El principio del tiempo / Opinólogía / Sociedades liminales

Sociedades liminales

Por: Javier Caballero



Nunca las dicotomías han servido para explicar la realidad, pero han servido muy bien para producirla. En la modernidad capitalista patriarcal, los pares oposicionales han configurado el mundo a imagen y semejanza de la asimetría de poder que el mundo colonial desperdigó por doquier. Las sociedades metropolitanas se erigieron como el espacio del “centro”, mientras que las colonias subyugadas y marginadas se convirtieron en los territorios “periféricos”. La relación entre uno y otros se convertirá con el tiempo, no sólo en base de la expansión fractal que sustenta la actual civilización occidental, sino en el paradigma que regula toda nuestra realidad social.

El constructo centro-periferia, más que un modelo que dé cuenta de la complejidad del sistema mundo, es una metáfora que posee dos contenidos en los vale la pena reflexionar: por un lado, se trata de un esquema que denuncia la concentración del poder que instituye a un otro, es decir, prácticas y discursos de explotación, opresión y abuso que colocan a este último en un lugar de estigmatización; y por el otro, se trata de un esquema que pretende delimitar y agotar la realidad social en dos campos, que al menos hipotéticamente, se pretenden estables. Tanto en el primer como en el segundo contenido, queda claro quiénes ocupan los estadios: quién ejercer el poder y sobre quién es ejercido, quién produce los discursos y quiénes los practican, quiénes son y están en el centro y quién en la periferia.

Foto: wallpaperweb.org
Foto: wallpaperweb.org

Con todo, es importante señalar que centro y periferia pueden deslocalizarse, desplazarse y producir-se en el otro extremo. De Sousa Santos explica que en los periodos de transición, la centralidad se mueve hacia la periferia, produciendo formas sociales efímeras, discontinuas e híbridas. Con la centralidad convertida en periferia, el paradigma se disuelve pero no se configura uno nuevo. Lo periférico, nos dice Adolfo Colombres,

“(…) no es lo intruso, aquello que fue expulsado o creció al margen, sino algo que fue desplazado de su propio centro por los mecanismos de dominación o que se auto situó en un centro ajeno.”

En cambio, cuando la periferia se gesta en el centro (piénsese por ejemplo en los barrios musulmanes de París), la centralidad mantiene intacto su dominio, aunque existan sublevaciones que pretendan desarticular este poder.

Lo interesante es que en esta dinámica se produce un campo incierto, una zona de claroscuro que en su indefinición, contradicción y ambivalencia se gesta el paradigma que el tiempo volverá dominante. La liminalidad, como será nombrada por el etnólogo francés Arnold van Gennep, es un estadio de transición entre dos campos de estabilidad que produce un comportamiento ambiguo e impredecible. En éste se gesta una creatividad sin límite, pues al encontrarse suspendido entre dos paradigmas (centro y periferia), no termina por estabilizarse en ninguno; de hecho, genera uno nuevo. Pienso en Chicanná, la cual en el ocaso de la civilización teotihuacana, produjo expresiones arquitectónicas abigarradas que bien pueden demostrar el periodo liminal por el que pasa el artista maya. Estructuras provistas de una fuerte expresividad, (en general todo el estilo arquitectónico Río Bec), que delatan un periodo de enorme actividad cultural y de gran resignificación simbólica.

Foto: alorenasol.wordpress.com
Foto: alorenasol.wordpress.com

De igual manera, esto también ocurrirá en el desarrollo de la centralidad europea. Por ejemplo Miguel Ángel, que siendo un artista inmerso en un periodo de estabilidad, pronto comenzó a desdoblarse hacia una profunda actitud liminal junto con el paradigma social que se desenfocaba. El artista italiano llegó a dominar tan vastamente la forma clásica que sobrepasarla le era fácil, llegando incluso a deformarla y a violentar el canon que él mismo se había tardado tanto en fundar. Su estilo ecléctico y difuso, transgresor y violento (la terribilitá le llamaron sus contemporáneos), constituyó el llamado “manierismo”, que no fue otra cosa que un periodo de actividad artística liminal que devela la potencia creativa vertida posteriormente en el “barroco”.

Foto: blogfilosofia.ucv.es
Foto: blogfilosofia.ucv.es

La liminalidad ha sido estudiada dentro del proceso ritual, pero puede aplicarse también para describir la dinámica cultural de sociedades enteras donde el paradigma yace descentrado, donde se vive una transición, donde el soporte de la interacción social es la fuente desbordada de la creatividad. Si bien podemos afirmar que toda la civilización occidental transita actualmente por un periodo de esta naturaleza, vale la pena enfatizar que de las colonias urbanas marginales, de los pueblos indios mesoamericanos y de la communitas que ahí se está generando, pronto surgirá el nuevo paradigma; ahí será donde la sociedad liminal pronto entrará en su fase terminal.

Mexican Times es un medio plural en el que convergen distintos tipos de ideologías, en ese sentido, las opiniones vertidas en la sección #Opinología son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista del medio.

Acerca de Javier Caballero

Es maestro en arquitectura por el Posgrado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México. Profesor y académico en distintas universidades, se ha especializado en los estudios de modernidad-posmodernidad que cruzan la historia del arte, la historia de la arquitectura, el urbanismo y el patrimonio cultural. Tiene un diplomado por el CEIICH-UNAM en perspectiva de género feminista, que ha vinculado con la teoría de la producción social del espacio.

Te puede interesar

FOTO: claro-entretenimiento

Filas de espera por la salida mundial del costoso iPhone X

Comparte en WhatsAppParís, 3 Nov (AFP) – Las ventas mundiales del costoso iPhone X comenzaron el ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>