El principio del tiempo / Opinólogía / “Nos defenderemos hasta el último macho”

“Nos defenderemos hasta el último macho”

Por: Eduardo Higuera


“La construcción patriarcal de la diferencia entre la masculinidad y la feminidad es la diferencia política entre la libertad y el sometimiento”

Carole Pateman, El contrato sexual, 1988.

Dedicada a mi nueva amiga Gloria Alcocer, que me salvó del writng blackout y me mata de risa con su humor negro.

Siempre me han fascinado los argumentos contrarios al humanismo, los derechos fundamentales y la lógica. Como decía Mafalda en una de sus tiras,

“Es fascinante ver como luchan por no caer en las garras de la inteligencia”.

Un ejemplo histórico de este tipo de líneas de pensamiento lo encontramos en la justificación que daban los nazis a la superioridad de los deportistas afroamericanos, como Jesse Owens, en casi todas las competencias atléticas. Según ellos era porque

“Físicamente estaban más cercanos a los animales” y la raza aria era “superior intelectualmente”.

El chiste se cuenta solo, si no vean como hay deportistas “de raza blanca” sobresalientes y personas asiáticas, afroamericanas, latinas o anglosajonas que destacan en las ciencias y el arte si se les da la misma formación e impulso desde la edad más temprana. Algo que queda cada vez más claro al mirar la lista de galardonados en premios como el Nobel de literatura, por ejemplo. Igual, la lista de atletas de élite es cada vez más diversa en cuanto al origen de cada uno de estos atletas.

Sin duda este tipo de pensamientos han encontrado nichos sociales en los que se han logrado asentar, donde se les ve como algo normal, no como la burla a la inteligencia que realmente son. El KKK, las ultras –de izquierda y derecha- y el terrorismo son buenas muestras de ello. Pero el más extendido, insidioso e invisible es el del machismo.

La forma de pensamiento básica del machismo es el reduccionismo…de la inteligencia.

No se puede ver de otro modo cuando se aborda a la otra mitad de la humanidad como un grupo carente de valor o cualidades. Peor aún, el machismo pretende sostener que no hay razón alguna para pensar que algo debe cambiar, que las mujeres ya han ganado tanto que no tiene por qué buscar un cambio a su situación actual. De nuevo, el mal chiste se cuenta solo.

Foto: agenciainfomania.com
Foto: agenciainfomania.com

Se ha demostrado de forma reiterada que el acceso en condiciones de igualdad de las mujeres a la política, la actividad económica y cualquier aspecto de la sociedad deja una impronta profunda. Las mujeres aportan en el crecimiento del PIB, ayudan a generar sociedades menos violentas y logran imaginar nuevas formas de abordar las políticas públicas.

Sin embrago y a pesar de estas pruebas, nos encontramos constantemente con grupos que, al parecer, trabajan bajo el influjo de este tipos de argumentos falaces.

Uno de estos grupos se reveló en días pasados en la herradura del Consejo General del INE. El grupo de representantes de partidos, mayoritariamente hombres, se rasgó las vestiduras y se indignó ante la propuesta de acuerdo en la que las listas de candidatos de representación proporcional para el senado fueran encabezadas por mujeres en todos los casos. Un paso en favor de la equidad en uno de los órganos más poderosos, por el número de designaciones que maneja, de toda la república. Los representantes lo criticaron y combatieron de todas las formas posibles, como verdaderos machos alfa. Lo único que faltó es que gritaran la consigna que defenderían sus posiciones “hasta el último macho en pie”.

Los argumentos que expresaron eran tan sólidos como aquellos que pronunciaban que los

“Indios de América solo poseen una parte del alma que corresponde a un ser humano”.

Lo que más me extrañó tras tal exhibición de pensamiento de avanzada es que las militantes de dichos partidos no hayan iniciado una especie de revuelta ante la defensa evidente de los privilegios de sus machos militantes.

Por eso me fascinan los argumentos imposibles de sostener, ya que ponen en evidencia a quienes los sostienen, a la vez que se que hunden aún más en su propio sinsentido.

¿Verdad que es divertido?

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Eduardo Higuera

Maestro en Análisis Político y Medios de Información por el Tecnológico de Monterrey. Actualmente es académico, analista y consultor en comunicación política, relaciones públicas y periodismo. Eterno inconforme e idealista de la política, apasionado de los libros y la educación ha sido director de cine independiente, creativo publicitario y funcionario público. Se define a sí mismo como Ruletero cultural.

Te puede interesar

#Opinólogos

Violencia hacia las mujeres, no es algo nuevo

Comparte en WhatsApp Diario nos encontramos con la noticia de nuevos casos de homicidio perpetrados ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>