El principio del tiempo / Opinólogía / ¡Qué difícil es ser hombre!

¡Qué difícil es ser hombre!

Por: Úrsula Albo



Ya sea melodrama, comedia, o tragedia, el cine, sobre todo el comercial, usualmente busca encajar en la sociedad en la que se proyecta para así lograr una identificación con su público. A partir de ver los dilemas a los que actualmente se enfrentan los hombres y sus masculinidades, gracias a las nuevas estructuras más flexibles de familia que permite el divorcio y los segundos matrimonios, es que se ponen en cuestión muchos estereotipos.

Incluso estas estructuras modifican los ritos familiares, haciendo que se le dé peso diferente a cada día de las festividades decembrinas. Ya sea que unos festejen más con la familia paterna el 24 de diciembre, mientras que con la familia materna el 31 y con la de la esposa o esposo el día 1ero de enero, entre muchas otras modalidades para lograr cubrir las exigencias de toda la red familiar.

Así, para esta columna me resulta interesante hacer referencia a la película de Guerra de Papás 1 (2015) y 2 (2017). En el último filme se teje la trama en torno a Dusty (Mark Wahlberg) y Brad (Will Ferrell) que se han unido para ofrecerles a sus hijos la Navidad perfecta. Este intento se pone a prueba cuando el papá dominante, con una masculinidad tradicional y gruñona de Dusty, papel interpretado por Mel Gibson, y el papá ultra cariñoso y tierno de Brad, personificado por John Lithgow, llegan para convertir las vacaciones decembrinas en un caos, a partir de los cuestionamientos.

Así, las masculinidades se muestran junto con su diferente forma de resolver los conflictos, tanto emocionales como prácticos. De tal suerte que se refirman los estereotipos de lo que es ser un hombre de verdad, con mucha virilidad y lo que es ser un hombre con cualidades que se le atribuyen usualmente a lo femenino. En esta última película al añadir el contexto familiar de cada uno de los protagonistas que son educados por dos tipos de hombres diferentes, se dejan ver las carencias que se tienen cuando un padre viril domina o un padre amoroso se excede.

Foto: nytimes.com
Foto: nytimes.com

Las dos películas ridiculizan el manejo descomunal de la feminidad en lo masculino y lo ponen como causa principal de los conflictos de la trama, así como esto genera una ira contenida en el personaje de Dusty. Así, resulta interesante ver como a partir de un hombre feminizado, el papel de la mujer es puesto en un lugar de mediadora racional. Cabe destacar que si bien estas películas además de verlas con una intención de pasar un buen rato y reír, les podemos sacar la vuelta y nos pueden invitar a cuestionar tanto los nuevos modelos familiares más flexibles, así como el intento por una convivencia armónica, sobretodo nos invitan a analizar los estereotipos masculinos y sus dificultades, así como su uso en el cine.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Úrsula Albo

Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Sociología de la UNAM; cuenta con el grado de Maestra en Docencia para la Educación Media Superior en el Área de Ciencias Sociales por la misma institución. Asimismo, ha estado involucrada en cuestiones artísticas, culturales y teatrales de manera profesional desde hace más de 16 años. Actualmente trabaja como consultora de comunicación política e imparte clases en la UVM campus sur.

Te puede interesar

#Opinóloga

Esperanza para contextos difíciles

Comparte en WhatsApp   Durante todas las recesiones de Estados Unidos, el cine es de ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>