El principio del tiempo / Opinólogía / Nuestro autoconvencimiento, “Nos caímos de las escaleras“

Nuestro autoconvencimiento, “Nos caímos de las escaleras“

Por: Luciano Quadri



Hoy nuestro sistema político es peor que el draft del fútbol mexicano. Es un ente que nos abofetea dejándonos la cara morada y el cuerpo desecho. Ese ente, después de la paliza, nos pide perdón con un cinismo desinteresado. Le creemos con una esperanza parecida a un amor ciego creyendo que si el golpeador (del género que sea) de pronto usa una esclava y una ropa de distinto color ya ha cambiado completamente. Creemos que sus palabras melosas serán el fin del aporreo.

Aquel o aquella que insulta o golpea a su pareja merece desaparecer de nuestras vidas. Pero nuestro sistema político, aquellos que nos aplastaron de pronto, son perdonados por un tabasqueño, que está muy lejos de la palestina de profetas de hace dos mil años, pero es su dogma. Y millones, los de la ancestral Mesoamérica, o los zoroastristas, metaleros, contadores, geofísicos, y ahora lideresas sindicales que aborrecía, siguen los balbuceos religiosos que pregona con la imagen de Juárez detrás.

¿Por qué no utiliza El Popol Vuh, la Constitución o El Origen de las Especies?

Foto: sabersinfin.com
Foto: sabersinfin.com

Muchos dicen que un político tiene que tener oficio, experiencia y malicia para poder gobernar. Me parece patético que creamos que un servidor público, idealmente escrutinado por todos, deba transar para poder ser político. El oficio es la técnica y ciencia que debe prestar a su cargo. La experiencia es la habilidad de manejar una organización transparentemente sin vender sus principios e ideales. La malicia es la justificación de aquellos abyectos que critican sin tomar partido (literalmente) para evitar sus responsabilidades democráticas.

Hoy veo una epidemia que obsesiona a la clase política, ofusca a estos de forma enajenada por cargos donde puedan lucirse mientras los verdaderos científicos sociales, su staff detrás, generan políticas y leyes que muchas veces quedan en cajones. Quedan sin haberse leído por el “elocuente“ representante que prefiere vestir un chaleco del color de su partido recorriendo favelas para regalar una amplia gama de bazofia con tal de fortalecer su popularidad para saltar al siguiente cargo.

Un verdadero “mesías” no se ostentaría como tal. Se han vuelto artistas. La política es un concepto muy amplio: un político es cualquiera; ellos, los oligarcas de chalecos. Deben ser administradores públicos, politólogos, economistas, estadistas

Sin embargo, no sientan ánimos de revolución: usted que es científico de alguna universidad, empresario, alumno, líder ambientalista, ingeniero, arquitecto, etc. Sí, ustedes tienen miedo a afiliarse. Sin embargo, con fugacidad responden al equipo de fútbol al que le son fieles. Pretextos ponen, miedo los merodea. Lo único que logran es separar cada vez más a esa clase política del mexicano de ciencia, del que no ha hecho una profesión oligárquica de nuestro sistema político.

Y ahora, probablemente, Usted votará por el menos peor. Probablemente, el resto de los candidatos locales y federales le serán indiferentes.

La pobreza, corrupción, baches, miseria, debacle ambiental e iniquidad no se acabarán cuando un político cambie de chaleco; será cuando usted decida su ideología, vaya y tome el partido que le corresponda, luche por corregir lo que está mal y sea implacable con la corrupción y con aquellas acciones para las que dichas instituciones existen. No necesita una curul, necesita estridencia irreprochable en su voz.

La democracia es cansada. Requiere comprensión y participación constante. Me niego a ver cómo se crean camarillas. Me niego a la falta de propuestas claras. Me niego a la veneración de individuos que poco a poco concentran más poder.

Siempre se encuentra tiempo. Y el miedo se enfrenta. En esta democracia somos todos participando (no se vale usar Twitter para decir que uno ya cumplió).

¡Ánimo!

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Luciano Quadri

Estudió Ciencias Políticas y Administración Pública en la Universidad Iberoamericana, Diplomado en Cambio Climático y Desarrollo Sustentable en la Academia Theodore Heuss de Alemania becado por la Fundación Friedrich Naumann, Diplomado en Gestión y Administración Pública en la London School of Economics, Inglaterra. Editó y compiló el libro Reforma Energética: aspectos técnicos para un México competitivo y sustentable. 2014. Actualmente es Director General de la Fundación Liberal para el Desarrollo Sustentable del partido Nueva Alianza. Fue Diputado Federal suplente en la LXII Legislatura. Trabajó como Coordinador de Asuntos Internacionales en la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal donde creó el programa Mercado de Trueque de Residuos. Es editor de Sustentabilidad de la Revista Pensamiento Libre y coordinado contenidos en diversas publicaciones sobre Medio Ambiente. Ha publicado y participa en diversos medios de comunicación (impresos, electrónicos, radio y televisión). Ha impartido conferencias y clases sobre subsidios a los energéticos, teoría del Estado, finanzas públicas y energía, cambio climático, y agua entre otros temas.

Te puede interesar

#Opinólogos

Los riesgos para la democracia liberal: una perspectiva desde la psicología moral

Comparte en WhatsApp Una narrativa recurrente en la actualidad es que la democracia liberal está ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>