El principio del tiempo / Opinólogía / Psicoactivos como promotores de la percepción

Psicoactivos como promotores de la percepción

Por: Citlaly Aguilar Campos



Durante el siglo pasado existió un interés notable sobre el uso de sustancias estimulantes de la percepción, lo que desencadenó en un incremento de investigaciones acerca de compuestos como la mescalina, la psilocibina y el ácido lisérgico ¿la razón? Estos alcaloides permitieron vislumbrar una inédita forma de acceder al conocimiento y comprensión de la realidad.

Numerosos científicos -de diversas disciplinas- se adentraron en el tema, pudiendo destacar al químico suizo Albert Hoffman (que sintetizó en 1938 el LSD), los ingleses: El psiquiatra Humphry Osmond y el escritor Aldous Huxley (que tuvieron acercamientos con la mescalina), los norteamericanos: El antropólogo Robert Gordon Wasson (investigador del uso de hongos en México) y el psicólogo Timothy Leary (estudioso de sustancias psicodélicas como los ya mencionadas y también el DMT).

Imagen: 4.bp.blogspot.com
Imagen: 4.bp.blogspot.com

Todos ellos dejaron un legado sobre su punto de vista y estudio acerca de cómo esos psicoactivos fomentan en el ser humano un entendimiento complejo de la realidad al situarlo en un trance, el cual es “un estado psicofisiológico de conciencia […] se desarrolla a partir de un estado de sobreestimulación sensorial”[i]. Habrá detractores que remarquen efectos nocivos en la persona que los consuma, pero en realidad todo puede ser dañino si se usa de forma contraproducente.

Asimismo estas sustancias tienen un antecedente sagrado y mítico que debe resaltarse: Desde hace siglos, sociedades tradicionales las han usado para vincularse con dimensiones superiores y permitir un nexo espiritual trascendente. Un ejemplo latente son los huicholes que tienen el ritual anual –asociado con el peyote- de peregrinar desde la Sierra Madre Occidental hasta el Desierto de Wirikuta en San Luis Potosí con el objetivo de reencontrarse con sus antepasados: “Para los huicholes, el híkuri [peyote] es una planta ritual que representa los lazos espirituales con la tierra y el universo”[ii] .No es una actividad mundana, sino un regreso a sus orígenes, un llamado a su cosmovisión.

En la década de los sesenta el uso de estas sustancias se popularizó, pero poco tiempo después se prohibió su consumo debido a los efectos adversos. Dejando fuera la posibilidad de aprender más de las mismas y tener tratamientos alternativos a enfermedades neurológicas como la depresión, epilepsia, ansiedad, neurosis, Alzheimer, etc.

Foto: masdemx.com
Foto: masdemx.com

No es solo tildarlas de drogas adictivas y perjudiciales, tampoco son recursos lúdicos o placebos, son herramientas introspectivas. Por lo que se tiene que tener un criterio más amplio al hablar de las mismas: Somos una sociedad compleja que debe observar lo que le rodea desde una óptica multidisciplinaria y abierta a nuevas propuestas. La pérdida de espiritualidad y valores, los modelos económico-político vigentes, la inserción a esquemas exhaustivos de trabajo nos despojan de sensibilidad y reflexión, y tal vez en estas “drogas” hay una respuesta para entender mejor estas cuestiones.

Es claro que la respuesta a nuestros problemas no se encuentra en esas sustancias, pero pueden ser una posibilidad para crear canales de introspección y empatía, o dicho de otra manera, una disolución del ego. Aspectos que son urgentes trabajar en estos atribulados tiempos.

Como menciona Aldous Huxley:

“Éstas son las cosas que deberíamos mirar. Cosas sin pretensiones, satisfechas de ser meramente ellas mismas, contentas de su identidad, no dedicadas a representar un papel”[iii].

Imagen: wakingtimes.com
Imagen: wakingtimes.com

Si los psicodélicos mencionados se usaran de forma terapéutica y profesional se promovería el despojarnos de aquello que solo nos aliena y ensimisma ¿La razón? Los psicoactivos permiten acceder a una percepción holística y de alta vibración con nuestro entorno lo cual puede desencadenar en un equilibrio que facilite una vida más llevadera y satisfactoria.

[i] Amador Bech, Julio (2017) Símbolos de la lluvia y la abundancia en el arte rupestre del desierto de sonora. Secretaría de Cultura. INAH. México. p. 278.

[ii] Ríos Armando (2017) “El peyote: Descubre la magia de una planta sagrada” En: Vanguardia Mx [Sitio Digital] Disponible en: https://www.vanguardia.com.mx/articulo/el-peyote-descubre-la-magia-de-una-planta-sagrada

[iii] Huxley Aldous (2016) Las puertas de la percepción. EMU. México. p. 42.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Citlaly Aguilar Campos

Doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM. Ha participado en grupos relacionados con estudios hermenéuticos y su relación con el arte y la imagen. Colabora en diversas publicaciones y congresos en la actualidad. Profesora por la Universidad del Valle de México Realiza una estancia postdoctoral en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM.

Te puede interesar

#Opinólogos

A diez años seguridad sin guerra es urgente

Comparte en WhatsApp En días pasados tuvimos la oportunidad de participar de la conferencia Narcóticos: ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>