El principio del tiempo / Opinólogía / Ricardo Anaya: el rey de los spots

Ricardo Anaya: el rey de los spots

Por: Iñaki Berenzon


El próximo 1 de julio, Ricardo Anaya, con 39 años cumplidos, podría convertirse en el presidente más joven de México desde Emilio Portes Gil, quien llegó al poder en 1928, con tan solo 38 años. Anaya tiene diversos apodos: “El Cerillo”, “El Chico Maravilla” y “El político con cara de niño de secundaria”. Como se observa, dos de sus tres apodos hacen alusión a su corta edad. Ser joven, en tiempos electorales, puede ser un arma de doble filo. Por un lado, la juventud puede ser garantía de innovación, fortaleza y agilidad. Por otro, ser joven es también un símbolo de inmadurez, inexperiencia e irresponsabilidad.

Anaya será, como saben, el candidato del Frente Ciudadano por México a la Presidencia de la República. A su corta edad, el queretano logró lo imposible: juntar el agua y el aceite para competir por La Grande. Sí, el PRD y el PAN, dejando atrás la ideología, ya han conformado coaliciones electorales en el pasado, pero en 2018 será la primera ocasión en que compitan juntos por la Presidencia de México.

Anaya, eso sí, es un político altamente preparado. Tiene credenciales académicas de sobra. Es doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM. Habla, casi a la perfección, tres idiomas: español, inglés y francés. En ese sentido, no tiene nada que envidiarle al supersecretario Meade y su doctorado en Yale.

Foto: Revista Siempre
Foto: Revista Siempre

Sin embargo, a pesar de su preparación académica, hace seis años, en 2012, Ricardo Anaya era un político poco conocido. Trabajó, incluso, en la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota sin pena ni gloria. Su paso por la política hasta 2012 era irrelevante en el ámbito nacional. Lo conocían, si me apuran, en Querétaro y en su casa. Ahora, según una encuesta de Buendía & Laredo, 6 de cada 10 mexicanos saben quién es El Cerillo. Eso, sin duda, le da una ventaja con respecto al competidor priista, José Antonio Meade, quien sólo es conocido por 22% de los electores. El otro contrincante, AMLO, es conocido por 94% de los mexicanos, lo que es sumamente normal, pues Obrador lleva en campaña desde la Prehistoria.

Pero ¿cómo fue posible que Anaya alcanzara tanta popularidad en unos cuantos años? La respuesta se encuentra en la exposición mediática desmedida que Anaya tuvo como presidente de Acción Nacional. Según un reporte publicado por El Financiero en junio pasado, Anaya, como dirigente del PAN, apareció en 1.4 millones de spots. Si asumimos que cada spot dura, en promedio, 30 segundos, significa que Anaya, en los últimos tres años, ha salido en radio y televisión más de 11 mil horas o 486 días completos.

El abuso en los tiempos oficiales de radio y televisión del PAN le trajo muchas críticas a Ricardo Anaya. Hoy, Acción Nacional es un partido sumamente dividido. Y, en gran medida, es culpa de Anaya y su sed de cobertura mediática. Personajes trascendentales del panismo como Felipe Calderón, Margarita Zavala, Ernesto Cordero, Gustavo Madero, Roberto Gil Zuarth y José Luis Luege pusieron el grito en el cielo cuando Anaya comenzó a promocionarse a costa del partido. Decían que Anaya estaba usando al PAN para favorecer sus ambiciones políticas personales. Y tenían razón.

La intención de Anaya siempre fue la misma: quería, a través de los spots, posicionarse mediáticamente para disputarle la candidatura presidencial a Margarita Zavala y a Rafael Moreno Valle, quienes, hasta 2016, se veían como los posibles candidatos de Acción Nacional por la presidencia de México.

Foto:  El Universal
Foto: El Universal

Con trampa o sin ella, Anaya logró su cometido: poco a poco, mes tras mes, fue apareciendo con fuerza en las encuestas presidenciales. El Cerillo lo sabía: su posibilidad de liderar la candidatura de Acción Nacional o del Frente dependía, en gran medida, de su exposición mediática. Y hoy, le pese a quien le pese, Anaya es competitivo y sumamente conocido por los mexicanos. El último sondeo de Reforma le da 19% de los sufragios al Cerillo. El Universal, en su última medición, le otorga 23% de las preferencias al Chico Maravilla. Así, Anaya está a sólo 8 o 10 puntos de Andrés Manuel. El queretano le puede competir e, incluso, ganar al tabasqueño.

Sin duda, la exposición mediática excesiva de Anaya es lo que le ha permitido obtener la candidatura del Frente. Pero los costos políticos para él no han sido pocos. Hoy están fuera de Acción Nacional tanto Vicente Fox cuanto Felipe Calderón, los dos únicos ex presidentes de México que emanaron del PAN. También están alejados los senadores Ernesto Cordero, Javier Lozano y Roberto Gil Zuarth, quienes han acusado a Anaya de usar la presidencia del partido para su propio beneficio. Por su parte, Margarita Zavala, ante una contienda a todas luces inequitativa, prefirió renunciar a su militancia y buscar una candidatura independiente.

Anaya fracturó al PAN por sus ambiciones personales. Hasta ahora, todo le ha salido a la perfección. Hoy es el pomposo candidato presidencial del Frente Ciudadano por México. Ha construido su imagen pública con base en spots y lo seguirá haciendo en los próximos meses. Prepárense para ver y oír a Ricardo Anaya hasta en la sopa. Por ser el abanderado del Frente, en la campaña, Anaya tendrá a su disposición 14 millones de spots en radio y televisión. Y los usará para llegar a Los Pinos ¿Le alcanzarán?

Las ÍES de Iñaki

  • Hablando del Frente, parece que Alejandra Barrales no tiene nada segura su candidatura por la CDMX. Mancera promete que quienes aspiren a gobernar la capital del país por el Frente deberán someterse a una verdadera competencia. Y Barrales ya tiene, por lo menos, dos rivales: Salomón Chertorivski y Armando Ahued.
  • Los partidos chiquitos ya también se están definiendo. El PT y Encuentro Social irán con Morena. Movimiento Ciudadano será parte del Frente. El partido Verde y Nueva Alianza apoyarán al PRI. Ese 2 o 3% que pueden dar cada uno de estos partidos a un candidato presidencial será, sin duda, lo que determine quién dormirá en Los Pinos en un año y quién estará en el olvido político.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Iñaki Berenzon

Chilango orgulloso. Amante de la cerveza oscura. Estudiante de Política y Administración Pública en El Colegio de México. Su mayor pasión: la política. Lo segundo más importante: el fútbol. Interesado en temas de gobierno abierto, violencia y democracia en México. Ha colaborado como asesor en comunicación política en diversas instituciones públicas y privadas a nivel federal y local. Prefiere convivir con locos y tiene miedo de las oficinas. Para escribir, como Óscar Wilde, cree que sólo hay dos reglas: tener algo que decir y decirlo.

Te puede interesar

#Opinologos

El esperado milagro político mexicano 2018

Comparte en WhatsApp  Al fin 2018… año que inicia con buenos deseos y reflexiones, principalmente ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>