El principio del tiempo / Opinólogía / ¿Quién soy yo? La identidad determina nuestras decisiones

¿Quién soy yo? La identidad determina nuestras decisiones

Por: Víctor Rodríguez


“Yo deseo llevar a cabo la fraternidad o identidad no sólo con los seres llamados humanos, sino que quiero llevar a cabo la identidad con toda la vida”.

-Mahatma Gandhi.

Cada uno de nosotros contamos con un lugar único en el mundo, establecemos una intima relación con nosotros mismos y nos asumimos como entes diferentes repletos de características exclusivas, todo esto es gracias a la identidad. Ella nos permite responder a la pregunta, ¿quién soy yo? La respuesta que podamos dar ante esta interrogante es justamente lo que somos, lo que nos determina y lo que crea nuestros distintos marcos de referencia en el mundo. La identidad conforma nuestra cosmovisión y nos ayuda de manera importante a establecer conductas y toma de decisiones.

Fuente: diariouno.com.ar
Fuente: diariouno.com.ar

La identidad no es algo estático, depende en mucho de nuestra circunstancia de vida, de nuestras necesidades biológicas y psicológicas. Esto va creando intereses particulares en conjunto con nuestra esfera social y cultural. Se trata de un proceso complejo que puede requerir de muchos años para alcanzar una sólida identificación. Existen diferentes áreas de las que se conforma la identidad, entre las más importantes se encuentran la ocupación laboral o la carrera profesional, factores espirituales o religiosos, factores étnicos y de género, entre otros.

Los especialistas han establecido que la etapa de la vida en la que se empieza a adquirir de manera más importante la identidad es en la adolescencia, que es cuando el individuo trata de encontrar su propio nicho en la sociedad. Se han identificado cuatro etapas para su establecimiento: en la primera, no se establece un compromiso como tal, en la segunda, existen algunos compromisos de identidad sin exploración, en el tercera, se realiza una exploración activa de la identidad, y en la cuarta, se establecen los compromisos de identidad después de un período de exploración. A pesar de que todos los individuos transitamos por distintas etapas para establecer nuestra identidad, existen diferencias importantes en términos de cuánto puede tardar en establecerse para cada uno. Algunos estudios sostienen que solo aproximadamente la mitad de la población establece su identidad en etapas tempranas de la madurez y no es hasta alrededor de los 36 años que la gran mayoría ya la construye. Esta edad corresponde, en promedio, a la etapa de la vida en la que los individuos suelen confiar más en los valores tradicionales, al tiempo que establecen su familia, se convierten en padres y fortalecen sus carreras. Las áreas de identidad que suelen identificarse con mayor frecuencia en estas etapas de la vida son la política y religión. La identificación de identidad más fuerte y que suele dominar por el resto de la vida, se da entre los 36 y los 42 años. Sin embargo, casos como la identidad política, sigue progresando hasta los 50 años.

El desarrollo de una “buena” identidad, se caracteriza por ser abierta y flexible. Los parámetros de identidad evolucionan en el tiempo tanto en contenido como en la certeza de este. Por ejemplo, los expertos en el tema han descrito a las sociedades occidentales como grupos donde prevalece el individualismo, un relativismo de los valores, y donde existe una reestructuración constante del sistema social. La falta de consolidación de una identidad es un tema de la mayor importancia. La sensación de una identidad poco consolidada, fragmentada o es muy variable, se genera una sensación de ansiedad y puede llegar a relacionarse con conductas delictivas. La identidad nos ayuda a tomar decisiones de acuerdo con nuestra forma de ser y pensar. Podemos establecer distintos tipos de identidad, cambiarlas en el tiempo, o reforzarlas, pero no es posible carecer de una identidad o contar con una identidad poco definida. En esos casos las consecuencias pueden alcanzar trastornos del pensamiento o de la conducta.

Finalmente, podemos decir que, gracias al desarrollo de las estructuras de identidad, suele ser relativamente frecuente que esferas comerciales o políticas, donde esta en juego la toma de decisiones individual, enfoquen toda su esfera de la atracción en determinados grupos con una identidad en común. Por ejemplo, lo más común en política es dirigirse a gente de pensamiento liberal o conservador, de derecha o izquierda, etc. Lo importante para el grueso de la población es entender que la importancia de estos procesos, en los que nos preguntamos ¿quién soy yo? ¿Qué me conforma? ¿Cómo pienso? Es un buen ejercicio para observarnos desde fuera y entender cómo estamos reaccionando ante el ambiente que busca en nosotros determinadas respuestas.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Víctor Rodríguez

Médico cirujano, maestro en ciencias con especialidad en fisiología y doctor en ciencias por la universidad de Albert Ludwigs de Friburgo, Alemania. Dedicado a la investigación científica y la docencia en el área de las neurociencias. Es catedrático de la Facultad de Medicina de la UNAM. Cuenta con 25 años de experiencia docente y labores de divulgación científica. Le interesa el estudio de los procesos mentales desde sus bases neuro fisiológicas, hasta sus procesos psicodinámicos.

Te puede interesar

#Opinólogo

El cerebro en acción: la muerte

Comparte en WhatsApp Cuando el que esto sufre, pudiera procurar su quietud con sólo un ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>