El principio del tiempo / Opinólogía / Populismo punitivo, el verdadero peligro para México

Populismo punitivo, el verdadero peligro para México

Por: Italy Ciani



Estamos en época electoral y las promesas de campaña abundan, al igual que las descalificaciones y la demagogia en las propuestas. Los principales ataques siguen estando dirigidos a Andrés Manuel López Obrador, aunque cada vez son más absurdos, como la supuesta relación con los rusos para interferir las elecciones o el hecho de revivir aquella vieja frase de que “es un peligro para México”, entre otras cosas, porque es un “populista”. Según el Diccionario de la Real Academia Española, el populismo no es más que una “tendencia política que pretende atraerse a las clases populares”, y el propio Andrés Manuel ha sostenido que si por querer un mejor futuro para los pobres lo llaman populista, lo es.

El Presidente Barack Obama, en la Cumbre de Líderes de América del Norte de 2016 celebrada en Canadá, al responderle al Presidente Enrique Peña que previamente había cuestionado a los políticos populistas, afirmó, dándole cátedra al mandatario mexicano, que ser populista es luchar por la justicia social, y se asumió orgullosamente como tal.

Foto: macronews.mx
Foto: macronews.mx

Sin embargo, el discurso se ha construido desesperadamente por la cúpula en el poder tergiversando el sentido de lo que implica la ideología populista, para presentar al candidato de Morena como un riesgo para la estabilidad económica, el desarrollo y la inversión privada, pasando por alto que a diferencia de los anteriores procesos electorales, esta vez Andrés Manuel cuenta con el respaldo de importantísimos empresarios, y no ha hecho más que sumar apoyos de distintos sectores sociales en los últimos meses, consolidándose como el puntero de todas las encuestas serias.

Foto: Foto: publimetro.com.mx
Foto: Foto: publimetro.com.mx

Entre quienes lo critican se encuentra José Antonio Meade y su partido político, al que niega pertenecer pero por el cual se la ha pasado pidiendo disculpas, al ser el partido del que ha emanado la generación de gobernantes más corrupta de la historia contemporánea de nuestro país, ese nuevo PRI que iba a mover a México, y que sólo lo ha sumido más en su miseria y la sangre de sus muertos.  

Foto: proceso.com.mx
Foto: proceso.com.mx

Entre disculpa y disculpa, Meade hace una propuesta de vez en cuando. La última que se aventó fue la de combatir la corrupción con penas máximas de prisión. Populismo punitivo puro y duro. Este es un concepto acuñado por Anthony Bottoms hace más de 20 años, y se trata de una crítica a los políticos que utilizan al Derecho Penal para congraciarse con una sociedad carente de sistemas de justicia confiables, por lo que diseñan líneas político-criminales que colocan en su centro el uso del ius puniendi para combatir prácticamente cualquiera de los males que aquejan a la comunidad, vulnerando el principio democrático del Derecho Penal Mínimo y convirtiendo a éste, el Derecho Penal, en una especie de Dios que todo lo puede.

A diferencia del populismo de corte social, del que hablaba en líneas que anteceden, el populismo punitivo ha sido ampliamente explorado y la abundante evidencia científica, aquí y en cualquier país del mundo, demuestra que las penas elevadas y el uso indiscriminado de la prisión como único recurso no son solución para ningún problema. Si esto fuera así, México sería de los países más seguros del mundo, pues hemos abusado del incremento de penas, al grado de tener 140 años para el delito de secuestro, pena irrisoria por irrealizable.

El Derecho Penal no es omnipotente –es parte del mito–, y aunque resulta indispensable para la tutela de bienes jurídicos relevantes, lo cierto es que también es el mecanismo de control social por excelencia.

Respecto al concepto de criminalidad, ésta no es una cuestión ontológica, sino una construcción a partir de las etiquetas; es, en palabras de Alessandro Baratta, un bien negativo distribuido desigualmente según la jerarquía de intereses fijada en el sistema socioeconómico y la desigualdad social entre los individuos. El delito es sólo un estatus asignado a determinados sujetos por medio de una doble selección que, siguiendo al mismo autor, son denominados procesos de criminalización, primaria y secundaria.

La criminalización primaria se realiza a través del legislador ordinario mediante la creación de tipos penales. Es decir, entraña un proceso de discusión y deliberación que se materializa con reformas legales para considerar como delitos determinadas conductas, y excluir otras. La criminalización primaria es una decisión legislativa, en manos de políticos que representan una serie de intereses diversos y que deben defender una ideología concreta, por lo que se trata de un acto político.

Respecto a la criminalización secundaria, obedece necesariamente a una selección de la persona en quien se materializará la criminalización primaria, decisión que generalmente está basada en criterios subjetivos y que históricamente ha recaído en grupos sociales determinados y estereotipados negativamente, que sólo varía en función de la realidad política, económica y social del momento, y los medios de comunicación juegan un rol fundamental en tales construcciones.

En los últimos meses hemos podido constatar los pactos de impunidad en los que descansa nuestro sistema político, pues por un lado se construyó a Javier Duarte como un enorme chivo expiatorio, mientras que por el otro lado se ha protegido a César Duarte. Se encarceló a Elba Esther Gordillo, para proteger a los demás líderes sindicales. El sistema de vez en cuando sacrifica a uno de los suyos, para que mediante la violencia del rito político sacrificial, se ponga a salvo al resto del grupo.

Visto desde esta perspectiva, me queda claro que el verdadero peligro no lo representa el populismo social, sino el populismo punitivo. Le haría bien al candidato doctorado en Harvard que su coordinador de campaña lo pusiera a “ler”, para que deje de creer en el Derecho Penal, y de pasadita, en las brujas que le dicen que va a ganar.

Imagen: gandhi.com.mx
Imagen: gandhi.com.mx

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Italy Ciani

Abogada por la Universidad Autónoma del Estado de México, y Maestra en Criminología y Política Criminal el INACIPE. Catedrática de la Facultad de Derecho de la UNAM, INACIPE y la Barra Nacional de Abogados. Docente certificada por SETEC. Fue la primera Subprocuradora de Delitos vinculados a la Violencia de Género del Estado de México, logrando obtener la primera sentencia por feminicidio del país. Ha publicado varios artículos y es autora del libro “Si te callas, te mueres. La violencia contra las Mujeres en México”.

Te puede interesar

#Opinóloga

¿Votar o anular o dejar de jugar?

Comparte en WhatsApp “Te quiero en mi paraíso, es decir que en mi país, la ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>