El principio del tiempo / Opinólogía / Racismo y educación: un vínculo peligroso

Racismo y educación: un vínculo peligroso

Por: Gloria Stephanie Sánchez Sugía


México es un país multiétnico, multicultural; lleno de distintos colores, sabores, tonalidades, rostros, tradiciones y enigmas, pese a esto, muchos de sus habitantes, aún y cuando gran parte de ellos se perciben a sí mismos como tolerantes y abiertos a la diferencia, no aceptan la singularidad de algunas personas y de los entornos de los que provienen, lo cual se puede apreciar en el racismo cotidiano que ejercen, cuyas expresiones llegan a ser tan sutiles que pasan desapercibidas. La educación formal (pública y privada) ha sido clave importante en la generación y reproducción de la discriminación racial, aunque paradójicamente no olvidemos que éste sector también es indispensable para contrarrestar este flagelo social.

Foto: todanoticia.com
Foto: todanoticia.com

Desde hace mucho tiempo, ha existido el vínculo racismo/educación. Lo podemos ubicar con mayor precisión a partir del periodo postrevolucionario, cuando se echó a andar el proyecto educativo “México mestizo”, para moldear a los mexicanos a una nueva visión, la de una sociedad generadora de hombres nuevos (mestizos), con la intención de que todo hombre fuera tratado igual. Si bien este plan en principio parecía deseable, lo cierto es que al detenernos a mirarlo de cerca se advierte que NO se toma en cuenta la diversidad cultural y, por el contrario, se olvida la historia y cosmovisión de los distintos grupos de la población, colocando a lo diferente como algo ajeno. La educación oficial centrada en el mestizaje, se sustentó en la idea de crear individuos que no hablaran de diferencias y que quien se saliera de ese patrón estaría destinado a ser discriminado. De esta manera el racismo atentó principalmente contra la diferencia cultural y fenotípica de las personas.

Las conductas racistas se originan y reproducen cotidianamente en todos los espacios de los centros escolares, en las aulas, los pasillos, los cubículos; al igual que en los instrumentos de enseñanza, incluidos aquellos utilizados para la formación de profesionales de la educación. Estas conductas también se ven retroalimentadas del racismo que circula habitualmente en toda la sociedad, en los medios de comunicación, en lugares públicos, en casa con la familia, redes sociales y en cualquier otra parte.

La escuela crea un ambiente perfecto para reproducir prácticas racistas ya que por desgracia es un lugar donde se ignora la magnitud de esta problemática nacional y mundial, se desconoce la cotidianidad y complejidad que este fenómeno social tiene, por tanto, al reproducirse pasa desapercibido y no es contrarrestado, aunado ello, los estudiantes y docentes muchas veces ignoran el tema y, por lo tanto, no se le da la importancia adecuada.

Por otro lado, observamos que los libros de textos no dan a conocer el valor real de los diferentes grupos de nuestro país. Por ejemplo, al hablar de personas afrodescendientes se remiten exclusivamente a la condición de esclavitud a la que estuvieron sometidas, dejando de lado que tal sector de la población contribuyó al desarrollo económico, social y cultural que tenemos en la actualidad. En esta misma línea podemos dar cuenta que las personas siguen hablando de “razas” y la superioridad de unas sobre otras; por ejemplo, en una investigación realizada por Cristina Masferrer (2018) se detectó que en el libro “estudio de la entidad donde vivo”, utilizado en tercer año de primaria; libro obligatorio para la Ciudad de México, aún se habla de “razas” humanas, conceptualizando al “mestizo” como una mezcla de las mismas.

Asimismo, cabe señalar que los planes y programas de estudio no están contextualizados a los diferentes lugares de la República mexicana, lo que significa que dichos documentos van dirigidos a un público supuestamente homogéneo y mayoritario, dejando fuera a grupos específicos de la sociedad.

El racismo es un fenómeno social que atenta contra la dignidad humana, que sobaja, distingue, excluye y segrega; aún más peligroso porque gracias a la forma tan cotidiana en la que se expresa y lo poco que se sabe del tema, está invisibilizado evitando que pueda contrarrestarse. Es indispensable que desde la educación se trabaje el tema de tal manera que se genere conciencia gradualmente de que un gran porcentaje del país en donde vivimos es racista y que el sector educativo ha contribuido a estas manifestaciones y a la prolongación del mismo. Aceptar que somos racistas es el primer paso para corregir el error y trabajarlo, a fin de que se pueda establecer una convivencia de paz y armonía, libre de discriminación.

Gloria Stephanie Sánchez Sugía estudió pedagogía en la UNAM; actualmente es jefa de operaciones en el proyecto Dunamis de Pozo de vida A.C. Es afromexicana e integrante de México Negro A.C. y Afrodescendencias en México Investigación e incidencia A. C. Además, realiza trabajo voluntario en el proyecto Dreams para la detección de víctimas de trata y la prevención de abuso sexual infantil. Facebook: https://www.facebook.com/stephanie.sugia Correo: gloriastephaniesanchezsugia@gmail.com

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Afrodescendencias en México

Colectivo interdisciplinario en ciencias sociales interesado en contribuir, a partir de la investigación y difusión del conocimiento, en la construcción de una sociedad más justa, equitativa y libre de racismo; en la que se respete, reconozca e incluya la presencia pasada y presente de las poblaciones afrodescendientes en México, así como las expresiones culturales vinculadas a ellas.

Te puede interesar

Afrodescendencias | Mexican Times

El comercio de personas y las factorías portuguesas en África

Comparte en WhatsApp El historiador Hugh Thomas, en un breve paréntesis de su libro La ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>