El principio del tiempo / Opinólogía / El secreto mejor guardado de Trump: Roger Stone

El secreto mejor guardado de Trump: Roger Stone

Por: Noé Mijangos



Donald Trump es hoy el presidente de los Estados Unidos de América. Pero los empresarios como él saben que nunca llegarían a poner un pie en el podio presidencial de no ser por los consultores en política que le cuidan brillantemente su campaña al precio que sea. “Que la estética no claudique aunque la ética colapse”, puede ser el refrán que los asesores estimen en mantener como una celosa arma de ataque ante lo que la estrategia de campaña contraria dicte.

 Fotograma “Get Me Roger Stone” (Netflix)

Fotograma “Get Me Roger Stone” (Netflix)

Nada generó más polémica sobre su campaña, que mantener la inmoralidad intacta a grados en que lo que se esgrimía en contra de Donald Trump o su equipo fuera considerado una ventaja para derribar con la misma fuerza de empuje que se destinaba a ellos hiriendo gravemente la campaña de su contrincante Hillary Clinton. La comunicación es una pieza clave en las campañas políticas, en la era de las comunicaciones al instante las redes sociales mueven conciencias al menos en el plano de la oportunidad, aunque sea mezquindad lo que se implanta en la línea de ensamblaje de lo que se interpreta como motivador ocasional en las bases sociales.

La élite partidista columpió brillantemente a sus mejores piezas para enfrentarse a un aparato osado de opinión pública. Las campañas de los demócratas y los republicanos hicieron de todo por dar a conocer sus fortalezas y demostrar con evidencias aunque fueran superficiales las debilidades de sus opositores. Estados Unidos de América es esa nación en donde opera el sesgo electoral a niveles de asombro. Sus autoridades seleccionadas a partir de un filtro ciudadano no necesariamente son aquellas que nacen de la conciencia diáfana o de la oscuridad inocua, es un choque brutal de violencia en donde la vida privada irrumpe con fuerza para denostar lo que hasta ese momento sólo era rumor, curiosidad o frivolidad.

Paul Manafort y Roger Stone Fotograma “Get Me Roger Stone” (Netflix)
Paul Manafort y Roger Stone
Fotograma “Get Me Roger Stone” (Netflix)

Mucha gente reunida es poca conciencia asistida desde la crítica social. A los líderes norteamericanos no se les repudia ni su desatino gesticular ni su sentimentalismo exacerbado. Mucho menos se les condiciona su nudo ideológico que no alcanza ni la meseta, menos el clímax en una Campana de Gauss. A la campaña de Trump se le achaca mucha ideología, sólo por provenir de un hacedor de figuras presidenciales como Roger Stone. Sin embargo, la ideología es orientación basada en principios argumentativos, en razonabilidad, de tal manera que la trama de lo que se genere como discurso debe contener voces que se internalicen en acciones concretas, en bases críticas de beneficios para todos, en obediencia ciudadana desde la perspectiva de lo que cuestiona el gobierno entrante del gobierno saliente.

Paul Manafort o Roger Stone, asesores fugaces encubrían una campaña de desaliños para colocar en una posición privilegiada a una figura emblemática de la disparidad empresarial estadunidense: Donald Trump.

El caos es una figura mítica en la sociedad norteamericana para alentar la incertidumbre y mover la provocación de la dinámica ocupacional que en materia de votantes lucen mejor si son interpretados por los comunicadores que se solazan de realzar la labor de dispersión y verse como patriotas que resurgen de entre la época fundacional de la revolución legal de 1776: la Constitución norteamericana.

Paul Manafort y Roger Stone Fotograma “Get Me Roger Stone” (Netflix)
Fotograma “Get Me Roger Stone'”

La diversidad social como el movimiento LGTTTBI o las minorías raciales, son el condimento perfecto para una sociedad norteamericana que subyace en la opulencia global y resurge de entre la miserabilidad de masas. El mismo Roger Stone comparte su sentido de inmoralidad al hacerse de una ventaja acrítica exponiéndose en una marcha del orgullo gay por las calles de Nueva York. Aunque su emoción sea típica de los movimientos sociales de igualdad practicados luego de las enmiendas a la Constitución de ese país, difícilmente mantendría el perfil de no haber pasado por el cretinismo norteamericano llamado muy acertadamente behaviorismo.

 Para esta colaboración me basé en el documental escrito y dirigido por Dylan Bank, Daniel Dimauro y Morgan Pehme, bajo la producción de Shirel Kozak, Kara Elverson, Frank Morano y Fredrik Stanton (Get Me Roger Stone, 2017) versión obtenida en Netflix.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Noé Mijangos

Profesor universitario, reseña libros (en castellano) de última generación y promotor de jornadas universitarias de divulgación. Articulista en diarios y revistas especializadas. Citadino por devoción, provinciano por vocación. Sugiere debates sobre temas relacionados con: desarrollo sustentable y sostenible, ecología pedagógica, derechos humanos, turbocapitalismo, desterritorialización e hiperconsumo.

Te puede interesar

FOTO: Twitter @Scavino45

Acusan en EUA a Trump de entreguismo hacia el presidente Putin

Comparte en WhatsAppWashington, 16 Jul (Notimex).- El presidente estadunidense Donald Trump se convirtió hoy en ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>