El principio del tiempo / Opinólogía / Salud pública, mitos y realidades

Salud pública, mitos y realidades

Por: Roberto Mendoza



A raíz de las políticas implementadas como consecuencia del llamado Consenso de Washington, las economías periféricas comenzaron con procesos sistemáticos de liberalización, desmantelamiento, reducción presupuestal, privatización y desregulación económica. Lo antes señalado, ocurrió en la década de los ochentas y fue la receta mágica que Estados Unidos promovió como parte de la re-financiación de la deuda de países como México. A partir de ahí, hemos podido “crecer” a tasas mediocres del dos por ciento (promedio anual de 37 años), pero nuestra inflación se mantiene estable y nuestra moneda fluctúa conforme a la oferta y demanda, es decir, hemos alcanzado “la mayoría de edad” en política monetaria.

FOTO: google.com.mx/maps
FOTO: google.com.mx/maps

Sin embargo, para dejar de estar en números rojos en las arcas federales y estatales, se han tenido que ajustar a una serie de modificaciones en perjuicio de los más desprotegidos. A raíz de lo antes señalado, se han desmantelado sistemas que antaño eran eficientes y rendían frutos al Estado Mexicano, como lo fue Pemex y Ferrocarriles de México. La época de bonanza se terminó y con ello las concesiones y despilfarros, pero las reducciones presupuestales han afectado a un rubro en particular, la salud pública. Cualquiera que haya pasado alguna estancia en un hospital público (ningún político encumbrado), sabrá de los déficits cotidianos con los que trabajan médicos, enfermeras y personal administrativo. Aún así, existen las llamadas best practices que sacan a flote el trabajo encargado de cuidar la vida de los demás. Un caso que quiero resaltar por su grado de eficiencia, humanismo y efectividad es el del Hospital Regional Río Blanco, mismo que ha sido galardonado con distintos reconocimientos y premios a nivel nacional, basados principalmente en el compromiso de su personal. Bajo la tutela de su directora, se han eficientado procesos, construido espacios que parecerían reservados a hospitales privados y generado sinergias que a nivel regional han salvado cientos de vidas (especialmente en mujeres embarazadas y recién nacidos).

No obstante, esto no ha sido sencillo y requiere de un grado de liderazgo y entrega admirables. Lo anterior, es constatado ya que el personal médico sacrifica jornadas, vacaciones, días festivos y otros por el cuidado del prójimo, sí, aunque les suene a romanticismo literario del siglo XVIII. A raíz de los recortes presupuestales (nacionales o estatales), la generación de plazas vacantes para nuevos ingresos es exigua, por lo que los trabajadores ejercen sus funciones en dobles o triples turnos, siendo que hay otras carteras a nivel nacional como el de las fuerzas armadas, que año con año ven sus arcas incrementadas como consecuencia de su despliegue (inconstitucional) en acciones de seguridad pública (que conste que no tengo nada contra el ejército ni la marina). Aunado a lo anterior, el presupuesto de Presidencia de la República es exorbitante, el de los congresos locales y federal es ilimitado, con partidas que no son auditables como aquellas que se otorgan a los coordinadores de los grupos parlamentarios y esto es inconcebible en situaciones de precariedad estructural en nuestro país, donde hay hospitales en los que un incremento presupuestal modesto vería reflejados grandes beneficios para la población de los alrededores.

El Hospital Regional de Río Blanco es en todo el sentido de la palabra “el amigo de la infancia”, ya que cada nacimiento es cuidado como propio y aquellas circunstancias adversas (cuestiones críticas) son abordadas con el mayor detalle por parte de los directivos, siempre en la búsqueda de salvar una vida más o proporcionar un inicio de vida digno, con el profesionalismo que caracteriza a todo su personal y sobre todo una gran familia. Como consecuencia de ello, conmino a todos aquellos que (dada la época electoral) pretenden asir algún puesto de elección popular, a que se paseen por los pasillos de los hospitales y no sólo a estrechar manos, sonreír para la foto y buscar el voto, sino para que se percaten de las circunstancias de precariedad en la que algunos nosocomios se encuentran, ya que no podemos darnos el lujo de seguir perdiendo vidas por insuficiencia de material, aparatos, personal en los hospitales y negligencia política, ya que tristemente, aquellos países desarrollados se caracterizan por tener servicios de salud de primera, generalizados y universales.

La salud es percibida hoy como un lujo, un aspecto suntuoso de la vida que pocos en México podemos pagar (recordemos que hay más de 60 millones de pobres y más de la mitad de la población económicamente activa está en la informalidad), pero no olvidemos que es un derecho humano al que los deciles más bajos no pueden acceder y por ello como ciudadanos debemos exigir incrementos sustanciales a nuestros representantes populares en los presupuestos para la salud de México y como pacientes debemos agradecer lo que hacen nuestros médicos y enfermeras, ya que muchos les debemos la vida a ellos.

P.D. Con gran afecto a mis amigos doctores y enfermeras, cuyas rutinas salvan vidas y regalan sonrisas.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Roberto Mendoza

Estudió la carrera de Sociología en la UNAM y tiene estudios en economía en el ITAM y Política por la Universidad de California en Santa Bárbara. Con maestría en la Universidad de Sheffield en Reino Unido en Política Pública y Gobernanza. Cuenta con estudios de posgrado en la Universidad de Harvard en Sustentabilidad Corporativa. Se ha involucrado de manera significativa en los temas de cambio climático y sustentabilidad, asesorando a algunas empresas en temas de responsabilidad social corporativa y transición hacia bienes de capital sustentable. Se ha desempeñado como asesor de Diputados y formó parte del grupo político CIBERNAUTASPRI donde fungió en 2 campañas como Delegado Nacional del CEN del PRI. En 2013 fue invitado a formar parte del Climate Reality Project y asistió a la cumbre global de líderes en contra del cambio climático con el Ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore. Actualmente se desempeña como subdirector de normas en la SAGARPA. Tiene una asiduidad marcada por los libros históricos, es fanático del jazz, el chill out y el soulful house.

Te puede interesar

#Opinóloga

Salud pública y de calidad, una obligación de Estado

Comparte en WhatsApp Esta semana en el Senado de la República se inició la Semana ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>