El principio del tiempo / Opinólogía / Movilidad en la CDMX, una serie de eventos desafortunados

Movilidad en la CDMX, una serie de eventos desafortunados

Por: Alejandro Briseño



Las semanas pasadas tuve la delicia de estar de vacaciones. Soy un frecuente usuario del automóvil, particularmente, una camioneta V6 para trasladar mi cuerpecito y computadora de la casa al trabajo y viceversa (varios comienzan a sentir náuseas). Pero las cosas no siempre fueron así. Prácticamente toda mi infancia y hasta los 20 años utilicé transporte público. Me muevo como pocos en metro, trolebús y peseras; sé en que vagón subirme para que me deje frente a las escaleras; no me emociono con sólo ver que viene la micro, sino que espero hasta ver el color de la cartulina; mi equilibrio se lo debo a los drásticos frenos del trolebús y; las combis y camiones me otorgaron mi exquisito gusto por la Ke Buena.

Ahora es distinto, y aunque mi camioneta es mi mejor amiga entre semana, decidí también darle vacaciones y trasladarme con ánimo y un poco de nostalgia a través del transporte público. La empresa no era complicada; de mi casa en la Del Valle, cerquitita del Parque Hundido, a 3.9 kilómetros hacia el oriente para llegar a casa de un amigo en la Narvarte, a una cuadra de la glorieta de la SCOP.

-¡Dejen el auto! Indican.

-¡Usen el transporte! Confirman.

-¡Es más limpio, mejor y más consciente! Afirman.

Siendo así, caminé tres o cuatro cuadrotas hasta el Eje 6 en unos 10 minutos y, aunque los niños estén de vacaciones, el tráfico no cede en esta arteria. Me trepé en un camión de los verdes (verde feo, tipo baño público), que por dentro son horrendos, ruidosos, viejos viejos y con fumarolas como de crematorio. Y poco tiempo después de haberme subido, empecé a hacer conciencia sobre el viaje.

Con música a todo (prohibida por el reglamento), hizo base dos tandas de altos en la esquina con Cuauhtémoc (también prohibido por el reglamento) y como ya sabrán, mis estimados usuarios del transporte colectivo, hizo paradas a cada ratito; es más, se para más de lo que avanza.

Como apunte técnico-estratégico, me permito comentarles que, un conocedor como yo, sabe que la manera más directa para llegar a la glorieta de la SCOP es por Av. Universidad, sin embargo, también sabe que la micro que va de CU al POLI, puede tardar más de 20 minutos en pasar, por lo que su astuto relator, decidió seguir algunas cuadras más hasta llegar a Dr. Vértiz.

En este alargue del camino (en distancia, pero no en tiempo), reflexionaba sobre el hecho que ya les comentaba; no hay paradas específicas, y solo me bastó alzar la mirada hacia el costado para ver un “parabus”. Me dije: ¿qué tan complicado es que únicamente se paren donde hay paradas? Supongo que nada, a fin de cuentas, ya existen.

Más tardé en pensar lo anterior, que en notar que de Universidad a Vértiz, hay cinco parabuses ¡cinco! Son sólo 300 miserables metros y hay cinco malditos parabuses. O sea que de todos modos Juan te llamas. Si los camiones tuvieran paradas fijas, de todas pinches formas pararían a cada rato; lo que me lleva a pensar ¿a quién demonios se le ocurrió poner tantas paradas de camión a tan poca distancia? Y sobre todo ¿qué tan amigo habrá sido ese funcionario del dueño de la empresa que hace los parabuses?

Fuente:
Fuente: google.com.mx/maps

Segundo acto: Baja del camión de Eje 6 y toma el microbús en Vértiz

Ya estaba yo a más de medio camino; sólo faltaba el tramo del eje hasta la glorieta. Hice la parada, “la unidad” únicamente bajó la velocidad y abordé en movimiento a mi siguiente embarcación (prohibidísimo por el reglamento). De inmediato ubiqué un asiento libre detrás del conductor, y no es que sea un exquisito del lujo y el confort, pero, ni siendo flaco, ni sin piernas habría manera de que hubiera cabido ahí.

Foto: Alejandro Briseño
Foto: Alejandro Briseño

No me quedó de otra más que quedarme parado… Corrijo, bueno hubiera sido que me hubiera podido quedar parado, pero dada mi estatura (mido 1.83, tampoco soy jugador de NBA) y dada la miserable altura de la cabina, me tuve que quedar medio parado y medio encorvado, al viejo estilo de prisionero en La Guerra de Vietnam, cuando los encerraban en jaulas donde estratégicamente no se podía ni estar de pie ni sentado, sino todo lo contrario. (Compañeros jirafones, estoy en la lucha con ustedes, ¡no a la discriminación de los altos en el transporte público!)

Me deslicé sostenido por los apestosos tubos (no me dejarán mentir, de verdad son sucios y apestosos) hasta la parte trasera donde encontré la escotilla de ventilación superior, único espacio donde uno puede estar parado decentemente.

Foto: Alejandro Briseño
Foto: Alejandro Briseño

Bajé del viejísimo y descuidado transporte, caminé una cuadrita y finalmente llegué a mi destino. Eran vacaciones, no tenía prisa, no había mucho tráfico, no venía cargando nada, ni estaba usando traje. Tardé 41 minutos en un trayecto que sería de 15 en mi coche; más incómodo, más lento, más desorganizado. La ruta no es complicada, de hecho, es muy directa, no es ni de las más conflictivas de la ciudad. Mi regreso fue en Über, me cobró 40 lanas, que sumadas a los 5 del camión y los 6 del pesero, dan un total de $51 pesos, lo que lo vuelve, además de todo carísimo (en mi auto no me hubiera gastado ni un litro de gasolina, que de todas formas está en $16). 

Tal vez algún día me baje de mi auto, solo díganme cómo.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Alejandro Briseño

Politólogo por la UNAM, cursando maestría en Administración Pública, fotógrafo en ciernes. Se ha desempeñado como precandidato, asesor, coordinador de campaña, conciliador, fotógrafo, administrador de panteones, director de documentales y secretario particular, entre otros. Su afición al Cruz Azul le ha brindado la fortaleza emocional para sobrevivir en la compleja, adversa y divertida escena de la política, la administración pública y el panismo capitalino.

Te puede interesar

FOTO: AM Querétaro

Arranca primera etapa de las Brigadas de Cultura Popular

Comparte en WhatsAppMéxico, 6 Oct (Notimex).- Con el objetivo de impulsar la convivencia comunitaria y ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>