¿Populismo?

Por: Sofía Santoscoy


De acuerdo a la Real Academia Española (RAE), el populismo se define como la tendencia política que pretende atraerse a las clases populares; popular se define como lo perteneciente o relativo al pueblo, así como lo perteneciente o relativo a la parte menos favorecida del pueblo, o bien que es estimado o, al menos, conocido por el público en general (aún consultado a la RAE). En otras palabras, el populismo es la tendencia política que pretende seguir aspiraciones e intereses del pueblo.

Foto: kmarx.wordpress.com
Foto: kmarx.wordpress.com

Una vez explicado este término, ahora lo pongo en contexto con lo que está ocurriendo en estos meses. Estamos en un periodo de contienda electoral en donde todos los candidatos buscan como desprestigiar unos a otros, entre que si sus declaraciones de ingresos e inmbuebles están completos, si lavan dinero, si gastan indebidamente el prespuesto que les asignó el Instituto Nacional Electoral, entre otros. El tema que más sobresale es: el si cuentan con tendencias y/o ideologías populistas.

Regresando al concepto que definí al principio, efectivamente todos los candidatos buscan proponer soluciones a intereses o problemas actuales, entonces podríamos partir de que todos los candidatos son populistas, ¿no es cierto?

Así que considero que lo que realmente debería preocupar a la población, fuera de las distintas propuestas que se han dado a conocer por los cinco candidatos presidenciales, es el ‘plan’ para llevarlo a cabo. Como tal, todos podrían prometer que van a impulsar el crecimiento, elevar el ingreso, aumentar el consumo, generar más empleo, favorecer la inversión, erradicar la corrupción así como la inseguridad, entre otros. Bajo esto, es muy sencillo que cualquier candidato invente cualquier argumento para ganar votos, aprovechándose de la situación vulnerable en la que se encuentre cualquier ciudadano.

Por ejemplo, todos estamos hartos de la inseguridad en el país. En este contexto, se ha propuesto que se va a organizar una única institución para erradicar esa situación. ¿Suena bien bonito no? Nada más que analicemos la propuesta, si se crea una única institución significa que ¿las demás van a desaparecer por completo? Las personas que ya trabajan en dichas instituciones anteriores, ¿serán acomodadas en la nueva? O ¿simplemente les van a dar las gracias? Si es el caso, ¿habrá más desempleo?

Otro ejemplo: elevar los sueldos y salarios. Una propuesta sumamente llamativa para la mayoría de la población pues los mayores ingresos se concentran únicamente en el 30 por ciento de la población (con datos del Inegi, de acuerdo a los Resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares en 2016, difundida en 2017). Nada más que este punto es un poco sensible. Si el gobierno eleva los sueldos y salarios lo podría realizar directamente en los organismos gubernamentales de acuerdo a ajustes en su presupuesto, el cual es generado a través del erario público, recaudado a partir de impuestos, colocación de valores o créditos gubernamentales. En el sector privado, la iniciativa de realizar un aumento en los sueldos y salarios, normalmente, también es resultado de un estudio sobre cuánto percibe y gasta una empresa, la productividad, entre otros factores. Así que el gobierno únicamente podría mejorar las condiciones para que esto pueda llevarse a cabo.

Al mismo tiempo, también se ha expuesto un ingreso universal simplemente por ser ciudadano mexicano. Con información del sitio web de Transparencia Presupuestaria del Gobierno Federal de México, se estimó que para 2018 el saldo de los recursos públicos será de 5, 279,667 millones de pesos lo que se destinará a tres partidas: Gobierno, Desarrollo Económico y Desarrollo Social. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la población es de 123.5 millones, si suponemos que se quiera dar un ingreso universal de 1,000 pesos, el monto total sería de 123 mil millones 500 mil pesos, por lo que tendría que hacerse un ajuste en el gasto gubernamental, esperando que fuera en el gasto corriente (prestaciones gubernamentales a sus colaboradores) Aunque no creen que sería más fácil que se hiciera un ajuste en ISR (Impuesto Sobre la Renta).

Solamente estoy cuestionando para que veamos más allá de las ideas que proponen los candidatos. Podría continuar poniendo ejemplos y ejemplos de diferentes temas que proponen los candidatos. Así que los invito a que antes de dejarse enamorar con propuestas ‘populistas’ de todos los candidatos, es indispensable ver de fondo en qué consisten y cuáles podrían ser sus efectos tanto positivos como negativos.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Sofía Santoscoy

Analista económica y financiera en Bursamétrica Análisis con experiencia de más de cinco años en mercados financieros y bursátiles. Certificada por el AMIB como Asesor en Estrategias de Inversión, con publicaciones quincenales en diversos medios.

Te puede interesar

#Opinóloga

Con todo y consulta a rendir cuentas

Comparte en WhatsApp La toma de decisiones desde el ámbito consultivo no exime de responsabilidad ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>