El principio del tiempo / Opinólogía / Ni un paso atrás (parte II)

Ni un paso atrás (parte II)

Por: Laura Ballesteros



En el artículo anterior, se esbozó la coyuntura en la que se encuentra nuestra ciudad, a raíz de los últimos sucesos en materia de amparos y acciones de inconstitucionalidad sobre la instrumentación del nuevo Reglamento de Tránsito. Se mostró cómo, muchos de los argumentos más utilizados en el debate, carecen del fundamento construido por organizaciones internacionales, locales y de la sociedad civil sobre mejores prácticas en seguridad vial: la importancia de nueva regulación y la revisión de su implementación y cumplimiento. La falta de sustento demuestra que, en última instancia, la cuestión no es la fotomulta o la empresa, sino la defensa del uso del automóvil como la forma de movilidad por excelencia de la ciudad y la resistencia al cambio de paradigma que nuestra Ciudad requiere. Es finalmente, hora de aceptar que el viejo modelo pro auto ya no da para más, y que es urgente el trabajo conjunto para cambiar las condiciones de movilidad de todos los sistemas: apostar por su interconectividad, por su especialización, su seguridad, calidad, y mejor infraestructura.

Dado que nos encontramos ante este cambio de paradigma, es importante revisar el nuevo marco jurídico establecido en la Ley de Movilidad en 2014, y profundizar sobre la prioridad del uso de la vía que determina para los modos más vulnerables, así es, peatones, ciclistas y usuarios de transporte público encabezan la nueva jerarquía, por encima de los vehículos motorizados. Y al ser estos nuestra prioridad, entonces asegurar que lleguen vivos o sin lesiones a sus calles es nuestra responsabilidad, de ahí la instalación de la estrategia de seguridad vial Visión Cero, en el 2015.

Con el Nuevo Reglamento de Tránsito, la Ciudad de México realizó, al fin, cambios de fondo necesarios para la mejora en seguridad vial. Aunque se sabía desde el principio que la decisión no sería fácil —ni bien recibida— la experiencia internacional y estudios rigurosos de la OMS, muestran la importancia de reformas a los lineamientos en cuanto a tránsito y mecanismos para su aplicación. Así, la reforma al Reglamento de Tránsito, como parte de la política de Visión Cero Accidentes, atacó la primera causa de hechos de tránsito (según fuentes de SSP): los límites de velocidad. La OCDE establece, entre sus países miembro, los límites de velocidad a un máximo de 50 km/h en zonas urbanas, estando en línea con el reporte de seguridad vial de la Organización Mundial de la Salud. Detrás de los límites, existen rigurosos análisis sobre usuarios, comportamiento de los vehículos, velocidades y condiciones de infraestructura. La reducción de velocidades y su vigilancia con radares, salva vidas.

Cabe resaltar, que esta medida nunca se consideró única ni aislada, la política pública de Visión Cero de la CDMX tiene cuatro pilares de acción (Regulación, Educación, Infraestructura y Alianzas Sociales). A la reducción de límites de velocidad, se acompañó de elementos fundamentales de rediseño, planeación y desarrollo urbano: una mejora decidida y constante en infraestructura, campañas sobre seguridad vial, socialización de temas en puntos de la ciudad y el desarrollo de normativa que propicie estos cambios. Algunos datos:

  • 100 cruceros seguros intervenidos en un año, han disminuido en esos puntos 50% las muertes.
  • Publicación del Manual de Usuario de Calles, documento de preparación para los exámenes para conducir.
  • Nuevas bases normativas: Nuevo Reglamento, Normas de Accesibilidad, Guía de Infraestructura Ciclista, y próximamente Auditorías de Seguridad Vial y Protocolo de Atención a Víctimas de Hechos de Tránsito.
  • Mejora de accesibilidad, calidad y seguridad para todos los usuarios. Mantenimiento de 722,308 m2 de banquetas, rampas y guarniciones, 4,138,000 m de balizamientos y más de 18 mil señalizaciones.
  • Campañas de difusión y educación sobre seguridad vial. Tres: La primera, desde Semovi, #Yomefijoyorespeto busca difusión de Visión Cero y las ocho conductas que salvan vidas; la campaña continúa con activaciones en distintos puntos de la ciudad de manera semanal, y visitas a escuelas, con un impacto e más de 1 millón de personas. De la misma manera, en alianza con Fundación Mapfre y Grupo Milenio, se realizó la campaña Unidos por Cero Accidentes, con un impacto de más de cinco millones de personas. Actualmente está vigente la campaña en colaboración con Harley Davidson: La Calle es de Todos, que busca sensibilizar a los usuarios de vehículos motorizados a respetar a los demás sistemas.

#NiUnPasoAtrás

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Laura Ballesteros

Laura nació en Querétaro y es Politóloga por el ITESM, Maestra en Dirección Estratégica y Gestión de la Innovación por la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad Carlos III de Madrid. Especialista en temas como movilidad, transporte sustentable y derechos humanos. Impulsora de la Nueva Ley de Movilidad de la Ciudad de México. Actualmente se desempeña como Titular del Nuevo Modelo de Movilidad, área de nueva creación responsable de diseñar las nuevas políticas en la materia.

Te puede interesar

#Opinólogos

Del grito silencioso de “La Mars” a los científicos

Comparte en WhatsApp Durante 2015 en México la cobertura de los bachilleratos entre jóvenes de ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>