El principio del tiempo / Opinólogía / Mujeres y el mundo de cristal

Mujeres y el mundo de cristal

Por: Juan Ernesto Trejo


El año pasado parecía que iba a pasar a la historia como el año de las mujeres en la política. En las contiendas más importantes veíamos a candidatas verdaderamente empoderadas: Hillary Clinton hacía lo inalcanzable para llegar a la Casa Blanca y en Naciones Unidas las favoritas de la opinión pública también eran mujeres. El triunfo de Clinton sin duda hubiera sido un propulsor de más candidaturas y triunfos de candidatas, “hubiera roto el techo de cristal”. Hoy la historia no solo es distinta, sino que el escenario parece peor de lo que estaba hace algunos meses. No solo en la ONU no ganó alguna de las candidatas que eran favoritas y que tenían toda la experiencia para hacerle frente a los retos actuales del multilateralismo, sino que en Estados Unidos ganó su némesis.

Hoy las mujeres en Estados Unidos le hacen frente a la amenaza de la agenda ultraconservadora que quiere vulnerar sus derechos fundamentales. Hoy en el mundo hay un vacío de puestos de poder ocupados por mujeres. En todo el G20, las economías más poderosas del mundo, solo hay dos mujeres como líderes: Angela Merkel en Alemania y Theresa May en el Reino Unido. En un nivel más local, en las megaciudades, solo Anne Hidalgo de París y Yuriko Koike de Tokio sobresalen. Y aún más local, como jefas de diplomacia, Federica Mogherini de la Unión Europea y Chrystia Freeland de Canadá hacen lo propio como máximas diplomáticas.

FOTO: Yuriko Koike y Anne Hidalgo. Fuente: Twitter.com/Anne_Hidalgo
FOTO: Yuriko Koike y Anne Hidalgo. Fuente: Twitter.com/Anne_Hidalgo

Hoy pocas pero valiosas mujeres toman el liderazgo de varios temas internacionales. Por ejemplo, la agenda de cambio climático es abanderada desde la Secretaría Ejecutiva de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático por Patricia Espinosa, o desde la presidencia del grupo de ciudades C40 por la alcaldesa parisina Hidalgo. Hoy la democracia liberal es defendida desde uno de los bastiones que le sobreviven en el mundo: la Alemania de Merkel. El daño terrible ocasionado a la humanidad por el conservadurismo social es combatido en el Reino Unido por May, una Primera Ministra que demuestra que se puede ser conservadora en lo económico y al mismo tiempo respetar y promover los derechos humanos y la diversidad, como el matrimonio igualitario y la adopción por parejas del mismo sexo. La economía del mundo es impactada por las decisiones que Janet Yellen toma desde su oficina en el Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos o su vecina en Washington DC Christine Lagarde, en el Fondo Monetario Internacional.

Theresa May y Angela Merkel. FOTO: Twitter/theresa_may
Theresa May y Angela Merkel. FOTO: Twitter/theresa_may

En el sector privado, las empresarias mundiales se cuentan “a cuentagotas”: sobresalen Mary Barra al frente de General Motors, Sheryl Sandberg como jefa operadora de Facebook, Ana Patricia Botín presidiendo el banco Santander o Meg Whitman dirigiendo Hewlett Packard. La sociedad civil organizada no se queda fuera. Esta también necesita más mujeres que le inspiren; más Melinda Gates, Miriam Makeba, Malala Yousafzai, Tawakkul Karman, Ellen Johnson-Sirleaf, Shirin Ebadi, Mairead Codigan, Leymah Gbowee o Betty Williams en el mundo. Un planeta 50-50 no debe esperar hasta 2030 para ser una realidad. La meta cinco de la Agenda de Desarrollo Sostenible, la igualdad de género, debe alcanzarse desde antes.

Miriam Makeba FOTO: Twitter/miriammakebaoff
Miriam Makeba FOTO: Twitter/miriammakebaoff

Y México tampoco puede quedarse atrás. Hace 101 años se realizó el primer congreso feminista en Yucatán, el primero de su tipo en la nación mexicana, por iniciativa del entonces gobernador Salvador Alvarado, para discutir los problemas económicos, educativos y políticos de las mujeres yucatecas. Y justo aquí está uno de los motores del empoderamiento de las niñas y mujeres en el mundo: los hombres. Un mundo 50-50 no va a lograrse únicamente con el anhelo y esfuerzo de ellas, ellos también necesitan poner de su parte. “Cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen. Según estudios efectuados en países de la OCDE y en algunos países no miembros, el aumento de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo —o una reducción de la disparidad entre la participación de mujeres y hombres en la fuerza laboral— produce un crecimiento económico más rápido”, asegura ONU Mujeres. Es decir, con el empoderamiento de ellas, todas y todos ganamos.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Juan Ernesto Trejo

Internacionalista por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) con estudios de Redes Sociales y Marketing de Contenidos en la Universidad Iberoamericana. Actualmente es Secretario del Programa de Jóvenes del Consejo Mexicanos de Asuntos Internacionales. Previamente, fue asesor legislativo en el Senado de la República, productor editorial de Foreign Affairs Latinoamérica y asistente de investigación en el Departamento de Estudios Internacionales del ITAM.

Te puede interesar

#Opinólogo

¿Y si el Brexit fuera la verdadera anomalía?

Comparte en WhatsApp Se plantea por doquier, con mayor o menor profundidad analítica, que como ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>