El principio del tiempo / Opinólogía / ¿Quién fue el mexicano que inventó los Globos de Cantoya?

¿Quién fue el mexicano que inventó los Globos de Cantoya?

Por: Don Porfirio Díaz



Joaquín de la Cantolla y Rico era, ciertamente, un telegrafista excéntrico y conocido por su fisonomía peculiar. Si buscas una fotografía de él, te darás cuenta que era alto, largirucho, con una calvicie temprana y una nariz de bola. Tenía un bigote poblado, ojos pequeños y una historia peculiar…

Cuando era joven, decidió inscribirse en el Colegio Militar, que entonces estaba situado en lo que hoy es el Castillo de Chapultepec, pues, junto con la abogacía y el sacerdocio, ser soldado era una carrera militar. El destino quiso que, siendo estudiante, los invasores estadounidenses quisieran atacar la Ciudad de México. De este modo, Joaquín de la Cantolla se convirtió en un (no tan) niño héroe, junto con Miguel Miramón (y otros cadetes más que la historia ha olvidado en favor del sacrificio inventado de Juan Escutia y la mentada bandera).

Foto: komoni.chemisax.com
Foto: komoni.chemisax.com

Si don Joaquín de la Cantolla no destacó durante la Guerra de Reforma o la batalla contra el Segundo Imperio, fue porque un accidente evitó que se graduara: una explosión de pólvora lo hizo perder un ojo. Decidió, entonces, que cambiaría de profesión, y se convirtió en telegrafista de Telégrafos Nacionales.

En aquel entonces, el mundo vivía una revolución industrial, y muchos inventos dieron la vuelta al mundo. Don Joaquín de la Cantolla se percató de uno que había nacido un siglo antes, era un curioso artefacto en el que, calentado aire sobre un pedazo de tela, éste podía elevarse por los aires: eran los globos aerostáticos. Después de haber visto uno en Morelia, don Joaquín decidió fundar: la Empresa Aerostática de México. En 1862 solicitó apoyo del gobierno para realizar ensayos sobre estos curiosos inventos. Como se habrán podido imaginar, la complicada situación política, a causa de la instauración del próximo segundo imperio mexicano, complicaron bastante la labor.

Don Joaquín no se rindió y un año después anunció que el 26 de junio ascendería en su globo de tela parchada llamado Moctezuma. La exhibición la hizo en honor a Juan Nepomuceno Almonte y Leonardo Márquez, notables hombres del partido conservador, y amigos de la familia. Se volvió famoso de la noche a la mañana, comenzaron a pedirle que llevara su globo aerostático a las fiestas, lo que le permitió, en 1864, construir un segundo ejemplar llamado Moctezuma II. ¡Vaya! Hasta Maximiliano le regaló unas mancuernillas de oro.

Con el paso de los años, su fama creció, así como su colección de globos aerostáticos; aunque no estuvo exento de accidente. En una ocasión, un sastre que sostenía una de las amarras se enredó con la cuerda, se elevó por un momento y cayó fatídicamente en Palacio Nacional y murió en el lugar. Otro día, don Joaquín de la Cantolla cayó a través del tragaluz de una casa, lo que le ganó varios golpes de los habitantes de la misma.

Continuó con su vuelo durante el gobierno de Juárez, Lerdo y el mío, creciendo en popularidad y dinero.

¿Conoces los globos de Cantolla? También se los debemos a don Joaquín, pues armó pequeños modelos de sus globos con papel de colores, que se soltaban en fiestas populares y se elevaban como pequeñas estrellas sobre el cielo mexicano. Al escribir mal el apellido en diferentes diarios, los globos pasaron a llamarse de Cantoya, como se les conoce hasta hoy.

Sucedió, un día de 1914, Alberto Braniff, el primer mexicano en volar en aeroplano se elevó con don Joaquín en un vuelo de prueba, pero los sorprendió el aire y se lo llevó hasta el Valle de Chalco, donde estaba un grupo de zapatistas que intentaron bajar el globo a balazos. Luego intervino el ejército federal para evitar daños y que ambos hombres pudieran llegar sanos y salvos a tierra firme. Lástima que don Joaquín De la Cantolla haya tenido semejante susto, pues al regresar a su casa , que sufrió un derrame cerebral y falleció días después, a la edad de 84 años. ​

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Don Porfirio Díaz

@DonPorfirioDiaz es el alter ego de Pedro J. Fernández, autor de dos novelas históricas “Los Pecados de la Familia Montejo” y “La Última Sombra del Imperio”. Fue dialoguista de la teleserie “El Sexo Débil” y ha colaborado con varios medios nacionales con artículos históricos.

Te puede interesar

#Opinólogo

Curiosidades de la emperatriz Carlota

Comparte en WhatsApp Uno. La emperatriz Carlota ha sido la única mujer en gobernar México, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>