El principio del tiempo / Opinólogía / Sobre la violencia más allá del narco

Sobre la violencia más allá del narco

Por: Fausto Carbajal



La semana pasada el diario Reforma publicó una nota sobre los incrementos tanto en el decomiso de armas de fuego y los homicidios cometidos con estos instrumentos.[1] Aunque la nota resalta la relación mecánica entre ambas variables, muy probablemente se trate de un comportamiento natural: si se decomisaron más armas de fuego, fue porque hubo un mayor número de ellas disponibles, lo que explica que se hayan incrementado los homicidios en los que se utilizaron este tipo de armas. Sería necesario recordar que las capacidades de cualquier Estado son fijas, salvo que una situación específica amerite un cambio drástico en el diseño e implementación de una política pública. En este caso en particular, es menos probable que el aumento del decomiso de armas de fuego se haya debido a algún plan nacional anti-armas de fuego, que a cuestiones propias del mercado de armas.

Foto: centroprodh.org.mx
Foto: centroprodh.org.mx

El artículo, no obstante, arroja un dato por demás interesante. De acuerdo con la nota, que a su vez utiliza cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), durante el periodo enero-octubre de 2017 hubo 13,849 homicidios dolosos en los que se emplearon armas de fuego. Esto significa que, de un universo de 23,978 homicidios dolosos en el mismo período[2], aproximadamente el 58% de los homicidios implicó el uso de armas de fuego.

Primero, resulta difícil pensar que buena parte del 42% restante de los homicidios dolosos –en donde no se usaron armas de fuego- fue producto del combate a la delincuencia organizada o a la llamada rivalidad delincuencial; a menos, claro, que los sicarios o las Fuerzas Federales hayan regresado a la antigua práctica de los Sicarii o los samurai.

Segundo, estos datos podrían contribuir a reforzar la hipótesis de que la violencia derivada del crimen organizado ha ocultado diversas micro-dinámicas de violencia en México como producto de la conflictividad social a nivel local en diversas partes del país.

Es decir, estaríamos hablando de que aproximadamente 6 de cada 10 homicidios dolosos en México son hechos con armas de fuego. Ahora bien, ¿acaso los 6 homicidios dolosos en el que se emplearon armas de fuego son producto del combate al narcotráfico? ¿Cuántos homicidios dolosos se dan de manera paralela o se entrecruzan con la llamada guerra contra las drogas? Casos como los que se dieron en la sierra de Durango[3], o en Chalchihuitán, Chiapas[4], o los recientes enfrentamientos en Guerrero[5], entre otros, hacen necesario un replanteamiento de cómo explicamos el origen y la intensificación de la violencia en México durante la última década.

Es muy probable que la violencia en México responda mucho menos de lo que creemos a la lógica de la guerra contra las drogas, y más a la combinación de esta con conflictos de carácter local y privado, tales como conflictos territoriales o por recursos naturales, disputas familiares o vecinales, afrentas personales, intereses privados de actores políticos o económicos, activismo político, o formas alternativas de organización social, etc. Es interesante ver la recurrencia de estos patrones en escenarios como el afgano, el iraquí, o el griego en su momento. En el ámbito local, los distintos tipos de violencia se pueden entrecruzar y retroalimentar.[6]

México es un país históricamente violento, más allá de la guerra contra las drogas. Será imprescindible, pues, incorporar en el diseño de políticas públicas aspectos relacionados con la resolución de conflictos a nivel local, y fomentar iniciativas ciudadanas de paz y reconciliación. Asimismo, será imprescindible que el SESNSP encuentre un mecanismo para que las fiscalías estatales se apeguen a los criterios técnicos establecidos en el Protocolo de Bogotá sobre la calidad de los datos de homicidio para América Latina y el Caribe, para saber los orígenes y las dinámicas de la violencia letal en nuestro país.

En otros temas, se les desea lo mejor para el 2018.

[1]http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/articulo/default.aspx?id=1291206&md5=be994a21c104cf81bcda87966bae65ea&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe&lcmd5=0c3d15790730559888082572702324e9

[2] Cifras del SESNSP: http://secretariadoejecutivo.gob.mx/incidencia-delictiva/incidencia-delictiva-datos-abiertos.php

[3] http://www.milenio.com/policia/sierra_de_durango-balacera_torreon-san_dimas-milenio_noticias-laguna_0_1007299453.html

[4] http://www.eluniversal.com.mx/estados/desplazados-vuelven-mas-pobres-chalchihuitan

[5] http://suracapulco.mx/principal/once-muertos-y-38-detenidos-dejan-dos-enfrentamientos-con-opositores-a-la-presa-la-parota/

[6] Ver, por ejemplo: https://www.usip.org/sites/default/files/SR321.pdf

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Fausto Carbajal

Internacionalista por la Universidad Iberoamericana. Maestro en Estudios de Guerra por el King's College London, Gran Bretaña. Es miembro de la Federación Mundial de Estudios del Futuro, Paris, Francia. Se ha desempeñado en el servicio público, particularmente en las Secretarías de Relaciones Exteriores y Gobernación.

Te puede interesar

#Opinólogo

Antecedentes del narco en Guerrero

Comparte en WhatsApp La violencia en Guerrero es el resultado heterogéneo de una pluralidad de ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>