El principio del tiempo / Opinólogía / Selección Nacional, cine y patriotismo

Selección Nacional, cine y patriotismo

Por: Eduardo Higuera


“No es un patriotismo deseable ir en contra del comportamiento civilizado”.

-Friedrich Dürrenmatt

 Dice el viejo proverbio que hay cosas sobre las que no se debe discutir: religión política, toros y fútbol, so pena de pleitos y enojos con quien se discuta. De lo primero ya aprendí que la fe y las creencias de cada quien son muy respetables, siempre que no dañen a terceros o conduzcan a la discriminación. De la política algo parecido, mientras se mantenga en los cauces legales y no nos lleve a algún tipo de régimen autoritario o totalitario. Y los toros…meh, desde hace treinta años que no asisto y sé que es otro tipo de religión… del fútbol…

Este es un punto de choque de diversos amigos y conocidos míos y su servilleta. Sin duda, es el deporte más popular y enciende el mayor número de pasiones en nuestro querido México. Poco a poco se ha ido cimentando una especie de fervor irracional alrededor de los diferentes equipos. De forma particular la Selección Nacional se vuelve foco del furor: estas en favor o en contra y ya, eres mexicano y patriota o no sigues a la selección y no mereces ser considerado mexicano y ya.

Foto: football-tribe.com
Foto: football-tribe.com

A estas alturas debería ser obvio que mi problema es que, a pesar de mis aficiones por el deporte de las patadas (soy puma, bostero y merengue), mi vida no gira alrededor de los éxitos o logros de mis equipos favoritos y mucho menos de uno que no lo es como @miseleccionmx, pero no acepto que se me descalifique o piensen que no amo mi país por no compartir el sentimiento general hacia la selección.

La razón por las que no soy fan de la escuadra de los ratones verdes es puramente lógica: nunca han ganado nada verdaderamente trascendente en la categoría mayor y siempre son usados para generar ilusiones y falsas esperanzas de “gloria deportiva”, mientras que otros deportistas verdaderamente trascendentales no so reconocidos.

Por ejemplo, recuerdo la final olímpica de 2004 en la que Ana Gabriela Guevara, la mejor velocista de la historia de México, se alzó con la medalla de plata. La gran mayoría de los comentarios que escuché entonces fueron de crítica y decepción contra la atleta, por no haber sido la ganadora del oro. Esto a pesar lo que nadie había hecho en la historia deportiva nacional. Nunca he visto a la escuadra verde llegar ni a una semifinal mundialista, sin embargo, siempre se dice “la próxima lo haremos”.

Y es que el aparato publicitario nos vende siempre y en cada justa mundialista que es nuestro momento de brillar y “esta vez” si lograremos pasar más allá y coronarnos campeones o hacer algo que nunca se haya logrado. Y siempre, sin excepción, quedamos decepcionados y decimos que fue culpa del árbitro, que no fue penal, que Maxy tuvo suerte con el tiro al marco y no sé cuántos pretextos más.

¿Hasta cuándo dejaremos de ser ciegos ante la realidad del pobre desempeño de los ratoncitos? Pareciera que nos empeñamos en ser dignos de la canción de Chava Flores “a que le tiras cuando sueñas mexicano” en lugar de ser críticos y pedir cambios que beneficien al balompié.

Sin embargo lo más preocupante es la reacción que la gente tiene ante la crítica o, como es mi caso, preferir España o Argentina como favoritos en el mundial. Los insultos y agresiones son la orden del día y me dicen que no soy mexicano, que soy un vende patrias, que me largue del país, entre otros. Recuerdo una réplica específica cuando afirmé en Twitter que con el grupo que le había tocado, México no avanzaría de la fase de grupos y lance el desafío de una apuesta.

“Es una pendejada ir contra otros mexicanos en tiempos como estos”

Me respondió una persona a la que respeto y considero bastante inteligente.

Yo amo a México, lo respeto y cumplo sus leyes. El que no sea fan de la selección nacional no tiene nada que ver con la forma en que me enorgullezco de mi país y su cultura y tradiciones. Pero parece ser que no se entiende o no se quiere comprender.

Algo parecido me ha sucedido al hablar y opinar de dos películas recientes, Coco y La Forma del Agua.

Foto: 20minutos.es
Foto: 20minutos.es

La primera me pareció un fantástico y bien elaborado homenaje a una de las más hermosas tradiciones de nuestro país. La segunda una película de excelente manufactura pero sin mucha originalidad ni profundidad, sin duda Del Toro tiene mejores películas.

En el primer caso fui tachado de entreguista y revisionista de nuestras tradiciones, pelele del imperialismo cultural y poco patriota, de nuevo. En el segundo caso que debería apoyar a los mexicanos que la “están haciendo”, como si mi trabajo como opinólogo fuera seguir consignas o dar coba a las cosas que “todos saben”.

El fondo de ambos temas es el patriotismo, como siempre. La verdad no lo comprendo del todo pero no puedo evitar ver como una tradición se renueva con la imaginación de los creativos de Pixar-Disney, finalmente –parafraseando al Violinista en el Tejado- las tradiciones en algún momento fueron novedades y deben evolucionar.

En cuanto a La forma del agua no vi nada nuevo, observe una fotografía, efectos y manejo de cámara maravillosos, salpicados de la violencia que le gusta usar a Guillermo, como firma de sus obras, pero no vi nada novedoso en realidad en la historia y mucho menos en la actuación. Creo que será merecedora de varios premios Oscar pero no de mejor película ni mejor director y tampoco los merece. Y esto no demerita la gran carrera e imaginación de GDT en el cine.

Ahora díganme, ¿soy poco patriótico?

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Eduardo Higuera

Maestro en Análisis Político y Medios de Información por el Tecnológico de Monterrey. Actualmente es académico, analista y consultor en comunicación política, relaciones públicas y periodismo. Eterno inconforme e idealista de la política, apasionado de los libros y la educación ha sido director de cine independiente, creativo publicitario y funcionario público. Se define a sí mismo como Ruletero cultural.

Te puede interesar

#Opinólogo

“Coco” y el “mexican curious”

Comparte en WhatsApp Le tomó pocos días a Coco, la última producción animada de Pixar, ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>