El principio del tiempo / Opinólogía / Participación de NNA en procesos de construcción de paz

Participación de NNA en procesos de construcción de paz

Por: María Morfín Stoopen


La preocupación de que las niñas, los niños y adolescentes crezcan en un ambiente seguro y pacífico, en el que sean capaces de establecer relaciones de respeto y buen trato, es compartida por la gran mayoría de personas e instituciones.

FOTO: Gabriel Carteño
FOTO: Gabriel Carteño

En las familias se procura definir principios que ayuden a crear estos ambientes; las escuelas establecen reglas y realizan actividades especiales, sobre todo intentando disminuir el acoso escolar; las instancias de gobierno lanzan programas de prevención de la violencia, del embarazo adolescente, de las adicciones, etc.; las organizaciones de la sociedad civil proponen diversas estrategias de intervención comunitaria. Talleres, pláticas, guías de apoyo y otras actividades se realizan en múltiples espacios, con temas como educación para la paz, resolución pacífica de conflictos, educación en valores y equidad de género, entre otros. Incluso en las escuelas se han adoptado medidas cuestionables de control como la llamada operación mochila. En fin, se dedica mucho tiempo y recursos a este tema.

Sin embargo, en la vida cotidiana, en las redes sociales y las noticias seguimos observando que niñas, niños y adolescentes sufren o se involucran en situaciones de maltrato, violencia y abuso. El problema persiste y parece que no se han logrado mejoras significativas al respecto. ¿Qué es lo que está faltando para que los esfuerzos por modificar estas realidades sean más efectivos? ¿Por qué los resultados no son los esperados? ¿Qué más se tendría que hacer para incidir de manera significativa en estas situaciones?

FOTO: Gabriel Carteño
FOTO: Gabriel Carteño

Un elemento fundamental a tomar en cuenta es que casi siempre las acciones, programas e iniciativas que abordan esta problemática están diseñadas desde la perspectiva adulta: madres y padres de familia definen las reglas de la casa, docentes y autoridades educativas dirigen actividades específicas, funcionarios o profesionales de instituciones independientes crean programas y proyectos. Quienes están en la escena solo como espectadores y receptores son justamente los actores más importantes: las niñas, niños y adolescentes.

Las estrategias y programas son valiosos en sí mismos y como maneras de visibilizar el tema, pero están desbalanceadas debido a que prevalece la voz y la visión de los actores adultos. Somos nosotros quienes siempre decimos lo que se debe hacer. Por lo general la perspectiva infantil y adolescente está ausente.

¿Y si les preguntamos? ¿Qué pasaría? En nuestra experiencia, cuando somos capaces de escuchar las opiniones de niñas, niños y adolescentes y tenemos una auténtica disposición a tomar en cuenta sus puntos de vista, encontramos una gran riqueza de posibilidades. Su forma de ver las situaciones, sus ideas y propuestas nos han llevado a comprender que:

  • Las niñas, niños y adolescentes piden ser escuchados y acompañados por los adultos que les son cercanos, cosa que en muchas ocasiones no sucede.
  • Escuchar a las niñas, niños y adolescentes nos da la oportunidad de voltear a vernos como adultos y comprender cómo es que fomentamos también la violencia y discriminación, aun inconscientemente.
  • Los problemas de violencia y discriminación que se presentan en las familias, escuelas y comunidades son de competencia de todas y todos.
  • Los adultos no podemos resolver este problema solos, necesitamos considerar a los niños, niñas y adolescentes como aliados, no como los enemigos a vencer y dominar.
  • Escuchar a las niñas, niños y adolescentes significa también estar dispuestos a definir estrategias congruentes con sus puntos de vista, es decir tomarlos en cuenta seriamente.

Cuando se dialoga con niñas, niños y adolescentes se promueve la exploración conjunta y la creación de caminos alternativos que los adultos solos no podemos imaginar. El diálogo es un detonador que provoca la reflexión y la modificación de patrones en las relaciones entre las generaciones.

Esta perspectiva deja de ver a las niñas, niños y adolescentes como los receptores de nuestros esfuerzos y los coloca en una posición activa, como aliados que también pueden pensar y crear nuevas alternativas para resolver problemas. Mientras sigamos pensando que los adultos tenemos el saber en nuestras manos y las niñas, niños y adolescentes son quienes deben escucharnos, nos mantendremos estancados con nuestros programas de prevención. Es muy importante reconocer que necesitamos ayuda, que si somos más humildes probablemente encontremos esa ayuda en quienes hemos estado pensando que son el origen del problema.

FOTO: Izette Labastida
FOTO: Izette Labastida

Si bien existen algunas iniciativas, hasta ahora no se ha hecho un esfuerzo amplio y profundo por abrir espacios para el intercambio de experiencias y la escucha de la visión y propuestas de las niñas, niños y adolescentes respecto a cómo mejorar las relaciones de convivencia en los diferentes ámbitos en los que viven. Es necesario abrir estos espacios de expresión, no solo como la garantía de un derecho, sino como un proceso de transformación real.

María Morfín Stoopen es especialista en participación infantil y juvenil, capacitadora de promotores, educadores y servidores públicos, autora de libros y artículos sobre el tema, fundadora de La Jugarreta, Espacios de Participación A.C., organización integrante de la Red Retoño, dedicada a la promoción del derecho de participación de niñas, niños y adolescentes, a través de la creación de espacios, el desarrollo de metodologías, la capacitación y la difusión de materiales.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Red Retoño

La Red Retoño es un espacio de incidencia colectiva para prevenir, mitigar y atender los daños causados por la Delincuencia Organizada en México, desde una perspectiva de Seguridad Humana. A partir de 2015 las organizaciones responsables del proceso de dinamización, en colaboración con la representación de la delegación de la Unión Europea en México, emprendieron el proyecto “Red RETOÑO para la Prevención Social de la Delincuencia Organizada” orientado a generar una estrategia nacional frente al impacto de la delincuencia organizada en México, mediante el fortalecimiento, diversificación y generación de nuevas acciones de la Red RETOÑO.

Te puede interesar

#Opinólogo

La violencia y el bullying a las instituciones

Comparte en WhatsApp En el marco del 6° Foro Nacional Sumemos Causas. Por la seguridad ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>