El principio del tiempo / Opinólogía / Sobre la seguridad interior

Sobre la seguridad interior

Por: Eduardo Martínez


El Derecho es la manera de hacer la guerra, normativamente hablando y, a decir de Von Clausewitz, la guerra es la continuación de la política por otros medios. Ahora, si invertimos tal apotegma, en los términos que propone Michel Foucault, podemos colegir que la política es la continuación de la guerra por otros medios.

Lo anterior, ya que la política mantiene el desequilibrio de las fuerzas que se manifiestan en la guerra; en este esquema, de guerra-represión, el poder político no comienza cuando cesa la guerra, sino que la relación de violencia creadora y conservadora, entre la bestia y el soberano, está presente desde el surgimiento del Estado y su Derecho. La guerra nunca ha desaparecido del todo, pues ha precedido el nacimiento de los Estados, o lo que es lo mismo el Derecho y la paz han surgido de conflictos reales y el Derecho se ha erigido en el instrumento favorito de la hegemonía del poder para conservar la contradicción, binaria, entre ciudadanos y enemigos. Esto explica porque el Derecho Penal es la fuerza violenta que sostiene al pacto político.

Al día en que esto se escribe, la Cámara de Diputados he legitimado la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública.

 

Foto: advaitaworld.com
Foto: advaitaworld.com

Lo que olvida la cámara de origen es que tal actuar conculca el artículo 129 constitucional. Aunado a lo anterior, el artículo 434 fracción I del entonces Código de Justicia Militar indicaba que el ejercito es la fuerza pública de diversas milicias, armas y cuerpos que sirven a la Nación para hacer la Guerra. Ahora, se hace la guerra al otro, al enemigo, al peligroso, que posee la virtud de erigirse en un riesgo contra el orden imaginado- que la verticalidad creó-.

Por lo expuesto, la guerra se concibe en términos de supervivencia de los más fuertes, los más sanos, los más cuerdos, los menos peligrosos que, curiosamente, nunca serán los otros.

El Derecho, como deber ser que todavía no es, no puede prohibir el riesgo y lo que si puede materializar es un riesgo para los Derechos Fundamentales de los gobernados vía el llamado Derecho Penal del Enemigo y la teoría de la prevención general positiva que le fundamenta.

Así, mediante la política de la seguridad “interior” es posible evitar un riesgo a condición de que se genere otro riesgo, pues cada decisión que evite un riesgo abre la posibilidad a otros riesgos no conocidos.

Foto: animalpolitico.com
Foto: animalpolitico.com

No olvidemos que el paradigma de enemistad se mantiene en el poder punitivo por medio de normas que generan la exclusión parcial de la calidad de persona a un sujeto, para incluirle en un catálogo de riesgos y peligros sociales, que permiten legitimar un Estado Policía en donde se reducen los derechos fundamentales de los gobernados, se anticipa la punibilidad a los actos preparatorios y se deja a discrecionalidad del ente que ejerce el monopolio del poder decidir cuándo existen riesgos para la seguridad interior. Es decir, ejercitar la manera normativa de hacer la guerra en contra de los otros que, eventualmente, pudiéramos ser nosotros.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Eduardo Martínez

Abogado Postulante en las Materias de Extinción de Dominio y Derecho Procesal Penal Acusatorio y Oral. Maestro en Política Criminal por el INACIPE. Catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM, del INACIPE y de la Escuela Libre de Derecho de Puebla. Socio de Número del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México y Miembro de la Comisión de Derecho Penal del Colegio. Capacitador Certificado, en razón de sus méritos, por SETEC. Escritor de más de 10 libros, conferencista y articulista.

Te puede interesar

#Opinólogo

Tiempos de legitimidad

Comparte en WhatsApp En el año de 1991 se publicó el libro cumbre de Francisco ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>