El principio del tiempo / Opinólogía / Nuevos rituales y formas de interacción social: Electric Daisy Carnival (EDC)

Nuevos rituales y formas de interacción social: Electric Daisy Carnival (EDC)

Por: Citlaly Campos


“En este mundo de ruido y desorden, el tiempo marcha sin parar, los rituales que tenemos dan propósito y significado a nuestra historia, al tejido único que llamamos vida. Como personas, nos esforzamos por conectar con el otro para encontrar intereses mutuos”[i]

¿De dónde proviene este texto? A primera instancia semejaría pertenece a disciplinas como la antropología, filosofía comunicación o sociología; pero en realidad es parte de un trailer promocional de un festival de música electrónica: Electric Daisy Carnival (EDC).

Observar el audiovisual nos introduce a una problemática contemporánea: La falta de espiritualidad y pertenencia. Fenómeno mundial que ha sido abordado por numerosos teóricos como Herbert Marcuse, Gilles Lipovetsky, Zygmunt Bauman, Jean Baudrillard y el ahora tan de moda filósofo coreano Byung-Chul Han. Cabe señalar que la espiritualidad no se relaciona directamente con religión, sino con un alimento simbólico a nuestra interioridad, donde a partir de un sistema de valores y emociones podamos tener una cohesión hacia algo que convierta nuestra existencia en una situación más llevadera y gratificante.

Fuente: Facebook Oficial Electric Daisy Carnival - EDC Mexico
Fuente: Facebook Oficial Electric Daisy Carnival – EDC Mexico

Es así que las personas están abandonando las religiones como fuente de espiritualidad, y están integrándose a otras prácticas que no conllevan de manera rigurosa figuras teológicas, hallando identidad, consuelo y cohesión a su entorno. Podemos mencionar dentro de estas actividades los videojuegos, historietas, deporte, literatura, arte y también el apego a subculturas como frikis, otakus, darks, hippies, indies, chakas, kpopers, skatos, por mencionar solo algunas.

Otros espacios que se han significado de manera espiritual son los festivales de música electrónica, los cuales han cobrado popularidad en la última década debido a la serie de prácticas que integran y la propuesta discursiva que manejan: los asistentes se abstraen temporalmente de su cotidianidad y entran a una dinámica en la que pueden disfrutar al máximo de los estímulos que brinda el evento: música, baile, comida, pirotecnia, escenarios espectaculares, instalaciones artísticas, pero sobre todo “humanidad”.

¿A qué me refiero con esta última aseveración? A que en festivales como EDC te alejas de la alienación a la que estamos sometidos hoy en día. En esos momentos el contacto interpersonal es inevitable, más allá de un tumulto que te agobie o del carácter mainstream y comercial que anteceden a estos espectáculos, la energía que de pronto conecta a las personas que acuden es avasalladora lo cual provoca en tu psique y a nivel corporal una oleada de sensaciones diversas que se orientan hacia la euforia, alegría, placer, asombro y empatía.

Empatía que te permite sonreír, bailar junto a desconocidos, gritar, ser como en otras situaciones no te lo permitirías, y es aquí donde entra la configuración como ritual de estos eventos. Bien lo afirma el trailer de su quinta edición de EDC en nuestro país: “Desde hace 4 años nos reunimos para compartir nuestras historias, para compartir nuestro amor, nos volvemos a encontrar. Llegó el momento de dejar ir a esa persona que creemos ser, y convertirnos en quien realmente somos”[ii]. Estas no son palabras huecas, discursos meramente publicitarios, esto es eco de lo que como humanos necesitamos: identidad, esperanza, cohesión.

Ante esto se fortalece la idea de que la espiritualidad es ontológica, integra un elemento vital de nuestra naturaleza, ¿En dónde la hallemos? Creo que es lo de menos, habrá personas que encuentren banal esta propuesta, pero sin importar el género musical esta clase de festivales (dígase de electrónica, reggae, rap, rock, heavy metal, pop, etc.) logran una conexión profunda con la audiencia ¿Cómo? Al construir un imaginario colectivo con significados trascendentes para los involucrados: Literal es una experiencia inmersiva donde te introduces a un mundo de fantasía en el cual hasta el escenario es un personaje más y no solo escenografía: En el caso de Electric Daisy Carnival, sus stages son personificaciones de catedrales, tótems y referencias mitológicas como Gaia, la madre Tierra.

Fuente: Facebook Oficial Electric Daisy Carnival - EDC Mexico
Fuente: Facebook Oficial Electric Daisy Carnival – EDC Mexico

Dichos eventos –en mi opinión- están creando una reconfiguración de la conciencia, integran elementos característicos de la cultura popular y los articulan de manera precisa y llamativa, no se niega que hay una estrategia de marketing latente, pero ¿Acaso no es mejor que las personas estén gozando en un festival a que se hallen resentidas, solitarias, enajenadas o violentando? Hay que hacer –aunque sea por instantes- una efervescencia colectiva (en términos de Durkheim) donde todos celebremos y nos integremos como especie hacia el amor, la felicidad y la armonía. Sonará utópico, pero ¿no es parte de nuestra esencia eso? Y como bien dicen los organizadores de EDC: Aquí todos son bienvenidos y bailemos juntos bajo el cielo eléctrico.

[i] YouTube (2017) “EDC Las Vegas 2017 Official Trailer” Canal Insomniac Events. Disponible en: https://youtu.be/LzuHNfzdx4I

[ii] YouTube (2018) “EDC Mexico 2018 Official Trailer” Canal Insomniac Events. Disponible en: https://youtu.be/eFg1N_NQ7xI

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Citlaly Aguilar Campos

Doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM. Ha participado en grupos relacionados con estudios hermenéuticos y su relación con el arte y la imagen. Colabora en diversas publicaciones y congresos en la actualidad. Profesora por la Universidad del Valle de México Realiza una estancia postdoctoral en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM.

Te puede interesar

#Opinóloga

Cuando las máquinas se transformaron en música y resistencia

Comparte en WhatsApp   A mediados del siglo XVIII en Europa surge la Revolución Industrial, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>