El principio del tiempo / Opinólogía / ¿Qué tanto pelea Donald Trump con China?

¿Qué tanto pelea Donald Trump con China?

Por Sofía Santoscoy


Independientemente que el presidente estadounidense, Donald Trump, está en contra del sistema comercial actual y se anda peleando con todos sus socios comerciales, en esta ocasión me enfocaré únicamente en China. Todos hemos leído, escuchado y visto que Trump ha atacado a China como el principal factor que afecta a la economía estadounidense desde su campaña presidencial. Pero, ¿qué obsesión tiene con China? Para contestar recordemos un poco de historia (solo es un pequeño análisis, es posible que me falten algunos elementos).

Fuente: CNN.com
Fuente: CNN.com

El comienzo de Estados Unidos como potencia económica mundial, se estima que fue a partir de la Primera Guerra Mundial, conocida también como la Gran Guerra, época en la que la producción estadounidense se vio altamente favorecida porque Europa estaba en conflicto y necesitaba abastecerse y qué mejor que de Estados Unidos. De esta manera, el país estadounidense sustituyó gradualmente a las grandes potencias industriales europeas, dio préstamos para la reconstrucción y mejoró su industria bélica. Además, el Gobierno promovió tanto al sector primario como al secundario, lo que permitió que su economía pudiera “autoabastecerse”, así como el aumento del gasto público para la infraestructura. Con la explosión de la Segunda Guerra Mundial, nuevamente como la guerra no se llevó a cabo en territorio estadounidense, la economía de este país se favoreció por la fuerte demanda europea tanto de productos agropecuarios, industriales como armamentistas. Como resultado, al final del conflicto bélico, Estados Unidos no tenía ningún competidor  económico “fuerte”, por lo que se volvió en la principal potencia mundial hasta que nacieron otros rivales: Europa se recuperó, al igual que Japón y nació el tigre asiático.

China es considerado el “tigre asiático” porque lleva presentando aproximadamente por diez años crecimientos anuales superiores a 6 por ciento, lo que ningún otro país del mundo ha tenido. Para llegar a este dinamismo económico, a partir de 1960 el gobierno chino comenzó a introducir políticas agresivas para mejorar a su economía sin importar la ideología (socialismo o capitalismo), utilizando la alta mano de obra disponible, el gasto gubernamental y su sistema de disciplina social. Ante esto, poco a poco el gobierno permitió la entrada de la inversión extrajera directa a la economía pero conservando el papel preponderante del Estado (o sea el gobierno puede influir directamente en la iniciativa privada) bajo condiciones de mercado. En la década de los ochentas reanudó relaciones con EEUU y veinte años después ingresó a la Organización Mundial de Comercio. En pocas palabras, los países económicamente fuertes aprovecharon las condiciones baratas de China para producir en el ,por lo que permitieron el impulso económico chino.

Desde la entrada de China al comercio internacional, comenzó a pisarle los talones a Estados Unidos quien había sido el principal abastecedor del mundo por varias décadas. La gota que derramó el vaso fue alrededor del año 2013, cuando China logró desbancar a Estados Unidos como el principal exportador de bienes (no estoy incluyendo servicios) del mundo. Así que podemos decir que es normal que una “súper potencia como Estados Unidos” quiera retomar su posición comercial e impedir ser también desbancado como la principal economía del mundo. Además, la dependencia estadounidense-china se ha elevado a tal grado que el origen principal de las importaciones  de Estados Unidos son desde China.

Como resultado, una forma de que Estados Unidos recupere su preponderancia comercial es simplemente siendo más proteccionista con el país chino, implementando un sin número de aranceles a las importaciones chinas (hasta el momento ya ha impuesto aranceles a la mitad de productos de procedencia china).

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Sofía Santoscoy

Analista económica y financiera en Bursamétrica Análisis con experiencia de más de cinco años en mercados financieros y bursátiles. Certificada por el AMIB como Asesor en Estrategias de Inversión, con publicaciones quincenales en diversos medios.

Te puede interesar

#Opinólogo

‘Hacking Democracy’

Comparte en WhatsApp Título que hace referencia al documental homónimo estrenado en 2006, cuya investigación ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>