El principio del tiempo / Opinólogía / Repensando los derechos humanos

Repensando los derechos humanos

Por: Carlos López Kramsky



Si bien hoy hablamos con naturalidad de los derechos humanos, hay que recordar que estos son de reciente aparición en México. Apenas en 1989, durante el mandato del Presidente Carlos Salinas de Gortari, se impulsó la creación de la Dirección General de Derechos Humanos en la Secretaría de Gobernación; en 1990 se creó una Comisión Nacional de Derechos Humanos, que era un órgano desconcentrado de la misma Secretaría, el cual se transformó en organismo descentralizado en 1992 y, finalmente, en 1999 se convirtió en lo que hoy conocemos como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, órgano constitucional autónomo. Institucionalmente, los derechos humanos apenas cumplieron la mayoría de edad el pasado 13 de septiembre.

En el plano normativo la historia nos lleva a un pasado más remoto, pues los derechos humanos han existido en nuestras leyes –con denominaciones y configuraciones distintas- desde hace cientos de años. Basta recordar que la Constitución de 1857 tenía un capítulo denominado De los Derechos del Hombre. Es cierto, la concepción moderna de los derechos humanos es totalmente distinta a lo que en el pasado se consideraba como derechos del hombre, pero sin duda, en su esencia, algunos elementos de los derechos humanos de nuestra generación ya estaban presentes en esas consideraciones constitucionales.

Imagen: londonmet.ac.uk
Imagen: londonmet.ac.uk

Desde el año 2011, en México existe un régimen de derecho basado en los derechos humanos, lo que implica que toda la legislación, desde la Constitución hasta el último reglamento, debe ser respetuosa de los derechos humanos, sin importar el origen de los mismos, es decir, estos derechos son vigentes sin distingo de que procedan del ámbito internacional, de la Constitución o de las leyes mexicanas.

Pero muchas veces, lo que vemos en las normas jurídicas parece no corresponder con lo que sucede en la realidad. Mientras la norma nos señala tener derecho a ciertos bienes jurídicos y materiales, la gente en la calle sufre la violación de estas prerrogativas de manera constante y común y, lo más grave es que en muchas ocasiones ni siquiera existe defensa alguna contra esas arbitrariedades.

La configuración actual de nuestro sistema de derechos humanos no facilita su defensa, lo que provoca que tengamos una serie amplia de derechos en el papel pero que estos no sean del todo respetados. Los incentivos para cumplirlos se disuelven frente a la impunidad que regularmente se presenta en la vida cotidiana. Pretextos para no castigar a quienes violan derechos humanos hay muchos, pero la gran mayoría se origina por fallas en el sistema normativo.

Foto: realclearpolitics.com
Foto: realclearpolitics.com

Alguna vez escuché a James Anaya, antiguo Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, decir que el sistema federal es el peor para defender derechos humanos, y tenía razón. En México sufrimos el sistema federal que dificulta considerablemente que las normas de derechos humanos sean vigentes en todo el país y que sean protegidos por la autoridad de manera efectiva. Por ello, considero que es tiempo de proyectar una reforma al sistema de protección de derechos humanos, que sea acorde con las circunstancias que vivimos.

En la próxima entrega detallaré algunas propuestas tendentes a fortalecer la justiciabilidad de los derechos humanos en México, pues parece ser bastante claro que las leyes que tenemos son de avanzada pero nuestros mecanismos de protección aún son de tercer mundo.

#EnParalelo: La contradicción de la semana y quizá del año es que militantes del partido más democrático en México, hoy están renunciando debido a la falta de democracia en su vida interna. Así de frágil es la democracia; así de valiosa es, pero solo nos damos cuenta de ello cuando la hemos perdido.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Carlos López Kramsky

Abogado, Maestro en Derecho Constitucional y Doctor en Derecho por la Universidad Marista, Campus Ciudad de México; tiene estudios de maestría en Derechos Humanos y Democracia por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); diplomado en Análisis Político por la Universidad Iberoamericana y en Diversidad Cultural, Políticas Públicas y Derechos de los Pueblos Originarios de México, por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Ha sido catedrático en diversas universidades, asesor legislativo y servidor público en el Gobierno Federal.

Te puede interesar

#Opinóloga

Reconstruir el tejido social desde la infancia

Comparte en WhatsApp En Tabasco viven 669 mil 529 niños y niñas de 0 a ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>