero hace años que no la habita. Filósofa de formación con especialidad en Hermenéutica. Maestría en Educación especializada en Teoría crítica. Es amante de la música clásica y del heavy metal así como gran admiradora del arte en general. Lleva más de 14 años impartiendo diversos cursos y tratando de transformar vidas comenzando con la propia. Su trabajo más trascendente ha sido: Existir.

Te puede interesar

#Opinóloga

Nuestra incipiente democracia

Comparte en WhatsApp El pasado triunfo electoral ha provocado una ola de emociones y acciones ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>