El principio del tiempo / Opinólogía / Reglas de convivencia mínimas del museo

Reglas de convivencia mínimas del museo

Por: Kathia Elisa García


La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia.

-Aristóteles

Recientemente fui al Museo de Bellas Artes, en la Ciudad de México, a visitar la exposición Rojo Mexicano. Sabía que era el último fin de semana que estaría por lo que, probablemente, habría muchísima gente me tomaría un rato poder entrar a ver la exposición. No hubo sorpresa alguna, llegue a la explanada del museo y me topé con dos largas filas: una para pasar a la taquilla y comprar el boleto; otra para entrar a la expo. Estaba preparada mentalmente para esperar un largo tiempo bajo el sol sin embargo, me inquietaba más la posibilidad de que la estadía en las salas estuviera limitada y no permitieran tomarte todo el tiempo que quisieras para observar y disfrutar de las obras. Estaba casi segura de que así sería, sobre todo por la enorme cantidad de gente que esperaba, así que, tenía el enfado en la punta de la lengua, expectante.

Foto: proceso.com.mx
Foto: proceso.com.mx

Después de más de una hora y media de filas, entre a la primer sala de la exposición. Decidí que no me detendría mucho a leer las cédulas de información pues posteriormente, podría encontrar la información en internet, me enfocaría por completo en las pinturas, sobre todo en la selección que habrían traído de otros países y de los artistas que más admiro.

Inmediatamente de cruzar las puertas, me encontré con un tumulto de gente que leía la primera cédula y que, conforme terminaban, se formaban tras de las personas que caminaban, una detrás de otra, avanzando lentamente, siguiendo el contorno de los muros hasta toparse con un nuevo estímulo visual, ya fuere una pantalla interactiva, otra cédula de información con texto, unos audífonos, alguna vitrina o algo enmarcado; todo esto como si se tratase de un acto monótono. Parecía como si el conjunto de esa enorme masa humana formara un ciempiés que se mueve rítmica y pausadamente, como la sucesiva caída de unas fichas de dominó. Todo un fenómeno digno del estudio pero, personalmente, me pareció aberrante y tristísimo, como si ir a un museo fuera algo tan aburrido y pesado.

Seguí caminando apartada de la enorme y lenta marabunta humana, buscando las obras que me interesaban. Mi primer encuentro: un Tintoretto, La deposición de Cristo. Era un cuadro de gran formato, por lo que literalmente, te increpaba de frente. Me detuve al menos 15 minutos para observarlo, disfrutarlo. Me parecía increíble poder ver por mí misma una obra de los grandes maestros de la pintura. Mientras estaba ahí, muchas personas se detenían a ver; algunas lo veían unos segundos y después buscaban el mejor ángulo para su selfie, uno que otro hasta se molestaba porque el vidrio que cubría el lienzo hacía un reflejo que complicaba su foto personal. En fin. Lo miré de cerca, de lejos y desde los extremos; me parecía increíble la maestría con la que había integrado la composición, el uso del color, la naturalidad en el movimiento de las manos, la el dramatismo de la escena que, realmente parecía un momento congelado en el tiempo. Detalles que no se pueden apreciar en unos segundos. Hasta que me sentí realmente satisfecha de haber observado el cuadro, continué con mi recorrido.

Foto: sdpnoticias.com
Foto: sdpnoticias.com

En toda la exposición me topé con cuadros de El Greco, Tiziano, Rubens, Velázquez, Van Dyck, Turner, Van Gogh Delacroix, Gauguin y Renoir. Fue profundamente fascinante, haber podido ver un mínimo de la magnífica creación de todos ellos. Para mí, era importante tomarme todo el tiempo suficiente para apreciarlos, identificar las características particulares de cada uno, encontrar su inspiración, tratar de de-construir el cuadro en mente e imaginar el proceso, tratar de encontrar rastros de las pinceladas y fantasear con el momento en que el artista la hiciera. Apreciar el arte, es conectarse con el cuadro, con el artista y con lo que la obra misma nos provoca, implica, por lo tanto, un acto de introspección. Es poético en sí mismo.

Una de las piezas más atractivas para el público, era The bedroom, de Vincent Van Gogh. No sólo por la pintura en sí, sino porque al final de la exposición había una recreación de tamaño real de la pintura, que permitía a los visitantes ser parte de ella y claro, tomarse una foto. Si bien me parece que esta estrategia es realmente buena como una alternativa para atraer público al museo, creo que hay otras prioridades. Urge educar, instruir o guiar, al público. No para crear snobs sino para que vivan y aprecien el arte.

Es necesario decirle al público visitante que, no es necesario tomar fotos de las pinturas en los museos, sobre todo porque hay una herramienta que se llama Google Arts & Culture que tiene imágenes en excelente resolución (probablemente mucho mejor calidad que cualquier cámara de celular) de museos de todo el mundo, que hay quienes asisten al museo a observar las obras, no a personas que estorban la vista de la misma durante 5 minutos intentando sacar una selfie donde estén fotogénicos, que hay quienes no tienen interés mínimo en la plática con el acompañante, que no tienen por qué hacerse los cómicos sobrepasando el límite de las obras…en resumen, que respeten la libertad del otro para vivir la experiencia del arte.

Al final, ¿cuál es el propósito de una selfie frente a The bedroom si ni siquiera pueden explicar lo que el cuadro les causó o evocó?

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Kathia Elisa García

Licenciada en sociología por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Es asistente de investigación en la misma institución y las líneas de investigación en las que trabaja se enfocan en la etnoarqueología, violencia entre jóvenes, procesos de exclusión y discriminación, identidad, etnografía y antropología.

Te puede interesar

FOTO: HuffPost México

Criminal dejar educación en manos de quienes paralizan escuelas: PAN

Comparte en WhatsAppMéxico, 16 Jun (Notimex).- El presidente del PAN, Damián Zepeda Vidales, señaló que ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>